El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que, tras el descenso de contagios de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), ahora el Gobierno nacional irá "en socorro" del interior del país, que padece un incremento de casos de la enfermedad.

El mandatario presentó en La Rioja, tal como lo hizo la semana pasada en Rosario, el plan nacional DetectAR federal para "ir en socorro del interior del país, que hoy está padeciendo un incremento de los contagios" con dos objetivos "aislar a los que se han contagiado" y "garantizar que todo el que se enferme tenga la atención médica adecuada".

El mandatario nacional se expresó así durante una visita a La Rioja, donde encabezó junto al gobernador local, Ricardo Quintela, la firma de convenios de asistencia económica y de programas vinculados a la asistencia de mujeres que sufren violencia de Género.

Fernández se refirió al "infortunio" que significó el coronavirus, que obstaculizó durante el último semestre la posibilidad de que el país siga el camino del desarrollo y del crecimiento "del modo que hubiéramos querido hacerlo".

Respecto a la pandemia, Fernández subrayó: "Hemos tenido que aprender a taparnos nuestra nariz y nuestra boca, a evitar los abrazos. Somos una generación que no baja los brazos, que sigue produciendo y dando trabajo".

En ese sentido, el jefe de Estado aseguró que "Argentina es un país federal que debe llevar sus esfuerzos a todos los rincones del país".

"Esta idea de la Argentina central con otras argentinas periféricas es una idea que detesto, por eso celebro esto. Traer mejores condiciones crediticias y mayor igualdad a todas las mujeres de La Rioja", recalcó Fernández.

"Siempre digo que somos una generación única en la historia, la generación de la pandemia", sostuvo, para luego contrastar que, pese a "esa nueva necesidad que nos impone el virus" sobre los cuidados, "somos también la generación que no baja los brazos, que sigue invirtiendo, que sigue produciendo y que sigue generando trabajo y que, en este momento tan difícil, no se olvida de los que menos tienen y los que más necesitan".

Además, el Presidente presentó inversiones vinculadas a energías renovables provenientes de parques eólicos y consideró: "Tenemos la convicción de que estamos haciendo un país distinto. Una de las enseñanzas que nos dejó la pandemia es que cuando los seres humanos nos encerramos, el aire fue más limpio y el agua más cristalina. Tenemos que cuidar las energías renovables".

Sobre el Parque Eólico Arauco Sapem, sostuvo que "es un lugar que va creciendo, que empezó en 2011 y que permite a la Argentina contar con 200 megavatios que se integran al sistema general”.