Río Cuarto | Partido Justicialista | Concejo Deliberante | Mauricio Dova

"El Municipio tiene que avanzar rápidamente hacia un proceso de digitalización"

El presidente del Tribunal de Cuentas hizo un balance del primer año de gestión. Dijo que se aprobaron 98 de cada 100 trámites y el 76% por unanimidad. Señaló que el gobierno ha recuperado la ciudad pero que debe atender problemas aún irresueltos.

Mauricio Dova, presidente del Tribunal de Cuentas, hizo un balance del primer año de gestión al frente del organismo de control y detalló que allí se aprobó el 98 por ciento de los expedientes que entraron.

Además, señaló que el Municipio debe avanzar en un rápido proceso de digitalización.

- ¿Qué balance hace del primer año al frente del Tribunal de Cuentas?

- Ha sido un año de mucho trabajo, un trabajo muy técnico. Han entrado más de 2.500 actos administrativos que comprometieron gasto público. Nosotros hicimos una división. En primera instancia visamos cerca del 86 por ciento de esos trámites. En segunda instancia, que son los reingresos de ese 14 por ciento que fue observado, se visaron cerca del 90 por ciento. Es decir, un total de trámites visados en el año del 98 por ciento, o sea que es muy alto, muy positivo. Y de ese 98 por ciento, el 76 por unanimidad de todos los tributos. También llevamos adelante otras actividades. Después de muchos años, el Tribunal de Cuentas presentó un proyecto de ordenanza ante el Concejo Deliberante para digitalizar la recepción de las declaraciones juradas de los funcionarios públicos. Hicimos hace poco tiempo la entrega de los certificados de transparencia a aquellas ONG de la ciudad que recibieron subsidios y cumplieron acabadamente con su obligación de rendir cuentas. Después firmamos convenios marco con distintas entidades, entre ellas la Fundación 2030. Y además pusimos de nuevo en valor el portal de transparencia del Tribunal de Cuentas, donde la ciudadanía puede acceder a la información pública. Y tenemos algunos otros objetivos que son ya más a largo plazo y que tienen que ver con esto de la mirada de que el Municipio tiene que avanzar rápidamente hacia un proceso de digitalización, que va a implicar que el personal esté más capacitado y que debería ser algo a lograr en los próximos años. Sería algo muy importante desde el punto de vista ambiental y económico porque hay un gran gasto en el uso de papel. También tenemos el objetivo de mudarnos de la sede, buscar un lugar que sea un poco más accesible a todo el público y darle una suerte de visibilidad mayor al organismo. Hemos tenido una mirada para tratar de visibilizar a la institución, a la par de un año cargado de mucho trabajo administrativo y técnico que ha funcionado de la mejor manera.

- Si tuviera que calificarlo, ¿el sistema es transparente en Río Cuarto?

- El proceso es transparente. Nosotros incluso fuimos haciendo un trabajo muy minucioso vinculado a la complejización en el sentido de que muchas veces a aquellos trámites que advertíamos que les faltaba información, se la pedimos al área para que estuviera toda la información para que pudiéramos visar el trámite. Por lo tanto, la información está disponible. El proceso que se creó en 2016 con la creación de la Secretaría de Modernización del Estado y la publicidad de los actos ha sido muy importante. Lo que por ahí está faltando es que esa información llegue de manera masiva al ciudadano. Por ahí uno advierte que el ciudadano tiene la información disponible y es poca la gente que accede. Creo que en el marco de un gran proceso de modernización digital seguramente se podrá lograr aún más el objetivo.

- ¿Esos son los objetivos para el próximo año, avanzar en la digitalización?

- Es difícil ponerle a un proceso tan complejo una fecha concreta. Lo que sí es importante es entender que hay que avanzar. Todos los actos políticos van en esa mirada. Por ejemplo, el anuncio de que no van a llegar más los impuestos en papel a los vecinos va hacia la digitalización completa del proceso administrativo. Eso va a implicar que el Municipio ahorre mucho dinero y además entiendo que va a lograr una eficacia y una eficiencia a la hora de desarrollar los actos.

- ¿Cómo ve al gobierno municipal en el primer año de la segunda gestión?

- No lo digo yo, la gente lo dice cuando visito a vecinos, profesionales, deportistas, instituciones, la gente reconoce claramente que la actual gestión es una buena gestión, que desde 2016 a esta parte ha vuelto el progreso a la ciudad, con muchos aspectos y muchas perspectivas pero fundamentalmente no hay ningún lugar donde no te destaquen el regreso de la obra pública a Río Cuarto. Por lo tanto, el balance de la gestión, que es difícil hacerlo en el marco de solamente un año, es más que positivo. En el medio, una pandemia que ha afectado a todos los gobiernos. Pero claramente, y lo vimos en la última elección para elegir a los representantes en el Senado y en la Cámara de Diputados, la gente ya no está en modo pandemia. Por lo tanto, el gran desafío es seguir gobernando y dándoles solución a los vecinos porque ahora hay un contexto muy difícil que atraviesa a Río Cuarto, que es una coyuntura nacional, donde hay necesidad de trabajo, factores macroeconómicos negativos, hay una gran inflación; en ese marco es difícil hacer una lectura. Lo que sí está claro es que el gobierno de Río Cuarto ha sido exitoso. Ahora el gran desafío es cómo resuelve la problemáticas que aún están vigentes en estos dos años y medio.

