Río Cuarto | Menem | presidente | puente

Menem, el presidente que quería trasladar la capital a Río Cuarto

Lo dijo en un acto de campaña durante uno de sus arribos a la ciudad en medio de un debate nacional. El día que anunció el financiamiento para el nuevo puente y el acto para su reelección que se hizo en la calle Alvear.

Carlos Menem, quien fue sepultado ayer junto con su hijo, Carlos Menem Junior, en el Cementerio Islámico de La Tablada, fue el presidente que propuso trasladar la Capital Federal a Río Cuarto.

Dicha idea la puso en debate en una de sus visitas a la ciudad, en campaña electoral, haciendo alusión a otros países que tomaron esa decisión como Brasil y Chile.

Menem vino varias veces a la ciudad, tanto en calidad de candidato como de primer mandatario.

Su primera incursión al Imperio del Sur la hizo como gobernador de La Rioja, en los comienzos del regreso a la democracia.

Por entonces, ya lucía el look caudillesco que lo caracterizaba, de patillas largas y poncho norteño, emulando a Facundo Quiroga.

No gozaba de la popularidad que adquirió con el correr de los años, pero ya decía que quería ser Presidente de la Nación.

El colega Nicolás Ángel Florio fue el primer periodista local que lo entrevistó, a tal punto que Menem nunca se olvidó de ese reportaje y siempre recordó su nombre.

“La primera visita como Presidente fue cuando prometió un aporte económico para hacer el nuevo puente de la ciudad (conocido hoy como puente Juan Filloy), a pedido del entonces intendente (Benigno) Rins”, comentó Florio a Puntal.

En rigor, se había improvisado un palco a la vera del río Cuarto y fue allí cuando Rins le pidió a Menem si podía financiar la obra del nuevo puente a construir.

El Presidente miró a Domingo Cavallo, su ministro de Economía, que había viajado junto con él a esta ciudad, y anunció el envío de 1 millón de pesos que, finalmente, se convirtieron en 2 millones, según fuentes consultadas.

“El 21 de septiembre de 1993 llegaba a Río Cuarto a las 11.30 el presidente de la República, doctor Carlos Saúl Menem, en compañía del ministro de Economía, doctor Domingo Felipe Cavallo. El Presidente subió a un micro acompañado por la comitiva oficial. Una vez traspuesto el puente Carretero y llegando a plaza San Martín, al micro que lo transportaba le fueron arrojados huevos (en total siete), en señal de protesta por parte de la agrupación Túpac Amaru”, cuenta el historiador Walter Bonetto.

Dicen los memoriosos que, consultado acerca de los huevazos, Menem lanzó una broma: “Será para el Toño”.

En tanto, Bonetto acota: “El 8 de abril de 1995 nuevamente viene el doctor Carlos Saúl Menem y lo hace en función de ser candidato a la reelección, pero además visitará el nuevo puente sobre el río, el cual estaba en proceso de ser habilitado”.

En esa oportunidad, se hizo un acto de campaña en la esquina de Alvear y Deán Funes.

“Se cortó la calle y hubo muchísima gente, a tal punto que llegaba hasta la Fotheringham. El acto fue organizado por el diputado Humberto Roggero”, rememora el exconcejal Juan Carlos Ameri.

En otra de sus visitas a la ciudad Menem fue insultado por un joven que escapó, pero que terminó siendo alcanzado por los custodios.

Finalmente, el expresidente se presentó en el anexo del Juzgado Federal en calidad de imputado, en el marco de la causa por las explosiones de Río Tercero.

“No merece ningún tipo de reconocimiento en Río Tercero”, dijo el intendente Ferrer

“(Carlos) Menem no merece ningún tipo de reconocimiento en Río Tercero”, dijo ayer el intendente Marcos Ferrer.

Ferrer recordó que se comprobó que la explosión en la Fábrica Militar fue para ocultar la venta ilegal de armas.

La ciudad de Río Tercero decidió no adherir al duelo nacional por el fallecimiento del expresidente Carlos Menem.

El intendente subrayó que “el móvil de la explosión fue ocultar la venta de armas y no merece ningún tipo de reconocimiento: tuvo una alta responsabilidad en lo que sucedió y la muerte no exonera”.

Por otro lado, Ferrer agregó que la mayoría de la población de Río Tercero está de acuerdo en no adherir al duelo nacional y recordó que “en el 2020 se cumplieron 25 años y los concejales lo consideraron persona no grata”.

“Tenemos motivos suficientes para no reconocerlo y no hacer ningún tipo de homenaje”, indicó.

Sobre las críticas de Eduardo Duhalde contra él, Ferrer respondió: “Me preocuparía que Duhalde hablara bien de mí”.