Policiales | microcentro | policial | delincuentes

Advierten sobre la presencia de un grupo de punguistas en el microcentro

Hay varias víctimas por el accionar de los delincuentes. Se aprovechan de personas mayores. Actúan en la zona cercana a los bancos. Una vieja modalidad que volvió a ponerse en práctica en los últimos días

El delito va mutando. Una de las modalidades que parecía que estaba desterrada volvió a cobrar vida en la ciudad. Los punguistas acechan con frecuencia en la zona del microcentro de la ciudad.

En las últimas semanas hubo un crecimiento de casos de robo de billeteras y teléfonos celulares por parte de los pungas, que con alguna excusa intentan distraer la atención de sus víctimas y se apoderan de algunos objetos.

El accionar de un grupo de punguistas tiene como blanco a mujeres y especialmente adultos mayores que circulan en inmediaciones de los bancos, luego de cobrar su jubilación.

La calle Rivadavia es una de las elegidas por los delincuentes, pese a que hay una fuerte presencia policial en el sector, para garantizar la seguridad bancaria y también de los peatones.

Recién se dan cuenta de que fueron víctimas de los delincuentes cuando deben sacar de sus carteras las billeteras para pagar una compra o el taxi o deben llamar a un familiar o conocido con el teléfono celular.

Una de las víctimas comentó que realizó la denuncia policial sobre la presencia de los pungas, luego de haber sido engañada a pocos metros de su trabajo sobre calle Rivadavia.

El modus operandi consiste en acercarse a la víctima con un papel para que lo lean, argumentando que no tiene los lentes y en ese momento aprovechan para sacar el celular y la billetera de la cartera.

La damnificada comentó que al realizar la denuncia en sede de la Unidad Judicial N° 1 le comentaron que en los últimos días hubo varios casos.

También le realizan alguna consulta a una persona o le ofrecen algún producto y en ese momento aprovechan para abrir la cartera o el bolso.

Son delitos no violentos de los que la víctima no se da cuenta en el momento del delito.

En la zona del microcentro de la ciudad hay presencia policial permanente, aunque los pungas actúan sigilosamente y pasan inadvertidos entre los transeúntes.

Los casos se han registrado en el horario de mayor circulación de personas, es decir, cerca del mediodía o a media tarde.

El punguista también aprovecha la acumulación de gente y se vale del espacio reducido para cometer el ilícito sin que la víctima se dé cuenta. Con gran habilidad, sustrae de los bolsillos o las carteras los elementos de valor sin que lo noten las descuidadas víctimas.

En ocasiones, también utilizan un elemento cortante para rasgar las carteras de las mujeres y, así, poder extraer con facilidad los bienes que parecían estar seguros.

El accionar de los punguistas se suma a los arrebatadores que ejercen violencia sobre sus víctimas para apoderarse de una cartera o una mochila. Su accionar está más alejado del microcentro.