Espectáculos | Música | canciones |

Nico Cotton: el joven detrás de los éxitos de Wos, Jimena Barón y Louta

El productor consideró que la clave de su fórmula consiste en "no tener prejucios para mezclar todos los estilos".

El músico argentino Nico Cotton, productor de artistas exitosos como Wos, Juan Ingaramo, Louta, Jimena Barón, Nicki Nicole y otros, consideró que la clave de su fórmula consiste en "no tener prejucios para mezclar todos los estilos".

Durante una entrevista con Télam, Cotton atribuyó el fenómeno de los cantantes argentinos de música urbana a que su público "es muy joven, casi niños y tiene un estilo muy viral, es capaz repetir 200 veces una canción".

"Yo empecé tocando rock pesado con Omar Mollo, después tuve una banda de rock pop pero más tirando al pop, luego trabajé pop melódico con Axel y en el medio trabajé con proyectos más alternativos, y siempre coqueteando con lo urbano y lo electrónico", se presentó el productor.

Y enseguida subrayó que desde esa faceta le enorgullece "aportar un granito de arena en las canciones para que crezcan no solo musicalmente sino en calidad".

Cotton tuvo varias bandas de pop y rock hasta que le llegó la invitación de Axel para trabajar en su disco "Tus ojos mis ojos" y a partir de allí la escena "mainstream" fijó sus ojos en él, aunque el ex líder de la banda indie Artesanales había enfilado hacia una nueva generación de artistas que traspasaba los ceñidos muros del rock.

Así conoció a Jaime James (Louta), a Juan Ingaramo, Mateo Sujatovich y Jimena Barón. Y llegaron seis premios Gardel y tres nominaciones a los Grammy Latinos.

Y en el momento donde la música urbana argentina saltaba a primera, Cotton estaba detrás de una de las lenguas más rápidas, la de Wos.

Con Jaime James crearon a Louta y entre los dos le dieron el sustento y la riqueza instrumental a Wos para que este irrumpiera en la escena con un estruendo y una repercusión notables. Por eso Jimena Barón lo fue a buscar y juntos parieron "La tonta" y "La cobra".

Le acercaron a Nick Nicole y hoy la rosarina cruza el R&B con el trap y lo urbano y ya toca con banda. Detrás de ella se sumaron Natalie Pérez, Silvina Moreno y el fenómeno fogonero Salvapantallas, además de empezar a trabajar en España y México.

-¿Tu primer trabajo grande fue con Axel?

-En ese momento Axel se la jugó conmigo porque yo era un pibe que no había hecho cosas muy importantes ni populares. Se la jugó conmigo y el primer álbum suyo que produje completo, "Tus ojos, mis ojos" (2014) ganó Gardel de Oro y el segundo que produje completo, que se llamó "Ser" (2017), fue nominado a los Grammy Latinos.

-¿Cómo siguió tu camino?

-Cuando empecé a producir y mi nombre comenzó a salir un poco más a la luz, agarré proyectos variados, más chiquitos, que no eran tan reconocidos. Al dejar de trabajar con Axel porque llevábamos mucho tiempo juntos y fue algo natural, se me abrieron puertas para artistas más independientes como Juan Ingaramo, que venía de un plan más pop indie. Ahí empezamos a trabajar juntos un disco que se llamó "Best Seller" (2018).

Cotton, J Mena, Bhavi - Sale Volando (video oficial)

-¿Compartís con Ingaramo ese espíritu ecléctico de trabajar un pop en la línea del rock argentino y después meterle cuarteto, cumbia y folclore latino?

-Sí, eso fue lo que nos unió mucho con Juan. Es un artista que hasta el día de hoy es como mi amigo y mi socio no solo en su proyecto sino en otros proyectos. Tenemos esa relación de ser muy abiertos musicalmente, no tener prejuicios. Tuvimos una química bárbara y nos dimos cuenta que estaba bueno lo que hicimos

-¿Cómo llegaste a lo urbano?

-Cuando nos conocimos con Juan estábamos los dos en ese momento descubriendo un nuevo lenguaje que es la música urbana, que a veces uno lo ve desde un lugar de "esto es una mierda", desprestigiándolo, y sin embargo te das cuenta que hay un laburo muy grande atrás de esas canciones y hay mucha calidad. Ahí me empecé a enganchar con Sky López, con Tainy y un productor que se llama Develop que produjo un par de tracks que me gustaban.

-¿Para producir urbano te tenés que sacar esos ropajes de formación tradicional e ir más a lo intuitivo?

-En realidad yo nunca fui un estudioso de la música, siempre me basé en la intuición y el gusto. Sí lo que está bueno y es algo que por lo general me juega a favor es tener herramientas como saber tocar la guitarra, saber de armonía, saber de acordes o cómo se graba una sección de cuerdas que me la dan otros géneros musicales. Mezclar un poco los mundos creo que enriquece al estilo.

A todos nos gustaría hacer un hit, una canción que le guste a todo el mundo. Uno siempre da lo mejor para que suceda, pero no es el objetivo fundamental, lo que se hacen son canciones A todos nos gustaría hacer un hit, una canción que le guste a todo el mundo. Uno siempre da lo mejor para que suceda, pero no es el objetivo fundamental, lo que se hacen son canciones

"Es difícil trabajar pensando en sacar un hit"

Nico Cotton consideró que "es difícil sentarse a trabajar bajo la consigna de sacar un hit, es mejor ponerse a buscarlo y que salga".

“A todos nos gustaría hacer un hit, una canción que le guste a todo el mundo. Uno siempre da lo mejor para que suceda, pero no es el objetivo fundamental, lo que se hacen son canciones”, sostuvo Cotton a Télam.

-¿Cómo fue trabajar con Jimena Barón?

-Trabajé en el primer disco de Jimena como mezclador y produje un par de canciones. Después en el siguiente disco, “La cobra”, produje dos o tres. Ella es una genia total, tiene muy claro lo que quiere y compone sus propios temas. Te viene con una nota de voz, te la manda por WhatsApp y tiene toda la canción resuelta. Lo único que tenés que hacer es adornarla un poco. Por ejemplo, “La cobra” fue una nota de voz de ella cantando el estribillo y ya con eso el partido lo empezás ganando 2-0.

-¿Lo que vos hacés permitió posicionar a Argentina en la escena de la música urbana como Medellín y San Juan de Puerto Rico?

-Yo creo que todavía nos falta un montón. Por suerte tenemos artistas como Duki y Wos. Lo que más salió es el trap más duro, tipo Duki, Khea, Neo, Ysy A. Pero en Argentina tenemos mucha música interesante pop rock que quizás no hay tanto en otros países de habla hispana. Tenemos a Calamaro y a Fito que son cracks totales y mucha buena música.

-¿Qué buscabas cuando decidiste ser productor?

-Yo soy muy fan de Jeff Lynne que es muy cancionero. Cuando descubrí la Electric y que Jeff Lynne producía a Harrison y Roy Orbison fue una época mía donde me metí mucho en ese mundo de la guitarra acústica y la Telecaster, la Strato, un mundo más cancionero rockero.

-¿Cómo funciona la sonoridad de cada época?

-La música es cíclica, se va retroalimentando. En un momento estaba de moda la batería tipo los 70 y ahora está de moda que suene a los 90, uno va agarrando cosas de cada época y se va vinculando. Eso es lo lindo, poder jugar con la memoria emotiva. Yo hago mucho eso y siempre pongo de ejemplo la serie “Stranger Things que todo el tiempo está metiendo cosas de cada película que veías cuando eras pibe o que veían tus viejos y te atrapa.