Regionales | Navidad | Sampacho | esperanza

Leone: "Hay muchas familias que han quedado a la orilla del camino"

El párroco del Santuario de La Consolata de Sampacho hizo una reflexión sobre la situación de parte de la comunidad ante la crisis económica. De cara a la Navidad brindó un mensaje de esperanza y unión para afrontar la adversidad

Cáritas parroquial Sampacho se abocó esta semana a lograr que gran cantidad de familias vulnerables de la región pudieran tener su mesa navideña este 24 de diciembre. Estos días se repartieron unos 140 bolsones navideños en Sampacho, Bulnes, Chaján y Suco. Además vecinos sampachenses donaron cenas las personas que lo necesitan en esta Nochebuena. Estas iniciativas solidarias son una pequeña caricia para quienes sufren las consecuencias de la crisis económica.

En este sentido, el padre Osvaldo Leone, párroco del Santuario La Consolata en diálogo con Puntal, brindó un mensaje de esperanza en esta Navidad e instó a proveer gestos de unidad en la comunidad para poder “hacer un camino entre todos” de cara a este próximo 2022.

-¿Cuál es la reflexión para esta Navidad, en medio de esta crisis económica?

-Hay muchas familias que han quedado a la orilla del camino. Hay muchos que quedaron fuera del sistema, descartados. Hay otros que están viviendo con mucha angustia y desesperación estos tiempos, estos momentos. Quizás muchos trabajadores debieron gastarse los poquitos ahorros que tenían para vivir el día a día o cubrir alguna necesidad por salud o porque no les alcanzan sus ingresos. Esa inseguridad e inestabilidad económica hace que en muchas ocasiones se generen roces en el matrimonio, en las familias, en los ámbitos de trabajo; o también el perder el trabajo o no tener un trabajo seguro. Todo eso va creando muchas situaciones duras y difíciles en el seno de la familia. El tema de la violencia intrafamiliar o también situaciones de drogadependencia o alcoholismo, todo esto va creando una cruz en la familia que se llena de dolor y angustia. En medio, nosotros proponemos celebrar una fiesta que es Navidad, donde la presencia de Jesús -porque este es el sentido de la Navidad- pueda traernos y fortalecer nuestra esperanza. La esperanza para quienes tenemos fe está en Jesús, en él debemos confiar, no quedándonos de brazos cruzados, sino confiando en él. Es el mensaje que llevamos y como dice la palabra de Dios: “Él hace nuevas todas las cosas”.

- Más allá de todas estas situaciones, se puede ver la empatía y la solidaridad en nuestra región.

-El espíritu solidario es muy grande. Acá estos días se ve una revolución con la campaña de los “Ajuares”, organizada por el grupo de la Dulce Espera de la parroquia para todas las instituciones de los cuatro pueblos (Sampacho, Suco, Chaján y Bulnes). Entonces esta propuesta nos involucra a todos pensando en aquellos niños que van a nacer en una familia pobre y este grupo acompaña este proceso, de todas las embarazadas pero de aquellas que se encuentran en estado de vulnerabilidad, de necesidad. Las asisten con el ajuar y todo lo necesario. Este apoyo es hasta el primer año de vida. Entonces, estos días los grupos parroquiales, las instituciones del pueblo, cualquier vecino; todos están armando sus ajuares o están buscando lo necesario porque en las misas del 24 y 25 se van presentar todos los ajuares para luego ser distribuidos. Ya tuvimos una primera experiencia el 20 de junio en la Fiesta de La Consolata del 2020, en la que también la comunidad acercó sus ajuares. A lo largo de este año y medio se ha asistido a más de 30 embarazadas, muchas mamás solteras que han luchado por esa nueva vida, que no tenían lo necesario, que no tenían para comprar. No solo se asiste a mujeres católicas, hay de otros cultos pero acá no se pregunta. Acá a quien tiene una necesidad se la acompaña. Así que la solidaridad y el espíritu generoso de nuestra comunidad se ponen de manifiesto todo el tiempo y esto es esperanza.

-¿Qué mensaje deja para el comienzo de 2022?

-Tener un año en el que nos sepamos acompañar, en el que sepamos hacer un camino entre todos. En el que nos animemos a caminar juntos. No para decir yo soy más importante, yo tengo la verdad, yo soy más que el otro, sino que nos animemos a ponernos en la piel del hermano y a caminar juntos, ese el deseo. De estar en la piel del otro, juntos y que esta sea nuestra esperanza y confianza. Que podamos hacer un camino de mayor comunión y descubrir los dones, los talentos, las virtudes, las cosas lindas que tiene el otro para aportar a la comunidad. Si yo me animo a dar lo que tengo en los valores hace más grande a nuestra comunidad, a nuestro pueblo y a nuestra familia. Que sepamos en 2022 descubrir al otro como hermano con sus errores y defectos pero sobre todo con sus cosas lindas, virtudes y lo que tiene para dar.