Río Cuarto | mesa | campo | Mesa de Enlace

El agro, entre las expectativas y el recuerdo de Domínguez en el ministerio

Las entidades del campo recordaron que el nuevo titular de Agricultura y Ganadería intentó dividir la Mesa de Enlace en su anterior gestión. Además, resaltaron que impulsó un Plan Estratégico que no funcionó

Las entidades del campo no habían sido invitadas hasta anoche a la asunción del nuevo ministro de Agricultura y Ganadería de la Nación, Julián Domínguez.

El oriundo de Chacabuco, donde ganó la intendencia en 1995, una localidad de fuertes lazos con el sector agropecuario, lindante con Rojas, Salto y Carmen de Areco, es en realidad la segunda vez que desembarca en las oficinas de Paseo Colón. Ya había estado al frente de la cartera que define las políticas del sector productivo más importante de la Argentina entre octubre de 2009 y diciembre de 2011.Le tocó la etapa pos-125.

Las entidades que conforman la Mesa de Enlace le reconocen virtudes, pero también defectos. Entre las primeras, coinciden en que tiene un mayor peso político y, por lo tanto, más capacidad de resolución que el saliente Luis Basterra, a quien las principales definiciones de la cartera le pasaron por el costado y a muchas de ellas las conoció por los medios, como el cierre a las exportaciones de maíz a comienzos de año que finalmente no se alcanzaron a aplicar. Luego vinieron el cepo a la carne y su prórroga, que acompañó con su firma, pero que fue una decisión tomada desde el Ministerio de Producción que lidera Matías Kulfas, con intervención de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, una de las que presionaron con su renuncia la semana pasada pero que por el momento sigue en el Gobierno.

También le atribuyen una mayor voluntad de diálogo con el sector. Ayer el titular de Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, destacó ese perfil, al tiempo que remarcó: “Ojalá que lo tenga con los productores que representa la Mesa de Enlace”.

Pero a su vez hay algunas decisiones del pasado que ponen a la Mesa de Enlace en dudas sobre el tipo de relación que existirá con el nuevo ministro. En diálogo con Puntal, un alto dirigente de las entidades del campo resaltó que las expectativas “son pocas”.

Y recordó: “Nos acordamos de que intentó una cuña y una división en la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias y pensamos que puede volver con el mismo objetivo, aunque esta vez seguramente le va a costar más porque la mesa está muy sólida”, remarcó el dirigente agropecuario.

También destacó los planes PEA, “que fueron la nada misma, no se consiguió nada. Y es probable que trate de retomarla a través del Consejo Agroindustrial Argentino”.

“Cuando pensamos en el campo tenemos que pensar en cómo cuidamos la gallina de los huevos de oro, que es la tierra, ante una exigencia externa cada vez mayor como es la calidad de nuestros alimentos”, dijo Domínguez en agosto, en el Congreso de Idea.

Y hay un dato más que los memoriosos del campo traen a colación: “Fue un precursor en el intento de colonización del Inta”, por eso, afirman: “No creemos que vaya a ser una relación fácil”, precisó la fuente consultada por este diario. Sin embargo, remarcó que “la primera jugada positiva que puede concretar ni bien asuma es reabrir las exportaciones de carne”.

Y entre los desafíos pendientes que tienen anotados en la Mesa de enlace aparecen la Ley de Semillas, los biocombustibles, los trigos HB4, “que deberían ser de resolución inmediata”, sugirieron.

Por último, también Elbio Laucurica, de Coninagro, remarcó: “Ya lo dijimos, de nada vale cambiar personas si no cambiamos actitudes. Hoy todo es política electoral y la gente votó otra cosa: solución a sus problemas”.

Gonzalo Dal Bianco. Redacción Puntal