Nacionales | Presidencia | Cámara de Diputados | declaraciones

"Les voy a vetar todo, me importa tres carajos", advirtió el Presidente

Fue la primera respuesta de Milei luego de que la Cámara de Diputados diera media sanción a la nueva movilidad jubilatoria. Por otra parte, se jactó de haber despedido, desde que gobierna, a 25 mil empleados públicos y anticipó que echará a 50 mil más

El presidente Javier Milei reiteró sus intenciones de vetar la eventual nueva fórmula jubilatoria y señaló que le "importa tres carajos" el respaldo legislativo que haya tenido la iniciativa, al mismo tiempo que se jactó de haber echado a "a 25 mil empleados estatales”, y adelantó: “Vamos a despedir a 50 mil más”.

Lo hizo durante su participación en el Latam Economic Forum, el evento de finanzas y economía que se lleva adelante en Parque Norte.

Durante su discurso, el mandatario se refirió también al ajuste: “Empezaron a cuestionar su calidad; de 123 años tuvimos 113 de déficit. No era fácil hacerlo”, y agregó que “a diferencia de otros que con ajuste de medio punto terminaron volando por los aires, nosotros hicimos un ajuste de siete, estamos acá parados y vamos a seguir dando la pelea”.

Con respecto al equilibrio fiscal, y el día después de la media sanción de la nueva fórmula jubilatoria en la Cámara de Diputados, planteó: “Cada vez que los degenerados fiscales de la política quieran ir a romperlo, les voy a vetar todo. Me importa tres carajos”.

“Es cierto que la política mete la cola, ensucia. Cuando miran el proyecto de ley Bases más el DNU hay una cuestión de devolverle la libertad a los ciudadanos, de hacer los mercados más pro-competencia, y hay un tercer elemento que es terminar con los curros. Este tercer punto explica muy fuertemente esto”, desarrolló.

“Degenerados fiscales”

En la misma línea, amplió: “No me importa nada. Los degenerados fiscales, una de las cosas que hicieron -haciendo alarde de ser casta y de creerse más que el resto de la gente, mientras que para aprobar una ley que favorece al resto de los argentinos salvo a los chorros la tienen estacionada seis meses-, son rápidos para subirse un 80% los sueldos”.

“Están buscando romper el equilibrio fiscal”, planteó, al tiempo que admitió que imitará a su par de El Salvador, Nayib Bukele, quien “gobernó a puro veto” durante su primera presidencia en 2019. “Cada cosa que hacían los degenerados fiscales se las vetaba todas, que es lo que voy a hacer yo”, anticipó Milei.

Por otra parte, el mandatario dedicó algunos minutos a explicar en detalle su rechazo a la jubilación de privilegio que perciben los expresidentes e hizo alusión a los dichos de Miguel Ángel Pichetto: “Ayer (por el martes) un diputado se puso a defender las jubilaciones de privilegio. Como es un derecho adquirido, no es que voy a tocar a los que están atrás. Es decir que tocan desde mi persona hacia adelante”.

"Puedo llegar a estar cuatro u ocho años si todo sale muy bien, pero después, una vez que termine con esto, voy a tener que salir a laburar, por eso me tengo que ocupar activamente de hacer cosas que están bien porque si no el día después me cago de hambre. ¿Qué conferencias voy a vender si fui un desastre como Presidente? No es un tema menor. Se creen que hacer la cosa mal es normal, total tienen un seguro (jubilaciones de privilegio), ¿qué seguro? se terminó, si hacen las cosas mal que se caguen de hambre”, arremetió.

En otro pasaje de su discurso, el mandatario aseguró que el 90% del ajuste que lleva adelante se compone de “motosierra” estatal, y aclaró que solamente el 10% es “licuadora”, y reveló que avanzará con los despidos en el Estado hasta dar de baja 75 mil contratos.

