Río Cuarto | Río Cuarto | Bolivia | tenencia

Disputan la tenencia de sus hijos entre Río Cuarto y Bolivia: actúa la Justicia

La pareja se radicó años atrás en la ciudad, donde hoy los niños van a la escuela y tienen a sus amigos. Luego se separaron y la mujer regresó a Cochabamba, a donde pretendería llevárselos de forma unilateral. El padre llevó el caso a Tribunales

La madre y el padre de dos niños se disputan la tenencia entre Río Cuarto y Cochabamba, Bolivia, y el caso ya está en los Tribunales locales. Esto, a partir de una presentación paterna para impedir que los chicos puedan abandonar Argentina, ante la amenaza de la mamá de llevárselos sin su consentimiento. Luego de separarse, en la actualidad, la mujer reside el país mediterráneo y pretende mudar allí a los dos menores. Por su parte, en su planteo judicial, el hombre asegura que ellos tienen su centro de vida en esta ciudad, donde asisten a la escuela y formaron su grupo de pertenencia.

El caso es impulsado por el abogado Zacarías Ramírez Rigo, quien destaca su particularidad, dado que aúna el derecho internacional privado y el derecho de familia.

El letrado indicó que, si bien la migración se consolidó y parece ya algo natural, que Río Cuarto implica un flujo significativo de personas extranjeras, no es tan habitual que se presente una disputa por la tenencia de los hijos que involucre a dos países.

“Quiere llevarse a los chicos”

“En este contexto, llega un caso que no es tan atípico en los tiempos de hoy, en el que este proyecto familiar se rompe. Se da en un matrimonio boliviano que tiene dos hijos, que son bolivianos, y han definido a Río Cuarto como su destino para realizar su proyecto de familia”, comentó Ramírez Rigo al respecto.

Y, en el mismo sentido, amplió: “Esta familia, como muchas otras, quiebra, se rompe y la madre hoy pretende llevarse los hijos a Bolivia, siendo que el padre vive en Río Cuarto. Él le ha pedido la Justicia que se queden los chicos aquí”.

¿Hay amenazas de la madre de llevarse a los hijos?

La madre ha manifestado por mensajes de llevarse a los chicos a Bolivia en pocos días más. Ella es oriunda de Cochabamba y ha terminado unos estudios allá a distancia, que los venía realizando, y quiere generar un nuevo proyecto de vida con una pareja en Bolivia y llevarse a los chicos. El padre, como consecuencia de esto, se ha venido asesorando y hemos hecho acciones concretas para evitar esta salida de los chicos.

¿La intervención de la Justicia implica que se ordena una alerta fronteriza?

Concretamente, se dan tres ejes en este tipo de situaciones conflictivas. El primero es comunicarlo a Migraciones. Allí, el padre ha manifestado, de manera concreta y expresa, que informara a Migraciones del inconveniente que tiene y que los chicos pueden ser sacados del país. Haciendo un análisis del caso, tenemos que admitir que hay una parte de la frontera con Bolivia donde es posible pasar sin ser registrados en Migraciones. Como es un paso fronterizo complicado, podrían sacar a los chicos de Argentina.

Planteo judicial

¿Qué puede hacer entonces la Justicia?

Dentro de las acciones que hemos tomado, hay un pedido de mediación para llegar a un acuerdo con la madre en el Centro Judicial de Mediación. Y una cautelar, para que una jueza de familia intervenga y dé jurisdicción, porque estos chicos viven en Río Cuarto y tienen su centro de vida en en Argentina.

¿En estos casos, para que los chicos pudieran salir del país, los dos padres deberían estar de acuerdo?

Ambos padres deberían estar de acuerdo, ambos padres deberían dar la autorización. Y, lógicamente, los preceptos que tienen muy marcados en la Justicia cordobesa, y en especial las dos juezas que tenemos en Familia, son que el centro de vida de los niños es donde han venido desarrollando mayor parte de su vida. Estos chicos, sin lugar a dudas, van a una escuela en Río Cuarto, tienen sus amigos en Río Cuarto, tienen arraigo en nuestra ciudad, en nuestra provincia y en Argentina.

Derecho de ambas partes

¿No hay derecho prioritario de la madre?

En realidad, toda madre tiene la posibilidad de tener contacto con sus hijos y decidir qué es lo mejor para ellos. Pero ella ha tomado una decisión personal y profesional de irse a vivir a otro lugar, que no es donde viven los hijos. Obviamente ella es libre, tiene discernimiento, intervención y voluntad. Por eso, ella puede tomar la decisión de irse a Bolivia, que es su país natal, o tomar la decisión de irse a donde quiera. Pero que digamos eso no significa arrastrar en su decisión personal a los hijos que viven lógicamente en nuestra ciudad.