Tranquera Abierta | Massa | Retenciones | Gobierno

El campo espera a Massa con la agenda impositiva y de previsibilidad

Retenciones, eliminar fideicomisos, apertura de mercados y gasoil, en carpeta

La dirigencia agropecuaria tomó con cierta cautela los cambios en el gabinete de Alberto Fernández, especialmente la salida de Julián Domínguez de Agricultura, Ganadería y Pesca y la llegada de Sergio Massa, como superministro de esa cartera, además de Economía y Producción.

La primera reacción fue la sorptesa por la salida del funcionario oriundo de Chacabuco que no estaba en los planes, especialmente de la Mesa de Enlace. Pero la llegada del presidente de la Cámara de Diputados generó una modesta expectativa amparada en que nunca fue alguien que tomara al campo como adversario.

Anoche, aún no estaba confirmada la salida del secretario de Agricultura, Matías Lestani, que surgió de las filas de CRA. Había incluso rumores sobre su continuidad. El funcionario escribió por la noche en su cuenta de Twitter: “Si alguien me pidiera una descripción de Julián Domínguez diría "tiene la modestia inteligente, se instruye hablando, y sabe escuchar; raras cualidades en un gran líder”, selaño en agradecimiento a quien lo convocó al Ministerio de Paseo Colón.

“Tenemos incertidumbre porque más allá de los nombres lo que interesa especialmente son las políticas que vaya a impulsar el nuevo funcionario. Si va a continuar el camino que venía teniendo el Gobierno vamos a continuar con serios perjuicios para el sector agropecuario y expectativas nulas. Si en cambio avanza con reformas estructurales que hacen falta para destrabar la economía la situación será otra y allí posiblemente habrá un futuro político para 2023 en juego”, sugirió el vicepresidente de CRA, Gabriel De Raedemaeker a Tranquera Abierta.

En la dirigencia la intriga anoche era saber quién iba a ser el funcionario debajo de Sergio Massa que efectivamente conduzca con perfil técnico el área de Agricultura y Ganadería. Vinculados al sector sonaron dos nombres: Gabriel Delgado, con pasado en la Secretaría de Agricultura durante el último tramo de Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y con protagonismo durante los días en que el Gobierno aceleró para hacerse cargo de Vicentin -iba a ser el responsable de la nueva empresa de conducción estatal-; y el otro fue Dardo Chiesa, expresidente de CRA, dirigente pampeano cercano al peronismo y con buenos vínculos con Massa. Fueron dos de los nombres que en las entidades del campo circulaban con fuerza.

Por su parte, Javier Rotondo, presidente de Cartez, explicó que la figura de Massa genera inquietud por su habitual “cambio de posicionamiento político”. El riocuartense destacó que “el Gobierno está dando imágenes constantes de improvisación y de fin de ciclo”.

Entre los temas que deberían ser prioridad para el campo, Rotondo pidió que desestime el canon tecnológico de las semillas de soja del 1,5% que lanzó la semana anterior el Ministerio “que enmascara una suba de retenciones”. Y agregó: “Dar certidumbre y despejar todo lo que se montó alrededor del dólar soja al tiempo que necesitamos saber que se van a poder importar los insumos y repuestos necesarios para producir”. Por último, Rotondo pidió que Massa “de señales de abandonar la posición de tomar al campo como un enemigo. Ytambién hay que avanzar en la apertura total de mercados, eliminar el fideicomiso del trigo y una baja gradual de retenciones”.

El presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, David Tonello, consideró por su parte que en la agenda inmediata tienen que estar la presión tributaria hacia el sector productivo y en particular las retenciones para lo cual pidió un “programa de gradual reducción hasta su eliminación”. Pero además anotó también la escasez de gasoil y la previsibilidad con políticas que perduren en el tiempo.

Por último, Nicolás Pino, presidente de la SRA, luego de que el Gobierno anunciara la unificación de los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, destacó:“Más allá de los nombres, lo que nos importa son las políticas que se van implementar. También esperamos que la degradación de rango traiga aparejada una reducción del gasto público. Para tener una idea de la inestabilidad política que nos gobierna: la última campaña agrícola tuvo 3 ministros”, finalizó.