Orlando Agustín Maccari (33) recibió una pena de un año de cumplimiento condicional tras un juicio abreviado que se realizó en 2017. En libertad, volvió a estar en pareja con la víctima pese a la prohibición de la Justicia
A comienzos de 2017 iniciaron una relación de pareja pero los tormentos no tardaron en llegar para Julieta Olivera, la mujer de 31 años que el lunes último sufrió graves quemaduras en una estancia de Las Acequias.

Por los hechos registrados hace dos años, la Justicia de Río Cuarto ya había condenado a Orlando Agustín Maccari con una pena de cumplimiento condicional y al poco tiempo regresó con Olivera a Alejandro Roca. Ahora el hombre de 33 años quedó nuevamente detenido, acusado de cometer el violento episodio de anteayer.

Maccari, atrapado el lunes a la noche frente al Instituto del Quemado en Córdoba, fue trasladado a la cárcel riocuartense, donde aguardará el avance de la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Tercera Nominación, desde donde ordenaron su detención.

El hombre es imputado de lesiones graves calificadas por el vínculo y por el contexto de género.

La mujer sigue internada en el centro médico ubicado junto al Hospital Córdoba, en barrio Pueyrredón de la capital provincial. Su estado era estable ayer.

Botella de alcohol

El fiscal Fernando Moine señaló que en el lugar del hecho se secuestró una botella de alcohol, elemento con el que Maccari habría atacado a Olivera.

“Las circunstancias, las formas y cómo habría ocurrido el hecho están en plena etapa investigativa”, recalcó el magistrado en el programa Buen Día Río Cuarto.

“Luego de iniciarse las actuaciones sumariales pertinentes y la intervención de personal policial, y de la Policía Científica y Policía Judicial de Río Cuarto en el inmueble rural donde esta joven compartía su vida con su pareja, se obtuvieron algunos datos que son útiles para la investigación y que generaron algunas sospechas de alguna responsabilidad de su pareja en la causación de las quemaduras de la joven”, explicó Moine.

“Luego de la actividad de recolección de elementos de prueba y testimonios de personal policial y médico se generó alguna sospecha y se decidió la imputación y detención del hombre”, consignó.

“No hubo testigos presenciales”, afirmó el fiscal. “En principio habrían compartido una reunión con el encargado del campo momentos antes pero esta persona se retiró y lo ocurrido ha sido sólo con la presencia de la pareja”, agregó.

El caso sucedió en la madrugada del lunes en la estancia Santa Isabel, a unos 13 kilómetros al sur de Las Acequias.

Ambos llevaban pocos días conviviendo en ese establecimiento rural. Antes habían estado radicados en Alejandro Roca, localidad donde se desencadenó el violento antecedente que derivó en una leve condena contra Maccari.

Juicio abreviado

El hombre de 33 años había sido condenado en diciembre de 2017 en un juicio abreviado.

La Cámara Primera del Crimen dictó la pena a un año de prisión de cumplimiento condicional, homologando un acuerdo alcanzado entre Maccari y el fiscal de Cámara, luego de que el imputado admitiera su responsabilidad.

En ese proceso, el hombre fue encontrado culpable de los delitos de lesiones leves calificadas por el vínculo y por mediar violencia de género -en dos hechos-, desobediencia a la autoridad reiterada y privación ilegítima de la libertad.

Maccari, que había estado preso en la cárcel de Bouwer, quedó libre inmediatamente después de conocerse la sentencia.

Sin embargo, la Cámara estableció una serie de reglas a cumplir durante dos años. Entre otras medidas, le ordenaron abstenerse de concurrir a los lugares de residencia o donde estuviera presente Julieta Olivera.

Volvieron a convivir

Pese a la resolución judicial, la pareja volvió a convivir en el domicilio de Alejandro Roca.

Allegados a la víctima indicaron que la mujer contaba con un botón antipánico, pero que no lo utilizó y tampoco habría vuelto a denunciar ataques por parte de su pareja, al que también le habían indicado someterse a un tratamiento psicológico.

De mediados del año pasado hay publicaciones en las redes sociales que los muestran juntos.

Maccari, nacido en Justiniano Posse, se había instalado por razones laborales en el establecimiento de Las Acequias, señalaron fuentes de la investigación.

En las últimas semanas, Julieta también llegó a esa estancia donde convivían, agregaron.

Una versión mencionó que dos niños estaban presentes en el momento del presunto ataque; sin embargo, esa situación no fue confirmada por el fiscal.

Golpeada durante un embarazo

Los hechos adjudicados a Maccari en contra de Julieta sucedieron entre abril y mayo de 2017. En esa oportunidad, la mujer -que ya tenía dos hijos de una pareja anterior- estaba embarazada.

Tres episodios investigó la Fiscalía de La Carlota y luego probó la Cámara del Crimen de Río Cuarto.

El 8 de abril se registró el primer caso, en el que Maccari lesionó a la joven. Por ese caso le aplicaron una restricción de acercamiento.

El 20 de mayo incumplió esa medida asediando a Julieta y el 23 de mayo volvió a atacarla.

En ese momento, el hombre la encerró en la casa y le provocó diferentes lesiones. Ese día, la mujer formuló la denuncia que acabó en la leve condena y unos pocos meses de Maccari en prisión.



Maximiliano Clavero.  Redacción Puntal

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas