Tranquera Abierta | Retenciones | coninagro | productores

Fuerte rechazo de los productores a más intervención en los mercados

En Sinsacate, una asamblea planteó la necesidad de un paro general para la semana que viene y marcha al Congreso

Luego de conocerse el domingo pasado el cierre de exportaciones de harina y aceite de soja y de correr el rumor de que esa medida se complementaría con un incremento en las retenciones de ambos productos que pasarían del 31% al 33% y así se igualarían con la alícuota del poroto, los productores agropecuarios comenzaron a movilizarse y a articular para expresar su rechazo a las medidas.

Uno de los puntos de manifestación más contundente de ese malestar surgió desde la Sociedad Rural de Jesús María que se declaró en “estado de alerta y movilización, por la continuidad del cierre de exportaciones, la ilegalidad de las retenciones, la presión impositiva y el avasallamiento a la propiedad privada”.

Como se recordará, esa entidad fue, junto a la Sociedad Rural Argentina, la primera en presentarse en los tribunales federales de Córdoba para reclamar por la ilegalidad del cobro de las retenciones a partir del 1 de enero de este año por entender que junto con el presupuesto de 2022, el Gobierno había perdido la potestad de seguir cobrando ese tributo. Esa acción judicial aún espera una respuesta, aunque los dirigentes confían en que será positiva y se deberá dejar de percibir el tributo.

“En Expoagro se encargaron todos los dirigentes políticos y funcionarios de prometer mentiras al agro, diciendo que las retenciones no iban a cambiar, hablando de la productividad y de lo bueno que somos. Pero a los dos días de cerrar la muestra, cerraron exportaciones al aceite y la harina de soja, para colmo un domingo”, se quejó el presidente de la Sociedad Rural de Jesús María, Pablo Martínez.

El dirigente fue quien encabezó la convocatoria a la asamblea que ayer se realizó en Sinsacate, un lugar ya emblemático de encuentro de productores que se quieren manifestar contra políticas oficiales.

“Uno se da cuenta que no se puede creer más nada y hay que estar preparados para lo que venga. La verdad es que estamos muy molestos con todo esto. Lo del cierre de exportaciones no nos debería influir como productores, pero lo cierto es que sí lo hace porque al no poder exportarse harina y aceite, la soja bajó casi 30 dólares en el país”, explicó el dirigente de Jesús María.

Y agregó: “Por eso comenzamos con este tipo de encuentros, ya hubo algunos en Santa Fe y vamos a seguir. Hay que dejarse de joder y mirar todos para adelante con libertad económica, libertad productiva e institucional. Y que nos dejen producir en todos los sectores, no sólo en lo agropecuario”, reclamó Martínez.

Por último, con respecto a las medidas de fuerza, el dirigente destacó que “lo que nosotros creemos es que ya es necesario un paro general ante todo esto. Pero eso es posible con mucho consenso y hay que ver que se va construyendo”.

“Es inexplicable el enfrentamiento con el campo”

“En este momento de incertidumbre global y conflictos, en el que el mundo está demandando más alimentos, la convocatoria del Gobierno hacia el sector tendría que ser ver cómo hacemos para producir más”, expresó ayer el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, molesto con los cierres de exportación y la carga tributaria que enfrenta el sector.

“De un día para el otro se derrumba la previsibilidad de los productores. Ya que hay tantos planes, yo pregunto ¿cuándo habrá un plan de aliento y de estímulo para los que se levantan todos los días a trabajar?”, planteó el dirigente mendocino y productor vitivinícola.

El titular de la entidad cooperativista pasó por Mar del Plata y desde allí aprovechó a cuestionar las últimas decisiones tomadas por la gestión del presidente Alberto Fernández.

“Nunca consulta” y “menosprecia” al sector agropecuario antes de tomar medidas de “enorme repercusión” como el cierre de la exportación de aceite y harina de soja. Y aseguró que “no hay un canal de diálogo fluido” con el campo, con quien además existe “un inexplicable enfrentamiento”.

Durante una rueda de prensa en el Hotel Hermitage, Iannizzotto advirtió que frente al inminente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y en medio del “gran problema social y el hambre” en Argentina, el Gobierno “debería hacer una gran convocatoria al sector productivo para ver cómo hacemos para producir más”.

El titular de Coninagro planteó que el Gobierno “nos sorprende con normas cotidianamente” que “no son previamente consultadas”.

Los productores, afirmó, “se enteran por los medios un domingo a la noche de medidas de gran repercusión”, lo que “se está volviendo una costumbre”, aunque “debería haber otro tipo de consenso y explicación, sin menospreciar de esta manera al productor, que en muchas partes del país está abandonado”.

Respecto al presente del sector al que representa, el presidente de Coninagro confirmó que, aclaración del ministro Julián Domínguez mediante, “no habrá un aumento de retenciones” y que el acuerdo con el FMI “implica un gran avance para el país al no entrar en default”, aunque lo que ocurra de ahora en más “va a depender de todos nosotros; se acabaron las excusas”, finalizó el titular de Coninagro.