Opinión | pandemia |

¿Salud o economía?: el debate que impone el coronavirus

¿Qué hay que priorizar en tiempos de pandemia? A diferencia de Estados Unidos y Brasil, Fernández optó por la política sanitaria. Schiaretti también sigue en la misma línea. Desde hoy los intendentes tienen el desafío del control de las salidas recreativas.

La pandemia del coronavirus ha impuesto un debate obligatorio en la agenda pública: ¿salud o economía? Se trata del dilema que tienen hoy por hoy los gobernantes de turno de todo el mundo. Por ejemplo, el estadounidense Donald Trump y el brasileño Jair Bolsonaro optaron por no dejar caer la economía de sus respectivos países. Pero los resultados en materia sanitaria fueron catastróficos: en Estados Unidos las muertes por el Covid-19 se aproximan a las 100 mil y en Brasil, a las 15 mil. En cambio, en Argentina el presidente Alberto Fernández se inclinó por priorizar la salud publica de la población por sobre la economía. “Estamos destinando recursos para cuidar a los argentinos y a las argentinas”, dijo recientemente Fernández. En el país, los muertos de coronavirus ha superado la barrera de los 300. Sin embargo, las presiones de distintos sectores de la economía nacional se hicieron sentir en la Casa Rosada. De ahí la decisión política de Alberto F. de abrir la cuarentena y dejar salir a la gente a la calle de una forma progresiva. En Balcarce 50 trascendió que la flexibilización del aislamiento social, preventivo y obligatorio se debe a una cuestión psicológica vinculada al hartazgo de las personas de permanecer encerradas en sus casas y, además, frente a una eventual nueva cuarentena mucho más dura que la actual que se puede llegar a instrumentar cuando la pandemia alcance su pico a mediados del presente año.

En la provincia de Córdoba, gobernada por Juan Schiaretti, también se tuvo que adherir a la apertura de la cuarentena, pese a que la situación epidemiológica es complicada en Córdoba capital y sus alrededores, debido a la presión social existente. Por un lado, el mandatario provincial tuvo que tomar la determinación de liberar los comercios que amenazaban con hacer cacerolazos. De esta forma, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) Central estableció que los negocios atiendan de lunes a viernes de 14 a 20 y los sábados de 8 a 13. La razón de ser de dicho horario es para evitar aglomeraciones entre quienes van por la mañana a los bancos y a los supermercados y los que tienen necesidad de hacer compras en los comercios. Se busca impedir que la curva de la pandemia que se encuentra amesetada tenga un pico que haga dar marcha atrás con las flexibilizaciones permitidas. Sin embargo, el COE Central dejó librado a cada COE Regional cualquier modificación al respecto, siempre y cuando se encuadren dentro de los parámetros generales establecidos. Por ejemplo, Villa María, la ciudad conducida en forma interina por Pablo Rosso, resolvió que los comercios abran a las 12 y cierren a las 17, previo consenso con el COE de esa ciudad. En cambio, el intendente Juan Manuel Llamosas se mantuvo en la misma sintonía que el COE Central: en Río Cuarto los comercios abren por la tarde. La medida fue celebrada por el sector mercantil, aunque ahora se pide que haya un cambio de horario. Lo que se plantea concretamente es que se habilite de 12 a 18 y que luego se amplíe de 10 a 18. El tema tendrá que ser definido por el COE Regional que busca evitar que se desmadre la situación sanitaria que, en la actualidad, se encuentra controlada en cuanto a la aparición de nuevos casos. Con esa línea de trabajo coincide Llamosas. No hay que olvidar que el intendente riocuartense aún tiene que revalidar títulos en el marco de elecciones soberanas. Ayer la Junta Electoral Municipal se reunió con los apoderados de los partidos políticos y con los concejales de los distintos bloques para tratar el tema de la pandemia y su impacto en las elecciones municipales que fueron suspendidas como consecuencia del virus. Sin embargo, aún no se definió una nueva fecha electoral. Al respecto, Llamosas sabe en el fondo que cuando se vaya a las urnas los riocuartenses ya no lo van a juzgar por su gestión sino por cómo piloteó el coronavirus. Y los mandatarios siguen sumando desafíos: desde hoy se presenta el de las salidas recreativas para los fines de semana y días feriados. Si bien se establecieron pautas tales como que los días sábados será de 14 a 18 y los domingos de 8 a 18, durante una hora y a no más de 500 metros del lugar donde se vive, el reto que se les plantea a los intendentes es el de cómo controlar que esos paseos no se conviertan en un efecto bumerán que tire por la borda lo logrado hasta el momento desde el punto de vista sanitario.

Por ejemplo, el gobierno villamariense anunció que “las fuerzas de seguridad locales, provinciales y nacionales realizarán un riguroso control de las salidas recreativas”. En tanto, la administración llamosista remarcó la modalidad de las salidas: “Tiene que haber circulación y no reunión de personas en espacios verdes”. E insistió en que la responsabilidad social de los ciudadanos en lo atinente al cumplimiento de los protocolos. Y en este punto hay un concepto que tiene que quedar bien claro: la cuarentena no se levantó. O dicho de otra manera: todavía seguimos en cuarentena. Se dice que el pico de la enfermedad vendrá a mediados de año. Y un descontrol de la situación puede hacernos volver a foja cero, lo que sería un dolor de cabeza para los municipios.