Regionales | Reducción | Festival de la Alegría |

Reducción: comienza hoy la octava edición del gran Festival de la Alegría

El evento se realizará desde las 21 horas en el Salón Municipal, donde vecinos disfrutarán de música y stands de artesanos

Con una variada grilla de artistas, la Municipalidad de Reducción se prepara para dar inicio mañana a la octava edición del Festival de la Alegría, que se realizará en el Salón Municipal.

Desde las 21 horas, vecinos de la localidad y la zona disfrutarán de una noche a pura música y diversión.

El Festival reúne a cientos de vecinos que llegan con sus reposeras a compartir un grato momento en familia.

Desde el Municipio se informó que a las 20.00 será la hora de habilitación del ingreso.

A su vez, cabe resaltar que la entrada es libre y gratuita, no obstante, se realizará una campaña de colecta de alimentos no perecederos para colaborar con las necesidades de las instituciones.

Esta 8a edición será de solo una noche y estarán presentes los artistas de Ballet Costumbres Gauchas, Dúo Belu y Silvio, Los Andares, Achireros, Impacto Malambo, Lucas Rocha, Alma Takiri, Diego Ezequiel, Sheila Andrada y Cami Mercado.

La secretaria de Gobierno, Gina Grazziano, mencionó a Puntal que desde la Municipalidad se trabaja articuladamente con las instituciones deportivas, educativas y culturales de la localidad a total beneficio de ellas, ya que por la crisis están necesitadas y por ende este evento logrará juntar fondos para colaborar con ellas.

Por esto, los servicios de venta de comidas típicas, venta de bebidas y estacionamiento para vehículos serán a total beneficio de comisiones locales.

A su vez, Grazziano destacó que el Salón Municipal tiene una capacidad para más de 2.000 personas, por lo que esperan muy ansiosos la llegada de vecinos de la región y, por supuesto, a los residentes de Reducción.

Cabe destacar que habrá sector de stands de emprendedores y artesanos, seguridad y servicio de emergencia. Estará prohibido el ingreso de conservadoras y de bebidas para poder disfrutar de una noche única llena de alegría.