Río Cuarto | posibilidad | Importaciones | insumos

Preocupación en alza por la falta de definición sobre importaciones

Las industrias y cámaras de comercio exterior mostraron su descontento por falta de certidumbre en los plazos en los que se va a regularizar la operatoria. Hay alerta por riesgo de faltantes de productos y suba de precios

Muchos empresarios que siguieron el mensaje de la ministra Silvina Batakis ayer esperaban escuchar un guiño de flexibilización del cepo a las importaciones aplicado hace dos semanas y que dificultó severamente el ingreso de insumos clave para muchas ramas fabriles. Pero la conferencia realizada junto a otros ministros y la titular de Afip, Mercedes Marcó del Pont, no incluyó el capítulo importaciones, lo que terminó extendiendo la preocupación.

Es que ya hubo muchos sectores que levantaron la voz para remarcar las complicaciones que se avecinan si la medida sigue sin cambios. Uno de los rubros fue el de los alimentos balanceados, que alertaron que en agosto podría faltar producción tanto para los feedlots vacunos como para las granjas porcinas y de aves y hasta para las mascotas.

Según trascendió ayer, la Cámara que nuclea a los productores de alimentos balanceados a nivel nacional espera detalles de la última resolución que flexibilizó sólo para automotrices y fertilizantes la medida porque quieren conocer si allí también hay posiciones arancelarias de parte de sus insumos. Hoy podría haber novedades.

De todos modos, ayer trascendió que en el Gobierno se evalúa la posibilidad de flexibilizar el acceso al mercado de cambios oficial en las próximas semanas si como contrapartida hay un compromiso de contener los precios y garantizar el abastecimiento de productos de consumo masivo por parte de las empresas.

“La preocupación de la importación es en gran medida para todos quienes dependemos de un insumo. Y para tener en cuenta, el 80% de las importaciones argentinas son insumos que van a procesos industriales. Con lo cual eso sí es de una magnitud en la previsibilidad importante”, explicó a Puntal el titular de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la Argentina, Miguel Zonnaras.

Y agregó: “Y cuando hablamos de producciones de mayor complejidad, de más valor agregado, si falta un insumo no se puede elaborar el producto. Pensemos un auto, en el caso de que falte una pieza”, sugirió.

Pero para el empresario cordobés, “las dificultades de la importación que estamos viendo son una consecuencia y no una causa. La causa es que no fabricamos los dólares que nuestra economía demanda; y ahí hay que hacer un sinnúmeros de deberes muy bien hacia adelante para que cambie la tendencia. Y muchas de las cosas que hay que hacer son para generar confianza en los actores económicos, que son los que deciden con su capital, tanto para invertir como para consumir”, explicó.

-¿Cuál es la situación que describen las empresas?, en un mar de matices...

-Los relevamientos que estamos haciendo muestran que estamos sufriendo un momento de estrés importante, principalmente porque el sector público está orientando las divisas disponibles hacia la importación de energía. Y eso va en desmedro de otros insumos, bienes o productos que normalmente fluían de otra manera. Por eso planteamos algún grado de previsibilidad para que los agentes económicos puedan trabajar con cierta normalidad y no con esta incertidumbre.

-¿Hoy para importar hay que echar mano a los dólares financieros?

-Hay un sinnúmeros de parámetros, desde licencias automáticas y no automáticas, la aprobación que se hace sobre el bien que depende de los cupos de la empresa y disponibilidad de dólares cruzados con estadísticas de 2020 y 2021. Hay muchas variables que conjungan la posibilidad de importar o no.

-¿Hay posibilidad de un parate en la actividad? ¿En qué plazo?

-La posibilidad de un parate es real, pero dependerá de cada rama y rubro. Lógicamente hay actividades mucho más expuestas que otras por la naturaleza de la actividad. Pero ante la falta de previsibilidad y de confianza, el que tiene dudas sobre reposición duda y puede hasta demorar la producción o entrega y eso genera tensión y en parte puede hasta ir a precios.

Gonzalo Dal Bianco. Redacción Puntal