Deportes | Messi | Barcelona | historia

Rexach, el apóstol del barcelonismo que en una servilleta cambió la historia

En el día del cumpleaños 34 de Messi, habló en exclusiva para Puntal el responsable de que Lio sea jugador Culé desde diciembre de 2000

En 1981, y ante la Selección Argentina campeona del mundo con Maradona, Rexach jugó su último partido como jugador de Barcelona. Ya en ese momento era una figura célebre. Lo que haría luego con Johan Cruyff sería aún más grande.

Es uno de los encargados de desparramar esa filosofía, esa religión futbolística que marcó un antes y un después.

Por si eso fuese poco, en diciembre de 2000, el 14, para ser más precisos, le hizo firmar al padre de Leonel una servilleta de bar (del club Pompeia de Tenis) que aún hoy la conserva Horacio Gaggioli, el agente que representaba al niño Messi y su familia.

Podemos decir que ese día germinó la leyenda de Lio con el club, todo gracias a Rexach.

Hoy cumple 34 Lionel y así lo recuerda Don Rexach.

-En estos momentos podremos decir que quizá no está tan rápido como cuando tenía 18 años, pero tiene mucha más experiencia, por lo tanto, que ser el número uno no es ningún problema para Leo Messi.

-Es conocida la historia de la servilleta que le hizo firmar al papá de Lio. ¿Cómo la recuerda?

-Yo lo recuerdo con mucho cariño, pero más que recordarlo yo, es la gente la que me lo menciona. Muchas personas me dicen, en lugar de hacer referencia a que yo jugaba al fútbol y en Barcelona o la Selección de España, dicen “este es el que fichó a Messi”, pues son cosas que quedan para la historia y a mí me enorgullecen, porque haber fichado al mejor jugador de la historia y que haya pasado tantos años en el Barsa y ganado todos los títulos que ha ganado para mí es un orgullo y una satisfacción.

-Imposible imaginar en aquel momento en qué se iba a convertir.

-Está clarísimo que ha roto todos los récords, de partidos jugados, dobletes, tripletes, asistencias, ligas, Copas de Europa. Te dabas cuenta que si el chaval no se torcía o no tenía una lesión importante tenía que ser uno de los mejores jugadores del mundo, de ahí a llegar a ser el mejor de la historia, o uno de los mejores, ya era demasiado. Pero sí es verdad que si no le pasaba nada raro iba a llegar a unos niveles insospechados.

-¿Piensa que en la Argentina no es valorado tanto como en Barcelona?

-Pasa que ha habido en los últimos años un jugador como Maradona, yo también jugué con él. De hecho, cuando yo me retiré en mi homenaje, vino a jugar Diego con la Selección Argentina, con Kempes, con Fillol, Passarella (fue en 1981). El problema de Messi es que se ha encontrado con mucha gente cuyo ídolo es Maradona, y ahora tener que claudicar y decir que Messi es igual o mejor que Maradona y no lo hace. Yo creo que si lo ponés en un tarro todo y lo analizás, Messi es un jugador que ha jugado muchos años más que Diego, ha conseguido más cosas, y en lo único que lo supera Diego es en el mundial que tiene. Claro está que Messi es un jugador que hace 15 años que está en el primer nivel. Fue seis veces máximo goleador en la liga española, balón de oro también. Aparte de jugar muy bien, ha tenido una trayectoria muy larga, muy dilatada y eso hace que la gente lo reconozca así. Quizá en la Argentina se encuentra con gente que era muy fanática de Maradona, y tener que cambiar de ídolo le es complicado. Ese es el problema principal de Leo.

-Hace 43 años estaba aquí en la Argentina jugando el Mundial 78. ¿Cómo lo recuerda?

-Francamente mal, era una época en el fútbol español que el Barsa, el Real Madrid o el Atlético estaban a un alto nivel. Pero a nivel del equipo nacional no había “cultura de selección”, digamos. En muchas ocasiones lo digo, que por ejemplo en Argentina primero es de su selección, después es de su club. En España era otra cultura, primero el club y la selección ha estado un poco apartada. Ahora, en los últimos años, ha intentado cambiar esa situación y España ha demostrado su potencial. En la época mía eso no existía, se decía “convocamos cuatro del Barcelona, cuatro del Madrid” y así hasta completar. Me acuerdo en la época antes de mí que estaban Ladislao Kubala (húngaro, jugó 20 partidos con España entre el 53 y 61) Di Stefano, Luis Suárez, Puskas (máxima figura del fútbol húngaro, quien jugó el mundial de Chile 62 para España), Gento, esa delantera que quizá en la historia del fútbol español nunca tendríamos tanto nivel, y no se logró nada. Todo el mundo iba un poco a la suya y tirando para su lado y faltaba esta mentalidad de selección. Eso está cambiando un poquito, uno ve la devoción que tienen los argentinos o brasileños con su selección y es envidiable.

-Estamos viendo una Eurocopa fantástica. ¿Qué opinión tiene de la misma?

-Este año España no es la favorita ni mucho menos, si bien en el fútbol pueden pasar varias cosas. Si tú te acuerdas, la última vez ganó Portugal y había empatado los tres primeros partidos y clasificó como tercera de grupo. Por lo tanto, en estas competiciones cortas pueden pasar un montón de cosas, pero yo creo que actualmente Francia, Italia, Alemania, inclusive Bélgica, están un paso por delante de España, que está en fase de transición de cambiar a sus jugadores históricos. Eso lo está acusando, pero de todas maneras en una competición tan corta si tienes un día de suerte pueden cambiar muchísimo las cosas.

-¿Piensa que Luis Enrique es criticado por demás? (la entrevista se grabó antes de la goleada de España ayer ante Eslovaquia).

-Yo creo que actualmente está criticado de más, estaba francamente bien, tuvo que dejar la selección por motivos personales y ahora ya es otra selección. Yo diría que se sostiene hoy con chicos como Pedri, que tiene 18 años, por lo tanto a España hay que darle tiempo.

-¿Cómo ve el nuevo ciclo que va a recomenzar Ronald Koeman en Barcelona?

-Yo creo que Koeman es un hombre de experiencia, sabe lo que es el Barsa, sabe la trascendencia que tiene todo. Pero tú fíjate que con cualquier entrenador, cuando la cosa va mal, automáticamente es criticado. Creo que el Barsa, lo mismo que la selección Española, está en una fase de reestructuración, muchos jugadores son ya mayores y quizá buscan un equipo apoyado por Messi, que es la persona clave para tirar para adelante. Pero está en una fase de reconstrucción y no se le puede dar demasiada trascendencia.

-Y con Agüero como compañero de Messi...

-Pues yo creo que Agüero quizá era un jugador para ir a Barcelona años antes, porque es un jugador goleador, es el complemento perfecto para Messi. Es verdad que en su último año tuvo lesiones, pero deseo sinceramente que ese tándem Messi-Kun Agüero funcione y de mil maravillas.