Río Cuarto | millones | pesos | Corrientes

El Municipio sigue con superávit pero creció fuerte la deuda de corto plazo

A pesar de los efectos de la pandemia, los ingresos corrientes siguieron por encima de los gastos corrientes en el segundo trimestre. Sin embargo, aumentaron el caudal de cheques diferidos y el pasivo con los proveedores

El período abarca la pandemia a pleno. El informe de ejecución presupuestaria que acaba de presentar el gobierno municipal va desde el 1 de abril hasta el 30 de junio, es decir, desde las primeras semanas de la cuarentena total hasta el fin de uno de los semestres más difíciles para la economía argentina. Y las cuentas municipales ofrecen caras contrapuestas; mientras consiguió por un lado mantener el superávit primario principalmente por la recaudación del pago anual que se registró a principios de 2020, por otro lado se observa que ese parámetro se deterioró fuertemente con respecto al trimestre anterior y, además, que casi se triplicó la deuda de corto plazo con los proveedores.

El resultado económico es el que surge de comparar los ingresos corrientes con los gastos corrientes; es decir la recaudación diaria con los egresos destinados al funcionamiento de la Municipalidad. Allí no se consideran todavía ni el pago de la deuda ni las inversiones en obras públicas.

En ese punto, Río Cuarto sigue arrojando un dato positivo en medio de las profundas complicaciones que tienen todas las administraciones públicas. Según informó, la Secretaría de Economía, en el segundo trimestre se mantuvo el superávit corriente, aunque sí se visualizó un deterioro en su magnitud. Entre enero y marzo, el superávit alcanzó los 263,8 millones de pesos y ya en el fin del segundo trimestre, esa cifra bajó hasta los 153,7 millones de pesos.

En parte, la explicación a que se haya mantenido el superávit está en que los ingresos no registraron una caída profunda con respecto al año anterior. Y también en que se contuvieron los gastos. Mientras los ingresos corrientes subieron el 32,9 por ciento en términos nominales -es decir, sin considerar el efecto inflacionario-, los gastos corrientes en el mismo período se incrementaron casi a la par: un 33,7 por ciento. Esto implica que los egresos no se desbocaron a pesar de que la demanda de asistencia hacia el Estado creció considerablemente.

Dentro de los gastos corrientes, lo que sí aumentó considerablemente fueron las transferencias corrientes, que si se comparan con el mismo período del año pasado, subieron el 86,8 por ciento al pasar de 184,9 millones de pesos a 345,5 millones de pesos. Dentro de esa partida están incluidos los fondos adicionales que se transfirieron por ejemplo a la Fundación Social para incrementar la asistencia alimentaria durante la cuarentena.

Cifras y obras

Por otro lado, el informe trimestral también consigna el resultado financiero, que toma en consideración las inversiones que hace el Municipio. En ese punto, el superávit cae con notoriedad y se ubica apenas por encima de los 8 millones de pesos.

El gobierno anunció, cuando arrancó la cuarentena, que se frenaban las obras públicas. Sin embargo, esa decisión no se reflejó en el informe de ejecución presupuetaria porque, si se compara la inversión real directa en el primer semestre de 2020 con el mismo período del año pasado, hay un crecimiento del 40,7 por ciento. Mientras en 2019 se invirtieron 89,5 millones de pesos, este año esa cifra pasó a 126,1 millones de pesos.

Pero el impacto de la pandemia se nota principalmente cuando se contempla el peso de la deuda de corto plazo. El informe trimestral indica que la Municipalidad acumuló durante el período de cuarentena más cheques diferidos y un mayor caudal de obligaciones con los proveedores; es decir, incrementó su deuda de corto plazo.

Ese parámetro pasó de 108,8 millones de pesos en el primer trimestre del año a 292,5 millones de pesos al finalizar junio. Es decir, hubo un alza de 183,7 millones en ese indicador, lo que equivale al 169 por ciento en solamente 90 días.

Según el informe oficial, los cheques diferidos a vencer pasaron de 77,6 millones de pesos en el primer trimestre a 132,4 millones de pesos en el segundo trimestre del año. Y en total, al tomar en cuenta también los compromisos con los proveedores, se llega a una cifra que pasó de 300 millones de pesos a 413,8 en el segundo trimestre del año. El monto finalmente se reduce a 292,5 millones porque se descuenta el excedente que se registra al restarle los cheques emitidos al monto total recaudado por la Municipalidad.