- Ya en la cuestión más política, usted ha planteado en otras ocasiones que el peronismo de Río Cuarto debe apuntar a dejar de tener gobiernos esporádicos para tener un proyecto de poder. ¿Lo ve en esa senda al peronismo o es algo que todavía le falta ajustar?

- Tiene que ser la única senda si queremos seguir siendo la mejor opción de cara a los años venideros para gobernar tanto la provincia de Córdoba como Río Cuarto. De todas maneras, no es pequeño el desafío. Pero la pregunta se contesta casi sola cuando vemos que lo más importante para los próximos años es la gestión, es arremangarse y gestionar. Tener una buena gestión va a permitir que los riocuartenses, a la hora de definir quién quieren que sea el próximo intendente, tengan en claro que la fuerza que gobierna ahora es la que mejor administra los intereses de la ciudad. Por eso, lo mejor que les puede pasar a todos es que esta gestión sea exitosa, porque si le va bien al intendente nos va a ir bien a todos. Pero claramente hay muchos desafíos para los años que vienen y esto indica que no podemos descuidar ni un minuto la gestión.

- ¿Qué hay por mejorar?

- En varios reportajes he fijado posiciones y, a veces, por fijar posiciones parece que pueden ser hasta críticas. En realidad las posiciones son para tratar de sumar, no de restar. Entiendo que todavía existen algunos problemas en la ciudad que tienen mucha data. Son problemas de todos los días. Por ejemplo, después de que volvimos a circular casi sin restricciones nos volvimos a acordar de que hay problemas en el tránsito. Hay que ver qué política vamos a implementar para que el tránsito mejore. Hay críticas por el estado de algunas calles y hay que seguir trabajando para que eso no sea un problema de todos los años. Lo mismo en el tema del transporte, en el que ahora se va a iniciar el proceso de licitación. Son varios temas que hay que resolver y la sintonía de esta gestión es avanzar sobre esas problemáticas. Evidentemente hay que ver cuáles se resuelven y cuáles no se puede resolver y obligan a proyectar algún tipo de política a futuro. Se ha hecho mucho, nunca se puede hacer todo. Hay que tratar de ir mejorando y en eso es mi idea de que es importante que todos fijen los lineamientos y las posiciones que tengan y que traten de aportar proyectos para una ciudad mejor.

-En lo político personal. El presidente del Tribunal de Cuentas suele tener un perfil técnico. Usted está teniendo un perfil más político, con visitas a los barrios, a las instituciones. ¿Qué se plantea como objetivo político personal?

- Hace más de dos años y medio que me he propuesto recorrer toda la ciudad, ir a todos los lugares, reunirme con todos los sectores, conocer de primera mano las miradas sobre la ciudad. Estoy convencido de que en los próximos años a la agenda política la van a fijar los ciudadanos y no tanto los políticos. Había una época en la que ser político era interesante y la verdad es que esa época ya pasó. Ahora el político tiene que demostrar ser útil y para ser útil y solucionar los problemas tiene que conocer qué problemas tiene la gente. En este sentido, mi objetivo es ser un funcionario público cercano, no de oficina o café. Y mi mirada es la de cualquier político: vivo en esta ciudad, mis hijos viven en esta ciudad y quiero que la ciudad sea cada vez mejor y para que esto pase nos tenemos que involucrar.

- ¿Le gustaría ser intendente?

- A cualquier persona que hace política en Río Cuarto le gustaría ser precandidato, después candidato y finalmente intendente. No es una novedad. Lo que sí entiendo es que hablar de eso ahora es una locura, algo totalmente equivocado.

- En cuanto al peronismo, ha habido versiones de que el partido en Río Cuarto podría convocar a un proceso de normalización. ¿Cómo ve esa opción?

- Sería muy positivo. Me parece que el partido justicialista necesita recobrar un rol activo. Todos los partidos en realidad deberían recobrar un rol activo y de importancia y tomar posiciones claras. De todas maneras, en el peronismo el proceso en sí sería valioso. Hay que convocar a todos los sectores del peronismo y en el marco de esa discusión, una discusión que tiene que ser puertas adentro, después se definirá si hace falta un proceso interno o a lo mejor un gran consenso. Pero lo importante es convocar a todos.