Rostros y Rastros Mercado laboral | jornada laboral | Argentina

Reducción de la jornada laboral, ¿es viable en Argentina?

Se viene escuchando y leyendo hace tiempo sobre la reducción de la jornada laboral. Según un estudio, especialistas argentinos en Recursos Humanos cree que la tendencia a futuro apunta a una reducción de la jornada laboral

La reducción de la jornada laboral es un tema que se viene debatiendo de manera continua en la agenda a nivel mundial. Pensar en una mejora en la calidad de vida de los trabajadores sin resignar productividad, es un tema atractivo. Sin embargo, que tan cerca esta la argentina de adoptar esta medida.

La posibilidad de acortar la semana laboral se volvió un tema de debate en muchos países y la Argentina no fue la excepción. Este tema que se deconstruye post pandemia en donde debimos repensar las nuevas formas de relaciones laborales y de trabajo nos hace reflexionar si tanta carga horaria semanal, es necesario y si perjudica no solo la carga del trabajador, sino que influye en la calidad productiva. Las características de la jornada laboral en los nuevos trabajos de la economía digital nos invitan a pensar esta cuestión y a replantearnos la necesidad de una medida que se adapte a los tiempos que corren.

Ley actual

La Ley de Contrato de Trabajo actual en Argentina establece que un trabajador tiene un máximo de 48 horas laborales semanales. Por día son ocho horas, pero como está permitido el exceso de una hora diaria, la extensión máxima en realidad es de nueve horas por día, haciendo un total de 45 horas semanales. Si además se trabaja el fin de semana, se llega fácil a las 48 máximas de la ley, instaurada hace más de 100 años, siendo la jornada laboral que rige actualmente en la Argentina, una de las más largas del mundo. En Europa, la mayoría de los países ya tiene un límite legal de 40 horas por semana y en los últimos años se viene impulsando la semana laboral de cuatro días.

Reducción de la jornada laboral

La reducción de la jornada laboral es un tema que se viene tratando en distintos países del mundo, sobre todo en Europa. En Latinoamérica, el mes pasado en Chile, se aprobó una ley para reducir su jornada semanal de 45 a 40 horas, con el objetivo de que las empresas reduzcan su jornada una hora por año hasta lograr la meta en el quinto año de vigencia de la ley. El pionero en Latinoamérica había sido Ecuador, que puso el límite de 40 horas semanales en 1997.

Estudio Bumeran

“Reducción de la jornada laboral” es un estudio de Bumeran (un portal de empleos), que se llevó a cabo en diciembre de 2022. En él participaron 691 profesionales de Recursos Humanos: 330 empresas de la Argentina, 215 de Chile, 67 de Ecuador, 45 de Panamá y 34 de Perú. Según los resultados de este estudio, el 88% de los especialistas argentinos en Recursos Humanos cree que la tendencia a futuro apunta hacia una reducción de la jornada laboral. Aunque parece un número alto, en relación con los demás países de la región es de los más bajos. Por encima se encuentran Chile y Ecuador con un 94% y Perú con un 91%; por debajo, solamente Panamá con un 75%. El promedio regional es de un 90%.

Los resultados arrojados sobre las empresas argentinas participantes en este estudio, el 62% cree que es posible implementar la reducción, y un 7% tiene pensado implementar una política de flexibilización horaria. Un 52% analiza una reducción en la cantidad de horas de trabajo por día y el 48% considera reducir los días laborales a cuatro. Por otro lado, el 72% por ciento consideró que se puede aplicar la reducción de la jornada laboral, sin reducir los salarios, sin embargo, llevarla a cabo sin esa disminución fue considerada una de las principales dificultades para llevar adelante la medida.

El estudio arrojo también información sobre cuáles consideran los especialistas que son los principales beneficios de la reducción de la jornada. Un 80% considera que la reducción de la jornada laboral traerá consigo un mejor equilibrio entre la vida personal y la laboral. Un 63% asegura un aumento de la motivación y un 56% mayor descanso físico y mental en los trabajadores. Al mismo tiempo un 52% cree que habrá un incremento de la productividad, optimización del tiempo, un descenso en los niveles de estrés, una reducción de licencias y ausencias, menos rotación y renuncias.

Prueba piloto

El año pasado se realizó en Reino Unido, una prueba piloto durante seis meses, en donde las empresas implementaron una semana laboral equivalente a cuatro días, manteniendo el mismo salario. Los resultados fueron favorables ya que los trabajadores disminuyeron su nivel de estrés y agotamiento, y se mostraron más satisfechos en el balance entre su vida profesional y personal. Estas mejoras condujeron a una disminución de pérdida de talento para las empresas.

Cabe aclarar que esta prueba piloto incluyó a 3.000 empleados de 61 empresas y fue impulsada por la organización sin fines de lucro 4 Day Week Global, el grupo de investigación Autonomy y miembros del Boston College y la Universidad de Cambridge.

En nuestro país se ha ensayado una prueba piloto similar en algunas compañías, arrojando datos exitosos y reflejando que se puede sostener e incluso aumentar la productividad con un día menos de trabajo a la semana.

Proyectos al congreso

Distintos proyectos fueron presentados al Congreso, para tratar esta medida. Si bien la necesidad de una modificación en la carga horaria laboral se presentó desde el oficialismo en el año 2020, el reimpulso en estos meses llegó a partir de la aprobación de una reforma similar en Chile y el pedido de la CGT por un nuevo modelo de relaciones laborales.

Estos proyectos apuntan a mejorar la productividad, promover acciones que fomenten la demanda laboral, una iniciativa de entre 36 a 40 horas semanales de trabajo como máximo y que se repartan entre cuatro o cinco días, entre otras.

Si bien fue noticia la pasada semana que el Congreso debatiría sobre la posibilidad de reducir la jornada laboral en Argentina, la realidad es que no pudo concretarse todavía, ni se avanzó con el debate de ninguno de los proyectos.

Es importante considerar que cerca del 80% de los trabajadores argentinos sufren de «burnout» o agotamiento laboral, un síndrome reconocido por la OMS que afecta la salud y el rendimiento. Por lo tanto, las medidas que se discutan para modificar las relaciones laborales deberán abordar de manera integral esta problemática.

Por Julieta Varroni