Río Cuarto | Precios | Inmobiliario | propietarios

Los inmuebles mantienen su valor en dólares pese al bajo nivel de ventas

A pesar de que no es un sector dolarizado, los propietarios fijan precios en la moneda estadounidense. Mantienen los precios de los inmuebles a pesar de la fuerte suba del billete verde y aunque prácticamente no hay ventas en el sector

La corrida cambiaria de julio lo alteró todo, pero al parecer no modificó significativamente el mercado inmobiliario. Aunque las propiedades deberían valorizarse en función de variables nacionales donde el dólar tiene poca incidencia, la realidad indica que los propietarios le ponen precio en la moneda norteamericana. Aunque eso atente de forma más o menos directa en contra de las posibilidades de concretar una venta, por ejemplo, solo parecen dispuestos a hacer negocio con quien desembolse el billete verde. Así lo señalan los operadores inmobiliarios locales, quienes alertan que hay un parate en la actividad del sector, en parte producto de las altas pretensiones de los propietarios.

Fabio Luzcubir, profesional inmobiliario riocuartense, insiste en que muchos de los dueños ya se venían inclinando por mantener “cerradas” sus propiedades, sin vender ni alquilar y aclara que el cimbronazo económico de este mes no hizo más que agudizar esa coyuntura.

Lo curioso es que, contra todo pronóstico, la ley de oferta y demanda parece no tener ningún efecto sobre el comportamiento de los precios.

Según apunta Luzccubir, después de la disparada de la moneda norteamericana, “tampoco bajaron los precios en dólares para que sean más atractivas en pesos”.

“No se mueven, pero tampoco venden”, subrayó el profesional inmobiliario.

Y agregó: “Lo lógico sería que los precios en dólares bajen, porque nosotros hacemos las tasaciones en pesos, sobre la base de los indicadores del costo de la construcción, mayormente el de la Cámara de la Construcción de Córdoba, pero eso no es lo que pasa en la realidad”.

Por otro lado, indicó que el sector inmobiliario perdió atractivo para la inversión. “Para obtener un rendimiento de 50 mil pesos mensuales, hay que invertir 24 millones de pesos en una propiedad. En cambio, un plazo fijo de un millón de pesos puede rendir aproximadamente lo mismo. De todos modos, el ladrillo sigue siendo un capital de reserva, porque va a estar intacto con el tiempo”.

Ni vender ni alquilar

“En los alquileres de viviendas, la situación es que la ley impide negociar los aumentos anuales. Por eso, muchos dueños prefieren no vender ni alquilar, sino cerrar sus propiedades. Eso baja la oferta y hace que suban los precios iniciales”, señala Luzcubir.

Los inmobiliarios aconsejan una baja de precios en dólares para poder vender.

De hecho, el precio inicial de alquiler es la única herramienta que tienen los dueños de viviendas para fijar las condiciones, ya que una vez que firman contrato, deben someterse al índice informados por el Banco Central para establecer los ajustes anuales.

Para Luzcubir, el escenario de baja oferta de propiedades en alquiler se mantiene vigente al día de hoy, al punto de que muchos inquilinos quedan excluidos.

“El inquilino se acomodó como pudo. O se inclina por un alquiler, para lo cual queda al borde de no poder pagarlo, o se fue a vivir con sus padres o familiares. Eso es lo que le pasa principalmente a la clase media-baja”, apuntó el inmobiliario.

En el mismo sentido, apuntó que Río Cuarto tiene el mismo nivel de oferta de propiedades de casas y departamentos que registraba hasta el mes pasado, cuando todavía no se había producido la corrida del dólar.

“El tema comercial está puramente relacionado con el dólar, buena parte está vinculado al agro y eso está atado al dólar. El propietario de un galpón va a querer mejorar su renta, porque es un sector dolarizado. Tienen un poder adquisitivo alto”.