Río Cuarto | Mujeres | Violencia | grupo

Forman mujeres en el barrio Cola de Pato en temáticas de violencia de género

Es un trabajo del comedor "Ilusiones" junto a docentes de la carrera de Psicología de la Universidad Siglo XXI. Las mismas vecinas pidieron este tipo de capacitación

Por tercer año, desde el comedor “Ilusiones”, en el barrio Cola de Pato, junto con la carrera de Psicología de la Universidad Siglo XXI, estarán trabajando con un grupo de mujeres para dar espacios de contención a las vecinas del sector. Se trata de una propuesta de la que participan grupos de más de 15 personas y en los que se brindan herramientas para tratar temáticas como la violencia de género.

En diálogo con Puntal, Lorena Toledo, referente del merendero, comentó que vienen trabajando con alumnos y docentes de Psicología, y junto a mujeres del barrio han encarado diferentes problemáticas y buscaron afianzar lazos. “Este año hemos tomado una perspectiva nueva y haremos foco en lo que es la perspectiva de género, sobre todo para las mujeres que trabajan en territorio, para generar lazos con ellos”, indicó Toledo.

Este año nos enfocaremos en la violencia de género, la violencia en las calles y en los trabajos, todo desde la misma perspectiva. Este año nos enfocaremos en la violencia de género, la violencia en las calles y en los trabajos, todo desde la misma perspectiva.

El próximo jueves se retoman las actividades que se habían frenado en marzo, esperando la habilitación de las reuniones junto a la universidad, “este año nos enfocaremos en la violencia de género, la violencia en las calles y en los trabajos, todo desde la misma perspectiva; si bien es un tema que hemos abordado antes, siempre hicimos hincapié en los problemas que han tenido las mujeres en sus familias, pero ahora la idea es formarlas con contenidos”, explicó la referente del merendero.

- ¿El cambio de temática se debe a un pedido de las mismas mujeres?

- Sí, para el cierre de los últimos dos encuentros hicimos una puesta en común entre las mujeres, a modo de relevamiento, y de ahí surgieron dos cuestiones: una que tiene que ver con microemprendimientos en el mismo grupo, y la otra, trabajar estas cuestiones de género porque muchas madres hablaban de sus hijas adolescentes y de las relaciones “tóxicas” que tenían, por lo que desembocamos en este tema de la violencia.

Un problema de todas

- Son problemáticas que afectan a todos los sectores y niveles socioeconómicos por igual, lo que puede cambiar es la posibilidad de contar con medios de formación o no.

- Sí, uno tiene acceso desde la virtualidad o los contactos para poder contar con estas capacitaciones y poder formar a nuestras hijas, pero la idea es brindar el acompañamiento, que puedan caminar tranquilas por las calles sus hijas o en cualquier ámbito sin tener que estar pendientes de la violencia, queremos formarlas, que sepan adónde acudir, cómo manejarse. Por esto, con esta perspectiva nueva nos enfocamos en género y violencia.

Muchas voluntarias del comedor se han sumado al grupo, para que no sean sólo las mujeres del barrio, sino que nos una el hecho de ser mujeres. Muchas voluntarias del comedor se han sumado al grupo, para que no sean sólo las mujeres del barrio, sino que nos una el hecho de ser mujeres.

- ¿Han contado con mucha participación en años anteriores?

- Son dos profesoras las que coordinan, Valeria Carrara y Paola Flores, sumado a 12 o 15 mujeres, de todas las edades. Se armó un lindo grupo, y si bien no tenemos tanto vínculo con las madres, hemos podido conocer su forma de vida, poder sentir empatía. Del mismo modo, muchas voluntarias del comedor se han sumado al grupo, para que no sean sólo las mujeres del barrio, sino que nos una el hecho de ser mujeres, no importa el ámbito social. Hemos tenido grupos, en algunas cuestiones como el Día de la Madre o el de la Mujer, hemos tenido grupos mayores, de casi 30 personas, pero a veces suele costar sostenerlo en el tiempo, porque como madres o como esposas no es fácil encontrar un horario para poder unirnos semanalmente.

Este jueves, a las 14.30, retoma los encuentros el grupo de trabajo en el “Ilusiones”y se ha invitado desde las redes sociales del merendero a las mujeres de otros barrios y otros espacios de trabajo, “para que sea abierto a todas las mujeres a las que les interese formarse en este tema.