Policiales | Norris | Matías Norris | juicio

Caso Norris: le dan 16 años a Rivero y abren una causa por droga en la cárcel

La pena fue rebajada, en el marco del acuerdo de juicio abreviado entre la fiscalía y la defensa. El acusado dijo que consume a diario en la UP6. Para la madre de Matías, el joven asesinado en 2020, recibió "un premio"

No hubo sorpresas en la definición judicial del crimen de Matías Norris, ayer. Tal como habían anticipado desde la querella, se cerró con un juicio abreviado. En el auditorio de Tribunales, Facundo Rivero se declaró responsable del homicidio ocurrido en octubre de 2020 en la casa de la víctima, y a cambio de ello se benefició con una rebaja en la pena: 16 años de prisión.

Lo inesperado, en cambio, sucedió en el momento en que admitió consumir marihuana a diario dentro de la cárcel. Esas declaraciones dieron origen a una nueva investigación, no dirigida hacia él, sino al tráfico de estupefacientes en el penal.

Los padres de Matías veían cómo se materializaba la opción que siempre rechazaron: el acuerdo entre la fiscalía y la defensa que, sostienen, los aleja de la verdad y beneficia al homicida.

Primero, Graciela rompió en llanto en el momento en que la cambiaron de butaca y la alejaron del banquillo de los acusados.

Luego, cuando se estaba dando lectura del hecho juzgado, el padre de Matías Norris exclamó entre llanto "hijo de puta, asesino", una frase que iba dirigida a Rivero.

"Le digo a la fiscal que entró primero a asesinarlo, y después a robar. Sin remordimiento lo dejó morir y huyó para tapar su delito", dijo la madre de Matías Norris, cuando tuvo uso de la palabra.

Le digo a la fiscal que entró primero a asesinarlo, y después a robar. Sin remordimiento lo dejó morir y huyó para tapar su delito Le digo a la fiscal que entró primero a asesinarlo, y después a robar. Sin remordimiento lo dejó morir y huyó para tapar su delito

Luego, se dirigió a la fiscal de Cámara Laura Huberman: "Quiero que me responda qué pasó esa noche, y la participación de los demás imputados. La condena que le dieron a Facundo Rivero es un premio", señaló.

Rivero dijo que consume drogas a diario en la cárcel

El presidente del Tribunal, Emilio Andruet, le hizo al acusado las preguntas de rigor, empezando como es habitual por sus datos filiatorios.

Todo discurría dentro de lo esperable, hasta que la sorpresa llegó cuando le consultó si había consumido drogas.

Rivero respondió afirmativamente, pero la confesión no quedó ahí, porque también admitió que sigue fumando marihuana dentro de la cárcel local, a diario.

De acuerdo a lo que relató el abogado querellante Gustavo Dovis, por esas declaraciones bajo juramento, se abrió una investigación. "Cuando leyeron la sentencia, los jueces dieron directivas en tal sentido a la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico", apuntó.

Más allá de esto, Dovis detalló que no es delito que Rivero consuma drogas, incluso dentro del penal, pero sí lo es el tráfico que le da sustento a esa conducta.

Ratifican que buscarán la casación

El abogado de la querella, Gustavo Dovis, ratificó que intentarán llevar el caso hasta el Tribunal Superior, para recurrir el resultado del juicio. Adelantó que, para eso, deben antes esperar que se conozcan los fundamentos del fallo.

"Los jueces técnicos tendrán que fundamentar las pruebas por las cuales se demuestran los hechos. Debemos esperar la lectura de la sentencia, que sería en 10 días, y desde entonces tenemos 15 días hábiles para plantear la casación", detalló el letrado.

"En el caso de que la Cámara del Crimen no nos admita el recurso de casación, podemos ir en queja y llegar igualmente al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba".

En el caso de que la Cámara del Crimen no nos admita el recurso de casación, podemos ir en queja y llegar igualmente al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba En el caso de que la Cámara del Crimen no nos admita el recurso de casación, podemos ir en queja y llegar igualmente al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba

El Tribunal no tiene opinión vinculante. Una vez hecho el acuerdo, si están dadas las condiciones de legalidad, no puede rechazarlo. No participa de la decisión y solo controla por ejemplo si la pena está dentro de la escala penal contemplada para el delito.

Según precisó Dovis, Rivero tenía ya cuatro condenas, pero ninguna por homicidio.