Río Cuarto | personas | viaje | provincia

Pascuas: la Provincia no pedirá PCR ni aislamiento para entrar

En el inicio de la Semana Santa, la Provincia emitió una serie de recomendaciones para las personas que van a participar de las distintas celebraciones religiosas y para las que estén pensando en ingresar al territorio cordobés para descansar durante el fin de semana largo.

En ese sentido, el Ministerio de Salud informó que quienes entren desde otras provincias a cualquier región de Córdoba sólo deben tramitar el Certificado Verano o registrarse en la App Cuidar.

Así mismo, se dispuso que no se les solicitará ningún tipo de aislamiento al llegar, ni presentar resultado negativo de test de Covid-19. Tampoco deberán realizarse hisopados, aunque se sugiere que quienes presenten síntomas durante su viaje se lo realicen.

Para ello, la Provincia dispone de los centros de testeos tanto en capital como en las principales localidades turísticas, para los que no se requiere solicitar turno.

En cuanto a quienes vayan a viajar, sea dentro o fuera del territorio cordobés, se recomienda realizarse testeos, presenten síntomas o no.

Al momento de regresar del viaje, se recomienda limitar las actividades sociales y contacto con personas que no compartieron el viaje – especialmente personas mayores de 60 años o con enfermedades de base- durante los 14 días siguientes al regreso.

También es importante permanecer alertas ante la aparición de síntomas y realizar la consulta médica si es necesario, aclarando el lugar de destino, la fecha de regreso y los contactos cercanos.

Fieles

En el caso de las celebraciones religiosas, debe mantenerse la utilización adecuada del barbijo en todo momento, la distancia de dos metros entre las personas dentro de las entidades, la utilización de alcohol en spray o gel para desinfectarse las manos frecuentemente; se recuerda, además, que no está permitida la disposición de agua bendita para evitar contagios.

Otro punto importante del protocolo es respetar los horarios y los turnos asignados que dispone cada entidad para evitar la aglomeración de fieles, ya sea para realizar confesiones, orientación espiritual o para asistir a las misas.

También se deberá evitar la manipulación de bancos, puertas, pasamanos, barandas y manijas; así como respetar la cartelería y señalética de bioseguridad que limiten el contacto físico y con objetos de culto.