Arquitectura | productos | pileta | invierno

¿Cómo conservar el agua de la pileta durante el invierno?

Con la llegada del otoño comenzamos a desandar el camino hacia el período más frío del año. Y tras un 2020 signado por la pandemia, en el que las restricciones sanitarias llevaron a más de uno a invertir en una piscina para el hogar ante el desvanecimiento de unas soñadas vacaciones de verano –algo que finalmente se vieron permitidas, pero con medidas y condiciones pertinentes-, es ahora el momento de pensar cómo preparamos nuestro espejo de agua de cara a la próxima temporada.

Si bien con climatizadores o algunos días de temperaturas altas, aún puede quedar algún día de baño, es bueno pensar qué tratamiento le daremos a la pileta durante el receso invernal, de forma que podamos recuperar su esplendor el verano que viene.

image.png
Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Décadas atrás era común que las piscinas se vaciaran, pero en la actualidad existen productos y mecanismos de mantenimiento que hacen que la conservación del agua sea más beneficiosa que desecharla. El método de mantenimiento conocido como hibernación se presenta como una alternativa de bajo costo y amigable con el medio ambiente. Es por eso que para poder adoptarlo en nuestra pileta los especialistas enumeran una serie de premisas a tener en cuenta para su aplicación:

  • Comprobar que los sistemas de filtrado estén en perfectas condiciones para su uso, de forma tal de evitar inconvenientes en el período de bajas temperaturas.

  • Realizar un tratamiento con cloro, teniendo en cuenta que la cantidad que se debe aplicar será inferior a la que se suele emplear en verano. El uso del cloro en las piscinas tendrá que ser de 8 horas de media a la semana.
  • En todas las piscinas se debe realizar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas para evitar la descomposición. Por norma general, dicho tratamiento se realiza dos veces a lo largo de todo el invierno. La primera se realiza nada más terminar la temporada de uso de la piscina, y la segunda se suele realizar en el mes de agosto.

  • Se debe controlar el nivel del pH del agua, que tendrá que estar siempre en valores ubicados entre el 7,2 y el 7,6. Así evitaremos algas y aseguramos que nuestra piel no sufra irritaciones.
image.png
Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

“Los tratamientos químicos se reducen en otoño en aproximadamente un 25% y en invierno en un 50%. Existen en el mercado productos, como las pastillas de triple acción, que, como su nombre lo dice, son ‘tres en uno’, ya que el cloro, alguicida y decantador unificados y bien dosificados optimizan su rendimiento y nos ahorran tiempo y dedicación a la piscina”, señalan en el sitio InAgua Mantenimiento de Piscinas.

image.png
Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Para agregar: “El uso del limpiafondo podrá ser una vez por semana en otoño y una vez cada quince días en invierno. El filtro podrá ser puesto en funcionamiento en forma automática para no olvidarnos de su puesta en marcha. Esta última recomendación sirve para todo el año”.

Piscinas con cobertor

Si la pileta cuenta con una lona o cobertor, el mantenimiento será mucho más sencillo, aunque también es necesaria una limpieza regular y rutinaria.

En primer lugar, es imprescindible elegir productos adecuados que no alteren las cualidades tanto técnicas como estéticas de la cubierta. Si no tenemos claro cuáles son los que tenemos que usar, es importante consultar al fabricante, porque la cubierta podría sufrir cualquier deterioro si no empleamos los adecuados.

image.png
Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Por otro lado, se debe aclarar la cubierta antes de empezar a realizar las acciones rutinarias de mantenimiento porque, seguramente, en la superficie habrá polvo acumulado si no ha sido removida la cubierta en un periodo largo de tiempo.

En los productos de mantenimiento de una cubierta es más importante la calidad que la cantidad, por lo que es importante dosificarlos adecuadamente.

Para que el producto no se acumule en la cubierta, hay que aclararla a medida que vamos limpiando y secarla al finalizar la limpieza para que no quede ninguna marca.

Es recomendable realizar un tratamiento preventivo anti-moho para evitar que ello aparezca y alargar así también la vida útil del cobertor.

Por último, es bueno recordar que los mejores días para limpiar la piscina no son los más calurosos, sino los de temperatura media.