Tranquera Abierta | Río Cuarto | Alfonso Bustillo | Asociación Argentina de Angus

Bustillo: "Angus no es un tema de moda, es un tema de resultados"

El presidente de Angus Argentina, Alfonso Bustillo, llegó a Río Cuarto para observar la competencia y en ese marco dialogó con Tranquera Abierta sobre el momento de la raza, la evolución genética y el mercado de carne

La muestra ruralista de Río Cuarto consagrará hoy a los mejores ejemplares de las razas bovinas más destacadas del país, para lo cual hay una gran competencia por cantidad de animales la calidad que presentaron los criadores. Dentro de ese universo, el principal foco de atención está puesto en Angus, que es la raza predominante y que tiene dos de cada tres vacunos en la muestra.

El presidente de Angus Argentina, Alfonso Bustillo, llegó a Río Cuarto para observar la competencia y en ese marco dialogó con Tranquera Abierta sobre el momento de la raza, la evolución genética y el mercado de carne.

“Para nosotros la Región Centro es una zona importantísima, que abarca Córdoba, Santa Fe, Mendoza y San Luis. Y puntualmente en Río Cuarto está nuestro vicepresidente segundo, Fabián Otero, que inició la famosa prueba del Río Quinto y siempre hacen punta. Son ganaderos que dan gusto”, comenzó destacando Bustillo sobre el peso de la región para la raza.

Y agregó: “Angus está en franco crecimiento y se ve gran predominancia. La gente se está volcando al Angus porque es la mejor opción dentro de las razas ganaderas de carne para nuestras zonas templadas y yendo a zonas más calientes, del norte. No es un tema de moda, es un tema de resultados.

¿Qué motivan esos resultados?

Es una raza maternal, cría muy bien a su ternero, es paridora, no tiene problema de parto. Tiene una excelente genética ahora medible por el programa ERA (Evaluación de Reproductores Angus) que es fuertísimo. Pero además sumemos que tiene muy buena calidad de carne, tiene sanidad, rusticidad y se adapta muy bien al medio.

¿Qué peso tienen la genética argentina de Angus en el mundo?

Creo que tenemos uno de los rodeos Angus más importantes del mundo, y a pasto sin dudas, y sin ser vanidosos. De hecho el mundo mira nuestra genética y la viene a buscar. Estamos muy bien posicionados. La Asociación está trabajando muy fuerte para conectarnos con el mundo para abrir mercados que quieren nuestra genética y que no puede llegar directamente como México y Estados Unidos, para lo cual hay que triangular con Canadá.

¿Cómo se da esa venta de genética argentina hoy?

Tenemos muy buenos mercados en todo lo que es Sudamérica, mucha demanda en Canadá porque, como comentaba, a partir de allí llegamos a México que es un mercado que quiere nuestra genética.También Europa llevó genética nuestra, puntualmente España quiere llevar y Francia acaba de abrir una asociación de Angus y esperamos llegar allí.

El conocimiento de la genética y los avances son determinantes hoy para el perfeccionamiento de la raza...

La genética evolucionó mucho en el mundo, como toda la genética tanto animal como vegetal. Lo que uno quiere con la incorporación de la genética en el negocio es ver qué le va a transmitir a la próxima generación, ya sea una planta, un toro o una vaca. En esto, es importante conocer variables de crecimiento, de calidad y cantidad de carne, que tenga facilidad de parto, que crezca correctamente, no sacrificar kilos al destete por tener facilidad de parto, y todo eso es medible. Nuestro programa ERA es maravilloso, tiene más de 600 mil animales evaluados, que es un número importante, y ahora hay un programa genómico en marcha muy fuerte. Estamos con pruebas de producción para medir eficiencia de conversión que lo hacemos en Jesús María, que es un orgullo lo que tiene ahí Biofarma; es un orgullo nacional que todos los ganaderos cordobeses deberían conocer. Y ahí estamos haciendo nuestras pruebas para conseguir una población de referencia y poder dar un DEP de eficiencia de conversión, de consumo residual, de consumo de materia seca y lo que vamos a detectar son los animales que consumiendo menos producen lo mismo. Será muy importante para el negocio por menor costo de alimentación y muy importante para el ambiente por más eficiencia de los animales y menor emisión de gases.

Un tema central hoy...

Para nosotros es un tema central. Estamos con tres pruebas, el año pasado hicimos cuatro. Ya tenemos 350 toritos evaluados y queremos llegar a 1.000, que posiblemente lo alcancemos el año próximo. Y ya tener este DEP será excluyente.

El mercado de la carne

¿Cómo está el mercado de la carne?

En el mercado interno hay inflación y hay sueldos que no alcanzan y por lo tanto se restringe el consumo; pero entre todas las carnes estamos en 110 kilos por habitante al año. Estamos bien cubiertos. Pero estamos limitados para la exportación con 7 cortes vedados en el comercio exterior y algunas cuotificaciones. Además, con cosas que no están ayudando porque tenemos retenciones además. Todo eso impide que podamos vender más. Llegamos a 850 mil toneladas y este año vamos a estar algo arriba de las 700 mil. Eso es consecuencia de las políticas equivocadas, con marchas y contramarchas; interviniendo mercados que tiene que trabajar libremente porque es un negocio muy largo. Sino miremos Brasil, un competidor importante, que en 20 años duplicó su producción de carne y acá seguimos igual.

Y hubo gobiernos de distinto signo político en Brasil...

Lo mismo que en Uruguay, que está ganando los mercados que dejamos nosotros.

¿Qué pasa con el dólar soja y la cadena de la carne?

El tema es que se acabó la plata. Y lo que pasa es que el productor no vende porque no sabe en qué resguardar el dinero y entonces va vendiendo en la medida que lo necesita. Ahora con esta medida seguramente venderán porque con eso van a comprar insumos que están al dólar oficial y por lo tanto le beneficia la ecuación. Y evidentemente para la ganadería las retenciones son una especie de subsidio porque lo que paga un ganadero acá por maíz o soja es menor que en Uruguay o Brasil. Entonces, cuando se toca una variable así en ese contexto explota. Es parte de manipular un mercado que debería funcionar libremente.