Regionales | medioambiente | UNRC | La Felipa

La Felipa: desde la UNRC ya desarrollan estudios sobre biodiversidad en la Reserva

Becarios de la Casa de Altos Estudios llevan a cabo sus investigaciones, mientras se aguarda el aval de la Provincia para implementar un plan de gestión participativa con el objetivo de poner en valor y cuidar el área protegida

Científicos de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Río Cuarto desarrollaron el plan de gestión de la Reserva Natural de Fauna Laguna La Felipa, ubicada en cercanías de Ucacha. Ahora, esperan la aprobación de la Provincia para implementar el proyecto con una propuesta de trabajo participativa, con el objetivo de poner en valor y cuidar el área protegida. No obstante, un grupo de becarios y estudiantes ya llevan a cabo análisis sobre biodiversidad en el territorio.

A propósito, la doctora Evangelina Natale, docente del Departamento de Ciencias Naturales y coordinadora del proyecto, contó que comenzaron a trabajar en este plan de gestión en 2021 cuando la Provincia solicitó a las instituciones académicas que presenten propuestas para realizar el plan de gestión que permita cumplir con los objetivos de conservación de la Reserva a través del Programa de Puesta en Valor de Áreas Naturales Protegidas.

En ese marco, durante 2023 un grupo de docentes realizaron la Línea de Base de Biodiversidad y elaboraron plan de gestión de la Reserva Natural de Fauna Laguna La Felipa. Para seguir avanzando, se presentó una propuesta de trabajo para poner en marcha dicho plan de gestión que incorpora a los diferentes actores vinculados al área protegida.

La iniciativa fue plasmada a través del proyecto de Investigación Científico y Tecnológico Orientado a la Transferencia de Ciencia y Tecnología al Sistema Social y Productivo Regional (PICT-T-UNRC), denominado “Gestión participativa del territorio para la conservación de los humedales del sur de Córdoba: Reserva Natural de Fauna Laguna la Felipa”.

Natale explicó que el plan de gestión “es el instrumento rector a partir del cual se planifican todas las actividades de conservación y manejo de esa área protegida”.

Para tales fines, los científicos de la Facultad realizarán un relevamiento de la biodiversidad de la laguna con el objetivo de obtener información que les permita generar estrategias para recuperar los humedales y comenzar a cumplir con los objetivos de conservación.

“Nosotros ya elaboramos el plan de gestión participativo y ahora estamos esperando que la Provincia lo apruebe para empezar a definir algunas acciones estratégicas que podremos ejecutar a lo largo de este año en el territorio, como por ejemplo, trabajar en el control de la Acacia negra, una de las especies exóticas invasoras y que es la amenaza más importante que tiene la reserva; también, trabajar en el rescate de los relatos históricos que tienen que ver con el patrimonio cultural, haciendo talleres con los pobladores más antiguos del área con la finalidad de hacer un intercambio de saberes populares”, contó la bióloga.

Investigaciones en el territorio

En el marco de este proyecto de gestión, un becario está terminando de completar la biodiversidad de plantas vasculares, otro empezó su trabajo final en el que analiza los ácaros del suelo para comparar el impacto que tienen las prácticas agrícolas del área de amortiguamiento de la reserva respecto al suelo de la reserva. Por otra parte, una joven está realizando el relevamiento de pequeños mamíferos a partir del análisis de agagropilas de lechuzas, y otra estudiante se encuentra diseñando corredores ecológicos a lo largo de la cuenca del arroyo Chucul, como herramienta de gestión del territorio que permita conectar parches de hábitat dentro de un paisaje altamente fragmentado por la actividad agropecuaria.

Cuidado del planeta

Natale remarcó que la importancia de implementar un plan de gestión participativo radica en que “las áreas protegidas no se cuidan por sí solas, si no se realiza un manejo eficaz de los recursos y de las amenazas que se dan en ese territorio. Las áreas protegidas siempre tienen que ir acompañadas de planes de gestión”.

Sobre este aspecto, celebró que, desde la Dirección de Áreas Protegidas de la provincia se hayan gestionado los programas de la puesta en valor de las áreas protegidas y el programa de federalización de las áreas protegidas, ya que permiten hacer un avance significativo en el manejo de las mismas, debido a que muchas de las áreas protegidas de la provincia tienen más de 30 años de creación y es la primera vez que van a contar con un documento de planificación. El desafío que sigue es “implementar las acciones definidas en el plan de gestión en el territorio, que es siempre la etapa más difícil, sobre todo por la falta de presupuesto y porque depende de las voluntades políticas del momento”, afirmó.

La científica explicó que una vez que la Provincia apruebe el plan se podrá avanzar de manera conjunta con la autoridad de aplicación, la Secretaría de Ambiente de la provincia y la Municipalidad de Ucacha, que es la que está a cargo del territorio colindante a la reserva (zona de amortiguamiento). Remarcó que estas acciones se desarrollarán a través de lo que desde el grupo de investigación propusieron como “gestión participativa”.

Este proyecto que busca aportar soluciones al territorio y favorecer la conservación de un área protegida cuenta con la participación de integrantes del Grupo de Investigación en Vegetación (Give), el Grupo de Investigación en Ecología Poblacional y Comportamental (Giepco), y el Grupo de Investigación Ecología de Ecosistemas Terrestres que integran el Instituto de Ciencias de la Tierra, Biodiversidad y Ambiente (ICBIA-UNRC). También participan estudiantes avanzados de carreras de la Facultad.

La propuesta no solo contribuye a cuidar el espacio natural de la región, sino también es un ámbito de aprendizaje en el que estudiantes universitarios y futuros profesionales van haciendo sus primeras experiencias en campo.