Río Cuarto | Río Cuarto | hotel | edificio

El City Hotel fue vendido y ya no volverá a abrir sus puertas

Se trata del hotel más antiguo de la ciudad que aún sigue en pie. Si bien todavía no se confirmó qué proyecto se desarrollará en el lugar, se sabe que no funcionará como lo hizo durante más de 80 años. El vínculo con Pierini

El hotel más antiguo de la ciudad que todavía está en pie fue vendido y ya no volverá a abrir sus puertas. Se trata del City Hotel, ubicado en la esquina de Belgrano y Lamadrid, que recibió huéspedes a lo largo de más de ocho décadas, hasta que entró en pausa (que se volvió definitiva) por el confinamiento dispuesto en 2020 a raíz de la pandemia de coronavirus.

El nuevo destino del lugar no está claro. Si bien se especula con que será demolido por los nuevos propietarios para la construcción de una torre de departamentos, la versión no ha sido confirmada. Lo que sí es un hecho es que no volverá a operar dentro del rubro hotelero de Río Cuarto.

obracity111.jpg
Pierini dejó su sello en el hotel a través de cuatro murales hechos sobre yeso. Foto: Estela Zogbe

Pierini dejó su sello en el hotel a través de cuatro murales hechos sobre yeso. Foto: Estela Zogbe

Oscar Spada (exrector de la UNRC), una de las personas que hasta hace poco tiempo eran dueñas del viejo hotel, dijo a Puntal que la irrupción de la pandemia adelantó la toma de una decisión que ya venía barajando junto a sus hermanos.

obracity4.jpg
El objetivo de los exdueños del hotel es preservar la obra. Foto: Estela Zogbe

El objetivo de los exdueños del hotel es preservar la obra. Foto: Estela Zogbe

“Éramos tres hermanos los propietarios del hotel. Yo soy el más joven. La venta era un tema que veníamos discutiendo y planificando. Vino la pandemia y decidimos hacer un cierre prolijo. Se cumplió un ciclo. Ninguno de los tres podíamos dedicarle tiempo y pensamos que la decisión se tomó en el momento justo. Hoy ha cambiado el sistema de los hoteles. La comercialización en Río Cuarto no es la que fue en su momento. Los modos de ventas son distintos”, explicó Spada.

-¿Cómo se vinculó la familia Spada a la hotelería?

-Mi padre (Domingo Spada) fue el que arrancó con el hotel. Después estuvo mi madre (Francisca) y luego mis hermanos y yo. De hecho, yo nací en el hotel. Aunque no recuerdo la fecha exacta de su apertura, empezó a funcionar hace más de 80 años.

-¿Es el más antiguo de la ciudad?

-De los que están en pie, sí. Antes hubo otros, pero desaparecieron.

-¿El actual edificio (de dos plantas y 33 habitaciones) de Belgrano y Lamadrid siempre funcionó como hotel?

-Antiguamente era una licorería. Después, se modificó y pasó a ser un hotel. Mi padre lo compró y lo hizo casi nuevo. Él había comenzado su actividad en el Hotel Victoria (en el edificio que hoy ocupa el Banco de La Pampa, en Alvear y San Martín). Después alquiló el Hotel Astori, que estaba ubicado sobre calle Alvear, en lo que hoy es el edificio del Pami. Finalmente, compró el edificio del City Hotel, que antes era diferente y tenía otro nombre. Fue mi padre el que lo relanzó. Antes de eso, eran habitaciones con baños en común.

“La venta era un tema que veníamos discutiendo y planificando. Vino la pandemia y decidimos hacer un cierre prolijo. Se cumplió un ciclo”, aseguró Oscar Spada.

-Es un edificio característico de Río Cuarto y muchos lamentan una posible demolición, ¿está previsto que sea protegido mediante ordenanza?

-No, no hay ninguna ordenanza al respecto. Desconozco qué se va a hacer en el lugar. Lo que sí sé es que el hotel no sigue más.

-¿Qué clases de huéspedes pasaban por el lugar?

-El hotel fue evolucionando a la par de la evolución de la ciudad y la región. En una época, se trabajaba mucho con los viajantes que llegaban a Río Cuarto y en julio y diciembre con los turistas de paso. Eran tiempos en los que, por los vehículos, era necesario hacer una parada antes de seguir. Después, con el advenimiento de la Universidad, empezaron a llegar docentes y asistentes a los congresos que se organizaban. En general, el hotel siempre estuvo bien conceptuado entre los viajantes.

obra5cyti.jpg
Pierini visitaba el City Hotel casi todos los días.Era muy amigo de Domingo Spada.

Pierini visitaba el City Hotel casi todos los días.Era muy amigo de Domingo Spada.

-Imagino que la decisión de cerrar les trajo cierta nostalgia por el tiempo que pasó…

-Sí, uno hace un repaso de todo el proceso y sí, hay nostalgia, pero son hechos que se dan en la vida. Las cosas van evolucionando. No es que nos hayamos quedado, es que el negocio de la hotelería es totalmente distinto acá y en el mundo. Se cumplió un ciclo. Hoy es difícil sostener este tipo de negocios familiares.

-¿Cuántos trabajadores hubo en la mejor época del hotel?

-En la mejor época, no menos de 10. Ante el cierre, se hicieron los arreglos correspondientes. En un momento, el hotel tenía comedor, pero eso fue hace muchos años. Mi padre y mi madre, quienes vinieron desde Italia, pusieron todo el esfuerzo y, gracias a eso, mis hermanos y yo tuvimos la posibilidad de estudiar.

El legado de Pierini

En el interior del edificio del viejo hotel hay un tesoro muy particular. Se trata de cuatro murales tallados en yeso por el inigualable Líbero Pierini. El artista italiano que se radicó en Río Cuarto era muy amigo de la familia Spada y con frecuencia concurría al City.

“Pierini tenía una gran amistad con mi padre. Se hicieron muy amigos cuando Pierini llegó a Río Cuarto, un tiempo después de que arribara mi padre. Yo llegué a conocerlo cuando era chico. Pierini era una persona que casi todos los días iba al hotel a tomar café. Por eso, le regaló cuatro murales de yeso y un busto de un hermano de mi papá (Pedro), que salió publicado junto a Pierini en un diario de Italia. Los murales de yeso están empotrados en las paredes del hotel, por lo que estamos viendo cómo los podemos sacar de ahí para recuperarlos y darles un nuevo destino. Tienen un valor histórico y cultural importantísimo. Pierini es un artista que ha marcado a Río Cuarto”, concluyó Spada.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal