Rostros y Rastros residuos | reciclado | Sustentabilidad

Algunos de los inventos sostenibles argentinos más interesantes

A medida que el problema de los residuos se ha hecho más patente, la conciencia social al respecto también se ha visto impulsada. En este sentido en los últimos años varias compañías han lanzado al mercado productos elaborados a partir de plástico y desechos reciclados. Hoy te contamos algunos de estos inventos argentinos

Las actividades humanas generan una gran cantidad de residuos que se han convertido en un verdadero problema social y ambiental. Afortunadamente, cada vez tenemos más conciencia de la necesidad de reducir nuestros desperdicios y de basar nuestro sistema productivo en la economía circular, pero, aun así, seguimos originando mucha basura.

El reciclaje consiste en una serie de procesos industriales que hacen posible que, a partir de materiales de desecho, se generen nuevas materias primas que permitan dar una nueva vida a los mismos. Cada vez es más fácil encontrar productos que tienen su origen en los contenedores de reciclaje, y la creatividad no tiene límites en este campo. Hoy te contamos sobre algunos productos originales, útiles y estilosos que además son sustentables, gracias a que fueron fabricados a partir de residuos reciclados.

6 productos argentinos sustentables

La creatividad y el ingenio están a la hora del día. Muchas empresas suman ideas ingeniosas para desarrollar productos novedosos en donde combinan una doble necesidad, la de producir objetos para su venta y que a la vez reduzcan la huella de contaminación del ambiente. En nuestro país hace varios años que se viene desarrollando productos sustentables fabricados para cubrir una necesidad y utilizando como materia prima, diferentes materiales reciclados. Estos son algunos de ellos:

1. Útiles escolares. Dos jóvenes diseñadores industriales crearon la empresa cordobesa de reciclaje Ecolif, que transforma tapitas de gaseosa, envases de shampo y lavandina que ingresan a los centros verdes, en útiles escolares que son entregados a alumnos de escuelas y jardines municipales. También crean azulejo plástico 100% reciclado y medallas, entre otras cosas, puesto ofrecen el servicio de fabricación de productos de plástico reciclado a entidades, empresas o emprendimientos. La materia prima de esta empresa, son tapitas plásticas, que aportan los vecinos de la ciudad a través de diversos programas de reciclado de la municipalidad de Córdoba.

2. Prendas de vestir. Hilanda es un equipo de personas que trabaja de manera colaborativa junto a la municipalidad de Córdoba, centros verdes y empresas aliadas, con el objetivo de transformar viejos jeans en nuevas prendas, reutilizando restos textiles. El objetivo, además de la producción, es la de brindar herramientas para la producción textil dentro de la economía circular, fabricando artículos a partir de la recuperación de descartes, incorporando la técnica de aglomerado textil y otras técnicas innovadoras. Cada Jean en desuso que recuperan, permite que las personas que asisten a diferentes ONGs tengan la oportunidad de recibir capacitación en producción textil sustentable, y fabricar así sus propios delantales de trabajo. Además de la fabricación este equipo cordobés, capacita a organizaciones sociales para que produzcan y se inserten al mercado laboral.

3. Cepillo de diente. Meraki es una marca fundada en el año 2016 en Buenos Aires, con el objetivo de reemplazar la utilización del plástico de un solo uso o de corta vida útil a través del desarrollo y comercialización de productos con materiales alternativos sustentables. El foco fue puesto en los cepillos de dientes de bambú, en donde tan solo reemplazando el mango del cepillo, por uno de bambú, convirtieron su producto en 97% biodegradable, puesto que su packaging es de cartón y el mango de bambú. Tanto el packaging como el mango pueden ser compostados. El 3% restante no es reciclable porque utilizan las mismas cerdas de nylon que los cepillos de dientes convencionales para garantizar la misma vida útil y experiencia de lavado. Además, un porcentaje de su facturación se destina a programas ambientales, proyectos y organizaciones que buscan salvar el planeta.

4. Zapatillas con onda. Bajo la premisa “las modas pasan y las personas quedan”, Xinca, manifiesta que es importante entender quién y cómo se hace la ropa que llevamos puesta a diaria. Un grupo de amigos oriundos de la provincia de Mendoza, se aventuraron en la transformación de residuos, en calzados sustentables. Las zapatillas son fabricadas a partir de los restos de neumáticos y desechos de la industria textil. Para su confección, emplean a más de 80 internos del Penal San Felipe, con el objetivo de dar oportunidades genuinas a personas excluidas del sistema. También trabajan con 3 organizaciones rurales y principalmente con mujeres, que son capacitadas para llevar adelante la labor y lograr una independencia económica.

5. Sorbetes Ecológicos. La contaminación que generan los sorbetes plásticos de un solo uso es terrible. Su creador, después de investigar mucho, logró crear Trigo Sorbetes Ecológicos, la primera empresa del país que comercializa sorbetes 100% sustentables. Estos sorbetes se realizan con el tallo de la planta de trigo, una parte que generalmente se descarta cuando se cosecha el grano. Además de descartables, los sorbetes son resistentes puesto que no se humedecen ni se deshacen como los de papel, son biodegradables, gluten free y certificados por la ANMAT.

6. Anteojos. Bond Eyewear, es una marca argentina, que transforma botellas de plásticos en anteojos. Tanto anteojos de lectura, como de sol, la fabricación de estos lentes es a partir de botellas plásticas recicladas, que fueron recolectadas del Río de la Plata. Tras ver cómo la basura contaminaba el río de su barrio, su creador decidió iniciar un emprendimiento en donde, a partir de reciclar botellas y con impresoras 3D, logró crear anteojos. Con una botella se realiza un anteojo y el proceso de impresión tarda tan sólo 40 minutos. La empresa cuenta hoy con 5 modelos distintos, dos tipos de colores y 3 tipos de cristales. Como dato curioso, todos aquellos que compren anteojos de la marca y no los usen más o quieran renovarlos, desde la compañía incentivan a los usuarios a que los devuelvan para volver a reciclarlos, ofreciéndoles a cambio un descuento en su próxima compra, premiando así a aquellos que reciclen.

Estas empresas demuestran que se puede crear un negocio rentable y al mismo tiempo marcar una diferencia en el mundo. Con sus innovadoras ideas y formas de producción, les otorgan valor económico, social y ambiental a los residuos y desechos, mediante el reciclado de los mismos, para evitar que terminen en basurales a cielo abierto o enterrados. Además, de contribuir a la creación de empleo, ayudan a reducir el impacto ambiental.

Por Julieta Varroni