Salud | Neoclínica | Andrea Pagliaricci | obesidad

Cirugía de la obesidad para recuperar la salud

Con la técnica adecuada, se logra mejorar la calidad de vida y disminuir medicación para enfermedades asociadas

No pueden jugar con sus hijos o nietos, tampoco atarse los cordones de las zapatillas ni higienizarse correctamente; no caben en los asientos de colectivos ni de aviones… En fin, las cosas de la vida cotidiana no existen a la medida de las personas con obesidad y termina afectando su estado de ánimo.

Además, el sobrepeso tiene consecuencias en la salud como: azúcar elevada en sangre (diabetes), hipertensión, colesterol y triglicéridos, enfermedad coronaria, problemas en los huesos y articulaciones, algunos tipos de cáncer, problemas de hígado y apneas del sueño (sensación de ahogo).

Para estas personas existe la alternativa de la cirugía bariátrica o de la obesidad, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida y disminuir o evitar complicaciones de salud.

La cirugía metabólica se realiza en personas con obesidad que tienen índice de masa corporal (IMC) mayor de 35 y que padecen diabetes tipo 2 sin lograr los niveles de azúcar en sangre a pesar del tratamiento médico.

“Estos pacientes llegan a la consulta como último recurso después de haber intentado todo sin resultados”, señala Andrea Pagliaricci, integrante del Servicio de Cirugía de la Obesidad de Neoclínica.

Mejor con menos

“La técnica del bypass gástrico produce una modificación anatómica y está demostrado que esto genera, fundamentalmente, un cambio metabólico”, explica Pagliaricci.

Por un lado, se achica el estómago y la persona tiene mayor saciedad con menos cantidad de comida. Además, disminuye la secreción de ciertas hormonas y, en consecuencia, tiene menos apetito. “Se trata de un conjunto de factores que ayudan al paciente a bajar de peso”, acota la cirujana.

Sin embargo, señala que “hay personas que buscan soluciones mágicas” y que la cirugía no funciona de esa manera, porque los resultados dependen de los cambios de hábitos de los pacientes.

Antes de la cirugía de la obesidad deben pasar por una valoración previa que involucra aspectos clínicos, nutricionales, neumonológicos, cardiológicos y psicológicos. “Esto es indispensable –remarca- y lleva el tiempo que sea necesario para que el paciente esté correctamente preparado para la intervención quirúrgica”.

También hay que tener en cuenta que está indicada para casos específicos, donde hay un compromiso de la salud y no para atender un ideal estético.

Buenos resultados

Está demostrado científicamente que la cirugía de la obesidad y metabólica tiene muy buenos resultados a largo plazo. Para esto, el paciente tiene que modificar sus costumbres alimentarias y realizar actividad física regularmente, entre otros aspectos. “Hace más de 10 años que realizamos este tipo de cirugías en Neoclínica –subraya Pagliaricci- y sabemos que lo quirúrgico ayuda, pero los resultados se prolongan en el tiempo junto a la conducta del paciente”.

“No es fácil –agrega-, todos tenemos hábitos que no son los ideales. Es un trabajo lento, hay que tener en cuenta que esto no se consigue de un día para el otro por más que esté operado. Es un trabajo progresivo, con el acompañamiento del equipo de especialistas”.

Asimismo, “los resultados luego de la cirugía demuestran disminución e incluso ausencia de la necesidad de medicación para la diabetes, dependiendo de cada caso en particular”, remarca.

Volver a operar

Algunos pacientes necesitan una cirugía de revisión sobre una operación anterior. Las causas posibles son: que se les haya aplicado una técnica bariátrica inadecuada; no hayan tenido un correcto tratamiento integral; no hayan bajado el peso satisfactorio o que hayan adelgazado en exceso; o por complicaciones de la primera cirugía.

En todos los casos, las técnicas apuntan a mejorar la salud y la calidad de vida.