Salud | OMS | acv | Parkinson

La mitad de las personas que sufren un ACV desarrollan dificultades para tragar

Según la OMS, en el mundo se producen 15 millones de casos de ACV por año. En cuanto a esta secuela, la mayoría recupera la función deglutoria en el plazo de 7 días, pero entre el 11 y el 13% seguirá con el trastorno 6 meses después

En el marco del Día Mundial del ACV (Accidente Cerebrovascular), que se conmemoró este 29 de octubre, los especialistas destacaron la importancia de su prevención y diagnóstico temprano, ya que constituye la segunda causa de muerte y la primera causa de discapacidad transitoria o permanente en un tercio de aquellas personas que lo sufren. En efecto, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en el mundo 15 millones de personas sufren un ACV, de los cuales un tercio fallece y un tercio quedará con discapacidades permanentes, lo que supone una carga para el individuo, para la familia y para la comunidad.

Ante el diagnóstico de un ACV, se establecen 3 instancias de evaluación: la híperaguda, que comprende las primeras 6 horas del ACV. La segunda etapa incluye evaluar la alimentación y nutrición del paciente. Mientras que en la tercera etapa los objetivos están centrados en la recuperación de los distintos tipos de discapacidad.

Particularmente, una de las condiciones a veces desatendidas es la disfagia, un trastorno deglutorio que consiste en la imposibilidad de transportar alimentos sólidos o líquidos y también la saliva desde la boca al estómago. La prevalencia de disfagia en el ACV agudo reportada es del 50% por interrogatorio y si bien la mayoría de estos pacientes recuperan la función de la deglución en el plazo de 7 días, entre el 11 y el 13% siguen presentando disfagia a los 6 meses. Si bien es una situación muy asociada a cuadros como el ACV, se presenta también en una serie de enfermedades de origen neurológico o degenerativo, como por ejemplo en un número significativo de casos de Parkinson, Alzheimer o Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

“Desde el punto de vista nutricional, se debe de atender al paciente con disfagia e ir más allá, entender si tiene algún grado de malnutrición para revertir esa situación y valorar o evitar que desarrolle grados de deshidratación”, afirmó la Lic. en Nutrición Silvia Patricia Jereb, ex presidenta de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADyND).

La edad y la localización del ACV se asocian a un mayor riesgo de disfagia y ésta afecta la calidad de vida del paciente. Sólo el 45% de las personas con disfagia se sienten cómodas con la alimentación y el 41% experimenta ansiedad o pánico durante la ingesta. La disfagia suele coexistir con la desnutrición y deshidratación después del ACV y los pacientes que persisten por más de 7 días con disfagia tienen mayor riesgo de desnutrición.

A partir de la evaluación del estado nutricional del individuo es posible reducir el impacto negativo que la desnutrición tiene sobre la aparición de las complicaciones, la hospitalización prolongada, los resultados funcionales y la mortalidad. Un estudio llevado a cabo en pacientes luego de un ACV mostró que el 57% perdió peso entre la semana 1 y los 6 meses posteriores al episodio, y el 22% estaba desnutrido a los 6 meses.

Una de las principales estrategias nutricionales para alcanzar las consistencias necesarias y cumplir con los objetivos de la dieta es incorporar suplementos espesantes que contribuyen a obtener un grado de espesamiento y cambio de consistencia en las preparaciones. Particularmente, uno desarrollado a base de gomas (específicamente, de la llamada ‘goma xantana’) demostró alcanzar un mayor espesamiento sin modificar el color, olor y apariencia del líquido al cual se lo agrega, sin alterar las características organolépticas del preparado y con una mejor disolución. Estos agentes se suman a las estrategias que utilizan los especialistas para mejorar la nutrición de los pacientes.