"No sé si se acuerdan, que mi frase es reconocida internacionalmente, y me llevó a reducir la cantidad de ministerios a la mitad. Eso no fue gratis porque obviamente echamos gente; en materia de contratos vamos a echar a 75 mil y llevamos 25 mil, eliminamos las transferencias discrecionales a las provincias, y la obra pública", dijo.

Como contrapeso, reveló además que su Gobierno apostó a “hacer una fuerte política de contención social”, y destacó la tarea de la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, “quien ha sido tan torpedeada en los últimos días”.

“Hicimos un tremendo ajuste y solamente tenemos reclamos en el plano social de los gerentes de la pobreza”, se escudó, y amplió: “Creían que era gratis, obvio que todos los chorros que perdían los curros se iban a enojar y la están operando a ella”.

En el tramo final de su alocución, pidió generar “las instituciones correctas, ya sea el DNU, el proyecto Bases”, las que calificó como “la fase 1 de las reformas estructurales” para establecer "las condiciones para que en un lapso de, como mucho, 40 años, volvamos a ser potencia mundial”.

Un proyecto más contemplativo y equitativo ante la crisis

El proyecto que modifica la fórmula de movilidad jubilatoria aprobado en la Cámara de Diputados -que el presidente Javier Milei avisó que vetará en caso de que el Senado la convierta en ley- es sustancialmente más beneficioso y contemplativo de la crisis económica que la que el Gobierno utiliza, y más equitativa respecto de la que quiere imponer.

Este miércoles por la madrugada, la Cámara Baja aprobó con 162 votos a favor, 72 en contra y 8 abstenciones el proyecto de reforma del sistema de movilidad previsional.

Este implica el pago de un extra del 8,1% a los jubilados y pensionados de la Anses en concepto de recomposición por lo perdido en los primeros meses del año, cuando sus haberes fueron una de las principales variables de ajuste a favor del superávit fiscal alcanzando por la gestión de Milei en el primer trimestre.

Ahora, el proyecto pasará a la Cámara de Senadores, donde esta podrá aprobarlo o devolverlo a la Cámara Baja con revisiones. En caso de pasar el Senado, sin embargo, el gobierno nacional ya adelantó que vetará la suba extra en busca de "mantener el equilibrio fiscal".

Un breve punteo sobre las claves de ambas iniciativas muestra el carácter restrictivo de lo que concibe la administración de La Libertad Avanza (LLA) en materia de derechos previsionales.

En tanto, la iniciativa aprobada este miércoles en la madrugada por diferentes bloques de la oposición apunta a crear una fórmula de movilidad que repare el ajuste de estos meses.

La fórmula que impulsa la oposición prevé lo siguiente:

* El haber mínimo no debe ser menor al valor de una canasta básica de adulto mayor, que actualmente es de 285 mil pesos.

* Un pago extra de 8,1 por ciento para alcanzar el 20,6% de la inflación de enero. El Gobierno solo había dado 12,5 porciento aplicando su índice de movilidad jubilatoria.

* La fórmula de movilidad quedaría atada al índice de precios al consumidor (IPC), que mide la inflación, y a los salarios promediados en el índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte).

* La actualización se aplicará de manera semestral. Además, se establece un aumento adicional una vez al año, en marzo, por el 50 por ciento de la diferencia entre la variación salarial y la inflación.

* Las deudas de las cajas previsionales provinciales deberán ser canceladas por la Anses o con fondos de impuestos nacionales, como el del Cheque, Pais e IVA. Es decir que no se toca el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses.

Por su parte, la fórmula de movilidad que aplica el Gobierno toma como único parámetro el índice de precios al consumidor. Es decir que no contempla aumentos retroactivos que reparen la pérdida de los meses anteriores.

Además, la fórmula del Gobierno incluida en el proyecto de ley Bases que desde hace meses no puede aprobar se caracteriza por la supresión de varios beneficios que conllevan la pérdida del derecho a jubilarse.