Mujeres | mujeres | son

Preocupa la vulneración de derechos de adultos mayores

La agrupación "Arrugas más, arrugas menos" destaca que ha sido una franja etaria muy afectada en este período, en especial las mujeres

Un grupo de mujeres constituyó una agrupación que trabaja sobre temáticas de género y de los adultos mayores en el marco de “Arrugas más, arrugas menos”. Con la llegada del Covid-19 y todas las problemáticas ocasionadas en el marco de las medidas de aislamiento social, aseguran que se trata de una franja etaria muy afectada por diversas problemáticas y exigen más políticas de Estado que las contemplen.

“La idea del grupo surgió a partir de la militancia que hemos tenido la mayoría de las integrantes del grupo; nos consideramos feministas y reivindicamos esta lucha, pero estamos en una edad en la que nuestras demandas no están contempladas”, indicó Rosa Cattana, una de las integrantes de la agrupación, y agregó: “Seguimos apoyando la libre determinación de la maternidad pero no es un problema para nosotras, o no nos dicen cosas en la calle que puedan resultar una provocación, pero sí tenemos otras problemáticas que no están incluidas allí. Nuestra idea es trabajar sobre las problemáticas de los viejos, que en la mayoría de las cosas están referidas exclusivamente a las mujeres”.

- ¿Cuál es la realidad a la que se enfrenta una mujer en esta edad?

- Cuando se piensa en una mujer se lo hace en una mujer joven, en una etapa reproductiva, símbolo del patriarcado que la concibe a la mujer como madre. Incluso en una etapa productiva, siendo que nosotras no estamos ni en una etapa reproductiva ni en una productiva para el capitalismo, considerando que la mayoría de nosotras estamos jubiladas. Entonces, muchas mujeres intentan borrar las marcas del paso del tiempo para parecerse a esa mujer que exige la sociedad, la mujer joven. En este sentido, nuestro nombre, “Arrugas más, arrugas menos”, tiene que ver con lo que somos: mujeres con problemáticas de mujeres de esta edad.

Entre otros datos que manejan en la agrupación para abordar estas temáticas, Cattana hace referencia a los números de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de la Nación, que precisan que 5 de cada 10 personas mayores de 60 años sufren violencia entre diaria y semanal, aunque se calcula que se denuncia apenas 1 de cada 24 casos. Además, en el 87% hay un vínculo familiar entre la víctima y el acusado: de ese total, un 47% son hijos o hijas y un 29%, pareja. El 72% de las víctimas tienen entre 60 y 74 años. Casi el 80% son mujeres.

Sostienen, en tanto, que el rango de violencia es amplio y va desde psicológica, presente en el 96% de las denuncias, hasta física (46%), económica patrimonial (39%), social (10%) y sexual (3%). Con relación a los denunciados, el 71% tiene entre 22 y 59 años y 7 de cada 10 son varones. Finalmente, se destaca que durante la cuarentena hubo 75 femicidios; de ellos, 8 fueron contra mujeres mayores de 60 años.

Análisis y debate

El grupo comenzó con 10 integrantes, pero durante la cuarentena y de manera virtual se fueron sumando nuevas participantes.

- ¿Qué tipo de temáticas consideran que se deben contemplar para con relación a los adultos mayores?

- Hay problemáticas que afectan a los adultos mayores en general, lo que pasa es que dentro de este grupo etario somos más las mujeres que los hombres, porque las mujeres vivimos más. Sin embargo, nuestra calidad de vida es menor, por los problemas hormonales que vamos sufriendo a lo largo de la vida, y además envejecemos más pobres, porque en toda la vida nos dedicamos a las tareas del cuidado y llegamos con un desarrollo laboral y profesional inferior al hombre. Las mujeres somos mayoría las que cobramos las jubilaciones mínimas y las más altas en general las cobran los hombres.

Por otra parte, Cattana resaltó que en la pandemia quedaron expuestas las problemáticas de los adultos mayores y recordó que días atrás se conmemoró el Día del No Maltrato al Adulto Mayor. “Se habla sobre la violencia, que también es un flagelo mayormente de las mujeres”, manifestó la referente de la agrupación, quien recalcó que en este período de aislamiento social mantuvieron el vínculo de manera virtual: “Cada una fue leyendo algo y aportaba al grupo para analizarlas, de un modo más lento que si fuera de manera presencial, porque aquí también hay una limitación que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia que es la relación de los adultos mayores con la tecnología”.

En este sentido, recordó lo que fue el cobro en los bancos en todo el país y que muchas de ellas se vieron afectadas por la falta de medidas de contención. “Nos hemos arreglado para poder seguir trabajando juntas”, aclaró Cattana.

- ¿En qué otro aspecto han visto derechos vulnerados durante esta pandemia?

- Algo que hemos visto es la situación de los geriátricos en todo el país. Si bien en Río Cuarto no hemos tenido circulación del virus y no llegaron a estos establecimientos, las condiciones de estos lugares en toda Argentina es igual. Son temáticas, al igual que lo del cobro en los bancos, que son viejas y que nunca el Estado las ha solucionado. No creo que con estos hechos la gente se haya desayunado con lo que es el cobro de las jubilaciones. Por otra parte, con la consigna del feminismo coincidimos en que debemos ser dueñas de nuestro propio cuerpo, y esto más allá de la maternidad, es decir, involucra toda la vida incluida la muerte digna. Son problemáticas difíciles de abordar.

Cattana consideró que estas temáticas se deben tratar desde las agrupaciones como “Arrugas más, arrugas menos” para que empiecen a instalarse en el debate de la sociedad: “Ni hablar en lo que es la situación de los geriátricos, que es de amplia discusión, y en la que tenemos nuestros intereses, porque es a donde iremos a parar la mayoría de las personas mayores y no queremos que sean como lo son ahora”, completó.

Finalmente, la integrante de la agrupación de adultas mayores comentó que el uso de la terminología en los medios de comunicación también ha implicado violencia. “La forma de expresarse hacia nosotros como ‘abuelos’ no contempla que no todos somos abuelos y los que lo somos es de nuestros nietos”, dijo Cattana y puntualizó: “Estamos en una de las últimas etapas de nuestras vidas, ya hemos atravesado todas las otras, y la sociedad no tiene proyectos para nosotros; lo único que podemos ser es ser abuelos, es una subestimación total del adulto mayor, porque seguimos teniendo un nombre y una identidad”.

Luis Schlossberg. Redacción Puntal