Río Cuarto | Precios | Almaceneros | provincia

Los almacenes confirman que el ruido cambiario ya llegó a los precios

Advierten que hay importantes subas en bebidas, pero también en aceites, harina y yerba. Además, dicen que aparecieron "nuevos productos" para eludir Precios Máximos y que les quitaron bonificaciones. Todo impacta en el costo de los productos que deben afrontar los consumidores. Las ventas siguen en baja

Aunque los últimos ministros de Economía lo negaron sistemáticamente, cada vez que hubo ruido en el mercado cambiario por un tiempo prolongado, las turbulencias terminaron impactando en los precios de las góndolas. Esta vez parece que no es la excepción.

Los almaceneros de la provincia están alertando por un cúmulo de movimientos que están percibiendo y que no sólo se reducen a un aumento directo de precios. Hay una serie de acciones puestas en marcha por los eslabones anteriores de la cadena que terminan generando un mayor costo de los productos alimenticios.

En primer lugar admiten que el incremento del tipo de cambio en sus distintas opciones impactó de los alimentos más estrechamente vinculados a las commodities. Y allí mencionaron en primer término a los aceites. “En aceite vemos por un lado un incremento en las últimas semanas y rumores de que seguirá en alza, pero por otro lado hay alguna dificultad de abastecimiento y la aparición de nuevas marcas”, explicó Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comercios minoristas de la provincia.

En la misma línea, Adrián Morales, de la Cámara de Almaceneros de Río Cuarto, destacó que “el aceite viene con movimientos de precios en las últimas semanas y algún faltante. Cuando uno le pregunta al proveedor te dice que no les están entregando normalmente”, dijo el dirigente a Puntal.

Sin embargo, Morales se sorprendió cuando tomó en sus manos la última lista de precios de bebidas. Allí incluye gaseosas, cervezas y vinos. “Llegaron con un incremento del 20%, pero además nos eliminaron las bonificaciones. Nosotros a esta altura del año comenzamos a comprar para las fiestas y el verano, que es cuando más salen. Y lo hacemos con descuentos importantes. Ya nos dijeron que el precio ahora es el mismo, sin ninguna bonificación”, explicó. Eso también termina llegando al consumidor porque desaparecen algunas ofertas especiales de las góndolas.

Ruiz también hizo hincapié en ese punto. “Las bonificaciones y descuentos dejaron de hacerse ya hace varias semanas, sumado a nuevos costos de logística que empiezan a aparecer en la factura. Todo eso termina yendo a precio”, indicó. Y luego agregó una de las grandes novedades del momento: los “nuevos productos”, muy similares a los que ya estaban. “Es una estrategia que usan algunos para evadir el compromiso de los programas de precios. Al ser un ‘nuevo producto’, tienen otro código, y le escapan así a la obligación de mantenerse con los mismos valores. Muchas veces esos nuevos productos implican en realidad un nuevo envoltorio, un aditivo, un agregado de vitamina, algo que lo diferencia apenas del anterior”, indicó la gerenta del Centro de Almaceneros de la Provincia.

Para Ruiz, cuando hay movimiento en el tipo de cambio “siempre repercute en los valores de los alimentos. Y lo explican porque tienen insumos dolarizados. De una u otra manera siempre hemos vistos que termina afectando el valor”, indicó.

Esto, según indicó la representante de los almacenes, lleva muchas veces a que los pequeños locales de cercanía prefieran no descargar mercadería por temor a no poder venderla, que el consumidor prefiera no comprar.