Internacionales | Presidencia |

Fernández confirmó que la Argentina accedió a una ampliación del Swap

El presidente se reunió con su par chino, Xi Jinping, en lo que fue su primera reunión bilateral que tuvo en el marco de la cumbre del G20.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que mantuvo "una muy buena reunión" con su par de la República Popular China, Xi Jinping, y afirmó que el mandatario autorizó a que la Argentina disponga de 5.000 millones de dólares como parte de mecanismo del Swap, al ofrecer una conferencia en Bali, Indonesia, donde participa de la Cumbre del G20.

"Fue una muy buena reunión, no es la primera, y hablamos de temas que nos preocupan, temas bilaterales, los dos somos profundos defensores del multilateralismo y de la necesidad de que el desarrollo incluya a las personas", dijo Fernández en conferencia de prensa en el hotel Melia de Bali, junto al ministro de Economía, Sergio Massa, y el canciller Santiago Cafiero.

"Hoy lo que nos informó el presidente Xi es que había autorizado al Gobierno chino a que la Argentina disponga libremente de 25.000 millones de yuanes, que significan 5.000 millones de dólares. es una gran noticia, agradecimos profundamente. El presidente Xi me explicó que era una excepción absoluta que hace China para con la Argentina y así lo tomamos y lo agradecemos", destacó el mandatario.

Además, Xi Jinping le dijo a Fernández "que tiene el desafío de incluir en la modernidad a los 1.400 millones de chinos, y que hay que hacerlo de un modo inclusivo, con justicia social".

"Y le contesté que era lo mismos que queremos en los países en desarrollo. Había dos temas puntuales que nos preocupan, el primero, el tema de la ampliación del Swap, es un tema que venimos trabajando hace varios meses y no teníamos respuesta", completó el mandatario.

El segundo tema que trataron "era un reclamo que tenemos por una deuda que se mantiene de China por las reservas Kirchner y Cepernic", y puntualizó: "Admitieron que esa deuda estaba pendiente y dio instrucciones al Consejo de Desarrollo par que rápidamente se pongan en marcha para cubrir esa deuda".

"Fue un muy buen encuentro, como suelen ser los encuentros con el presidente Xi y para nosotros un motivo de alegría haber podido encontrar respuesta a dos temas que nos preocupaban", concluyó.

Por su parte, Cafiero indicó que el Presidente "había dejado las instrucciones de cuáles iban a ser las posturas de la Argentina en los paneles en que íbamos a participar", y que fueron leídos por el canciller en el G20.

Mientras que Massa explicó que "lo que representa el swap, o la ampliación del uso del swap para la Argentina, es contar con 5.000 millones de dólares más las reservas a la hora de disponer la acción del Banco Central para el fortalecimiento de nuestra moneda, de manera tal que esto no solamente engrosa, sino que aumenta la capacidad de acción en el mercado único libre de cambios" del organismo nacional.

"En el G20 también quedó planteado el tema de los sobrecargos y el uso de los derechos de giro dentro de las cuestiones que va a comunicar el G20 como parte de las nuevas política a adoptar", finalizó.

"Tuve esta mañana una descompensación producto de una gastritis erosiva"

El presidente Alberto Fernández contó hoy que su problema de salud que tuvo hoy se generó por "una descompensación producto de una gastritis erosiva, que generó un sangrado que generó una baja de la presión importante.

Fernández dijo en conferencia de prensa en Bali, donde participa de la 17° Cumbre de Líderes d G20, que, "para verificar exactamente el nivel de sangrado, nos trasladamos a un hospital de Bali al solo efecto de hacer una endoscopía".

"Cuando terminamos eso, hicimos un ratito de tiempo para la reunión con (el presidente de la República Popular China) Xi Jinping, donde definitivamente quería estar", señaló el mandatario.

"Les agradezco a todos por la preocupación; estoy bien, estoy trabajando bien", concluyó.

Debido a ese malestar, el mandatario no asistió a las dos sesiones plenarias del G20, sobre Seguridad alimentaria y energética; y sobre Salud; y fue el canciller Santiago Cafiero quien leyó ambos discursos.