Río Cuarto | Previaje | programa | plan

Hasta ahora, hubo pocas ventas de paquetes turísticos con el Previaje

Los operadores locales señalan que hay desconfianza por la situación epidemiológica del país. El plan incluye un reembolso del 50% del consumo en destinos nacionales para el 2021. Ayer extendieron los plazos de inscripción

A días del primer vencimiento, se extendieron los plazos para comprar paquetes turísticos dentro del programa de Previaje, pero de todos modos en la ciudad no hubo un número de ventas significativas. Así lo explican los referentes del sector. Si bien reconocen que el plan tiene beneficios concretos para el consumidor -un reembolso del 50 por ciento del valor del gasto en destinos nacionales-, aseguran que hay un gran nivel de incertidumbre a partir de la situación epidemiológica del país. “Para aprovecharlo, hay que pensar no en función de lo que pasa hoy, sino con una mirada de futuro. Pero es difícil”, sintetiza Alejandro Caramutti, de uno de los operadores más grandes de la ciudad.

El programa Previaje, del Ministerio de Turismo de la Nación, otorga reintegros del 50 por ciento sobre la compra de paquetes turísticos para el 2021, con un tope de 100 mil pesos por persona. Comenzó a funcionar a principios de mes, pero tuvo su lanzamiento y mayor difusión hace aproximadamente dos semanas.

En términos generales, los operadores locales recibieron con agrado la novedad, y entendieron que puede ayudar a levantar el consumo dentro de la cadena de valor del turismo interno. Pero hasta ahora, siguen la evolución de las compras de la temporada 2021 con mucha cautela.

Ayer, en atención al planteo de las cámaras sectoriales, el Ministerio de Turismo de la Nación extendió el plazo de inscripción al programa Previaje hasta el 15 de noviembre próximo (originalmente, vencía el 31 de este mes).

Más allá de esto, lo cierto es que algunos de los referentes locales se muestran cautelosos con respecto a la eficacia del plan oficial para reanimar el sector turístico, uno de los más golpeados a nivel global por la pandemia del Covid-19. Esto, a pesar de que reconocen las bondades del programa.

“La verdad es que la gente no se ha volcado mucho a comprar paquetes hasta ahora. Es lo que nosotros hemos podido ver de cómo ha funcionado el programa”, señaló Alejandro Caramutti, de la agencia Garro Travels.

“Nuestra experiencia indica que no se reactivó mucho la venta, y las consultas no fueron significativas en nuestro caso. Y eso, a pesar de que el plan está bueno porque el beneficio es tangible; es un incentivo importante si funciona”, aseguró.

Sobre este punto, explicó que, en su opinión, hay mucha incertidumbre entre los potenciales consumidores de productos turísticos, y temor a no poder usar las reservas.

Caramutti indicó que las más afectadas por esto son las de la temporada alta, de enero y febrero, cuyo plazo de venta dentro del plan Previaje se extendió hasta el 15 de noviembre.

“Estas reservas generan mucha incertidumbre, porque la gente realmente no se sabe si va a poder viajar o no. La gente está muy indecisa y temerosa con todo. El gran error es pensar en el presente, pero no es fácil planificar a futuro”, comentó el operador local.

Y agregó: “Personalmente, creo que esto le sirve más al que ya tiene la decisión de viajar de todos modos, con o sin crédito del 50 por ciento que le ofrece el programa Previaje”.

En este sentido, aseguró que es “mucho más dificil para el que está con lo justo” y necesita sí o sí el reembolso del Gobierno para poder moverse en el destino.

Por otro lado, Caramutti explicó que una de las claves es la posibilidad de reprogramar la fecha de los viajes, por cualquier tipo de eventualidad.

“Recomendamos contratar servicios con posibilidad de cambio de fecha. Hay que tener en cuenta que el sistema Previaje monitorea la vigencia del viaje con las agencias y los turistas, y el día 1 del viaje otorga el crédito”, apuntó.

“Hay que tener en cuenta y prestar atención a que los paquetes sean reembolsables o reprogramables, que permita la posibilidad de cambio de fecha”, insistió.