· · Crédito: Puntal.com.ar
Se trata de Marianela Bonetto, quien construyó un prototipo “antidepredaciones” que fue seleccionado por el programa Emprendium para ser financiado con $ 200 mil de la Provincia para su desarrollo.
Una joven veterinaria de Laboulaye presentó un proyecto que tiene como objetivo alejar a los pumas para que no ataquen al ganado. Marianela Bonetto bautizó su dispositivo como Tecnologías Anti Depredaciones (TAD) y fue elegido para ser financiado por el gobierno de la provincia y ejecutado por profesionales de la UNRC.

La iniciativa está en marcha, ya que se está construyendo el prototipo y fue uno de los 50 proyectos Emprendium seleccionados recientemente por el Programa Jóvenes del Centenario, que otorga un aporte no reembolsable de $ 200 mil para poder desarrollarlo.

Marianela Bonetto hace un año que es médica veterinaria egresada de la UNRC y señaló: “Nuestro proyecto trata de encontrar una solución al conflicto puma-ganadero, especialmente en zonas de Córdoba, donde tenemos una gran cantidad de pumas y donde hay muchos productores bovinos y caprinos. Por lo tanto es muy fácil que los pumas ataquen a ese ganado”. 

Sobre su invento precisó: “Hemos creado un sistema de luces led intermitentes que se alimenta a través de un panel solar. Esas luces están encendidas toda la noche simulando la presencia de una persona en el corral, de este modo el puma no se acerca, ya que les teme a los humanos. Si bien hoy en día aparece como más cerca de las personas por una cuestión ambiental, este sistema disuade al animal de entrar”.

A su vez, esas luces tienen un sensor de movimiento que capta cuando el puma se acerca al corral y comienza a emitir un sonido sólo audible para los felinos, de esta forma no afecta al ganado.

El dispositivo está conformado por luces blancas, rojas y azules, además del sonido sólo audible para los pumas.

-¿Cómo desarrollaron la iniciativa?

-“Si bien yo lo encabezo, es un equipo de trabajo conformado con otras dos compañeras. Desde hace cinco años estamos trabajando en la problemática. Al principio hicimos encuestas, distintos relevamientos, profundizamos en el estudio de la problemática, vimos la necesidad de buscar una solución y a partir de ahí empezamos a desarrollar un sistema que sea funcional a utilizar en los campos.

Pruebas en el campo

Bonetto explicó que, una vez conseguida la financiación, se encontraron con costos que se habían elevado, por lo que tuvieron que rever alguna cuestión presupuestaria y  convocaron a ingenieros, también de la Universidad riocuartense, con los que ya comenzaron a trabajar en la confección de los paneles solares y otros aspectos técnicos.

“Nosotros somos veterinarios y no entendemos mucho de eso. Por ello, reconsideramos el presupuesto y estamos comenzando con estos profesionales en el armado del prototipo”, precisó sin dudar de la efectividad que pretenden alcanzar.

Sobre los plazos de armado y aplicación, la profesional estimó: “Los ingenieros nos proponen realizar primero el prototipo, probarlo en el campo y en un tiempo aproximado de tres meses completar todo el desarrollo del sistema”. 

Paralelamente están en la tarea del diseño del folleto de la futura empresa, en el que se explicita el servicio que propondrán a productores ofreciendo “soluciones al conflicto fauna-ganadero a través de nuevos desarrollos tecnológicos”.

 Si bien están llevando adelante los primeros pasos, la joven profesional insinúa que el sistema tiene mayor potencial porque se puede ampliar en cuanto a disuasión para otros depredadores de ganado, tales como los zorros, remarcando que se busca siempre proteger la vida no sólo del ganado sino también la del depredador. 

 Por último, manifestó que a partir del modelo propuesto se pueden generar otros similares para satisfacer necesidades específicas del establecimiento con el que se trabaje.

Gustavo Perusia

Redacción Puntal


TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas