Río Cuarto | personas | fin de semana | semana

Desactivaron cuatro clandestinas: en una había cerca de 400 personas

En barrio Alberdi se produjo una de las más grandes que han desarticulado las autoridades en pandemia. Otra vez el San Esteban volvió a ser escenario de las juntadas ilegales. Fue el primer fin de semana con restricciones

A pesar de las medidas establecidas por el gobierno nacional y provincial en el marco de la segunda ola del coronavirus, las fiestas clandestinas se siguen multiplicando en Río Cuarto.

Según confirmó a Puntal el director del Área de Espectáculos Públicos de la Municipalidad, Walter Cantarutti, durante este fin de semana fueron cuatro las que lograron desarticular desde el gobierno local junto con la Policía de Córdoba.

La de mayor magnitud ocurrió en barrio Alberdi. Más precisamente en un domicilio de Pasaje Los Troperos al 800 se reunieron entre 300 y 400 personas violando todo tipo de normativas.

En la misma, desactivada en la madrugada del domingo, se advirtió una importante cantidad de menores de edad.

Los otros operativos de esa noche tuvieron lugar en calle Tristán Burgos, al oeste de la ciudad, donde se detectaron entre 100 y 120 ciudadanos, y en el country San Esteban. En esta última encontraron a unos 50 participantes.

Por último, en la madrugada del sábado se contabilizó otra juntada masiva ilegal. La misma se desarrolló camino a Tres Acequias, donde había alrededor de 150 personas.

En esta clandestina se aplicó la primera multa desde que empezaron a regir las medidas restrictivas. Se trata de un monto que oscila entre los 100 mil y 200 mil pesos.

En todas y como ocurre en cada procedimiento, “se les labró el acta correspondiente a los responsables”. “Yo diría irresponsables”, afirmó Cantarutti.

“Trabajamos mucho con la Policía, también colaboran Defensa Civil o el EPU”, agregó.

Por otro lado, en ninguna hubo inconvenientes y las desarticulaciones se llevaron a cabo con normalidad.

En la sumatoria y teniendo en cuenta el máximo de participantes, fueron unas 720 personas las que protagonizaron clandestinas sólo en este fin de semana.

Así, estos eventos siguen siendo un dolor de cabeza para las autoridades y, fundamentalmente, para el personal de salud, ya que afirman una y otra vez que constituyen importantísimos focos de contagio.