Nacionales | Retenciones | soja | Exportaciones

Tras aumentar las retenciones, reabrieron las exportaciones de derivados de la soja

El Gobierno elevó al 33% el derecho de exportación para la harina y el aceite de soja. Hace una semana, habían suspendido la comercialización al exterior de ambos productos.

El Gobierno reabrió oficialmente hoy el registro de exportaciones de harina y aceite de soja, que se había suspendido hace una semana.

La decisión se tomó luego de que el Gobierno anunciara el aumento del 31% al 33% de las retenciones a ambos derivados de la soja, y la creación de un fondo estabilizador del trigo.

La Subsecretaría de Mercados Agropecuarios señaló que "habiendo recibido las correspondientes instrucciones del señor Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, podemos en conocimiento del sector exportador que a partir de las 00:00 del 21 de marzo de 2022 se procede a la apertura del Registro de las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior, correspondientes a harina y aceite de soja".

Ese Registro había sido cerrado el domingo 13 de este mes, pero el sábado último se oficializó, pode decreto, una suba de dos puntos en las retenciones de la industria aceitera y de un punto porcentual para el biodiesel.

Para el Gobierno, el objetivo del incremento en los derechos de exportación es contar con fondos adicionales para sostener un fideicomiso que permita subsidiar el precio del trigo.

Durante el sábado último, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, garantizó que la suba de retenciones "no afectará a los productores" y explicó que "once empresas exportadoras" de harina y aceite de soja estarán alcanzadas por la medida.

Además, destacó que "hemos decidido -con el propósito de captar los precios internacionales de esta coyuntura histórica- abrir los registros de exportación de la cosecha 22/23 por un total de 8 millones de toneladas de trigo, que se suman a las 2 millones de toneladas ya autorizada".

La Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja.

En 2021, las empresas de la industria aceitera realizaron embarques por más de 30 millones de toneladas, y generaron divisas por unos U$S 20.000 millones.