Río Cuarto | Ricardo Salomé | importaciones | patentamiento

Reclaman que el Gobierno avale la importación de más autos

Ricardo Salomé, presidente de Acara, señaló que el sector arrastra problemas de origen externo pero también una limitación en el ingreso de autos, lo que impide cubrir la demanda del mercado

La escasez de dólares está impactando de lleno en el sector automotor, que además arrastra complicaciones de producción originadas a nivel mundial. Por eso, la Asociacion de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) le está reclamando al Gobierno que libere la autorización de importaciones;así se supliría el faltante de autos que existe actualmente en el país.

Ricardo Salomé, presidente de Acara, detalló que el sector está enfrentando dos problemas complejos, uno externo y el otro interno.

Mensaje Directo: Ricardo Salomé - La realidad del sector automotor

“Tenemos dos restricciones a la oferta muy improtantes. Una, que es externa, pasa por el faltante de chips que hay para la industria. Durante la pandemia las industrias cancelaron pedidos de chips, que fue aprovechado por la industria del videojuego, de los celulares, de las tarjetas de crédito, de las computadoras, y esos sectores están siendo aprovisionados con bastante eficacia en detrimento de nuestro sector a nivel global.Esto se ha resentido con cierres de fábricas en el sudeste asiático, en Europa, en Estados Unidos, en Brasil, donde cerró la fábrica Toyota durante 8 semanas por falta de componentes. Acá enArgentina tenemos autos de producción nacional parados por falta de estos componentes también en forma muy significativa en algunos vehículos. Cada auto construido en forma global lleva 1.400 chips, realmente es mucho. Hoy el auto es algo que la gente lo compra más por lo electrónico que por las prestaciones que daba antes”, indicó Salomé.

El Gobierno se había comprometido a autorizar 185 mil importaciones.

Con respecto a las complicaciones internas, el titular de Acara manifestó que están relacionadas con las restricciones por el dólar.

“Hay una limitación en la oferta muy importante de los dólares. Entonces, el Gobierno está pidiendo que se exporte más. Las terminales van a terminar produciendo, de los 450.000 autos que estaban en el último plan, 420 o 425 mil vehículos y el Gobierno se había comprometido a liberar unas 185 mil simis (sistema integral de monitoreo de importaciones). Los autos se liberan con autorización. Y al día 30 de septiembre tenemos liberadas unas 122 mil simis. Se liberaron durante todos los meses alrededor de 15 mil, 14 mil, salvo en agosto que se liberaron 10.000 y en septiembre 9.600. Para este mes esperamos también una baja; creemos que vamos a estar en 8.000 u 8.500 simis, que son muy pocas”, declaró Salomé.

Y agregó: “Tenemos algún tema con los autos importados.Hoy en el mercado de patentamiento, el 50 por ciento son autos nacionales y el otro 50 por ciento son autos importados. Si vamos a ver el último trimestre seguramente en los patentamietnos van a bajar los importados y van a subir los nacionales. Eso no es una buena noticia porque lo que se fabrica en el país son fundamentalmente las chatas, el Cruze en Santa Fe, en Córdoba el Cronos, la Taos de Volkswagen y el 208 de Peugeot. Eso no alcanza para cubrir todos los segmentos que tenemos y eso está muy difícil de poder abastecer. Nosotros estamos pidiendo que el Gobierno suelte un poquito la billetera para nuestro sector. En el comercio con Brasil estamos en un punto neutro. Sería importante que nos dejen liberar más simis, por lo menos las que estaban prometidas, las 185 mil en el año. Pero es como el juego del huevo y la gallina:el Gobierno dice ‘no me produjeron lo que dijeron que iban a producir y exportar, por lo tanto no puedo liberar las simis que están solicitando como sector”.