Deportes | Río Cuarto | riocuartenses | representantes

Los atletas riocuartenses volvieron a las canchas y lo hicieron de la mejor manera

Campeonatos mundiales, títulos sudamericanos, convocatorias a selecciones y consagraciones a nivel provincial, todo eso consiguieron los representantes de la ciudad en este 2021, que significó el regreso a la actividad plena

Río Cuarto volvió a respirar deporte en el año que termina. Después del silencio que circuló por los distintos escenarios durante el 2020, el 2021 trajo nuevamente esos sonidos tan particulares que tienen las canchas y las pistas.

Fue un año complejo para la mayoría de las actividades. Si bien el parate total duró poco, hubo que reacomodar varios calendarios. Como todos los años, la ciudad contó con una buena representación en la mayoría de las disciplinas.

La entrega de los Premios Deportes Río Cuarto suele ser un buen marco de referencia para hablar de lo que fue el año de los atletas riocuartenses. El fútbol se llevó el galardón principal, de la mano de Rodolfo Rotondi. El surgido en Atenas fue un protagonista permanente de la gran campaña que hizo Defensa y Justicia, siendo subcampeón de la Liga Profesional y campeón de la Recopa. Otro de los destacados del año fue su compañero de equipo, Marcos Ledesma. El arquero fue suplente la mayoría de los encuentros, pero formó parte del plantel del Halcón de Varela que se consagró en la Sudamericana. Hablando de guardametas, Guido Herrera también tuvo un año consistente en el Talleres que terminó tercero en la Liga y fue subcampeón en la Copa Argentina. En lo individual, también vale destacar el debut de Siró Rosané en San Lorenzo.

Tampoco hay que perder de vista que Pablo Aimar volvió a poner el nombre de la ciudad en uno de los logros más importantes que tuvo el deporte argentino en este 2021. El hijo del Payo formó parte del cuerpo técnico de Lionel Scaloni en la consagración de la selección albiceleste en la Copa América en Brasil. Para la posteridad quedará su foto con Lionel Messi en el vestuario, después de la vuelta olímpica.

En lo colectivo, Estudiantes vivió un año de transición. Hizo vibrar a toda la ciudad con sus dos finales para ascender a Primera en enero, pero después cayó en un momento complicado, del que recién pudo salir en los últimos encuentros de la temporada.

Pero no todo se trató de fútbol. Entre las actuaciones individuales, hay que destacar lo realizado por los pedalistas riocuartenses. El BMX es una tradición en la ciudad y todos los años se dan buenas actuaciones. Es el fruto del trabajo de formadores bien preparados y de una comisión de padres que se toma muy en serio su tarea. Los nombres más destacados de este año fueron los de Francesca Cingolani, que brilla a nivel mundial, Ignacio Cattana y Federico Capello. Los tres tienen un gran presente y se permiten soñar con un futuro ideal.

El deporte adaptado tiene un lugar preponderante en Río Cuarto. Son varias las instituciones que trabajan a la par de los atletas. Una de ellas, la fundación Santiago Yuni, se da el lujo de contar con nombres de la talla de Verónica Blanco y Maximiliano Medina. La primera fue una de las representantes argentinas en los Juegos Paralímpicos de Tokio. El segundo es uno de los mejores en su categoría y además, se destaca como entrenador. De hecho, fue galardonado a nivel provincial con el premio Cóndor por su tarea.

La escuela de Atletismo de Deportes Río Cuarto continúa cosechando talento presente y sembrando a futuro. Ignacio Carballo (riocuartense por adopción) se quedó muy cerca de ir a los Juegos Olímpicos. Se lo impidió la pandemia. El lanzador de bala no sólo sumó grandes resultados adentro de la cancha, sino que fue uno de los organizadores de la una acción solidaria que le permitió a sus compañeros poder viajar al Sudamericano, en aquella cruzada encabezada por el influencer Santiago Maratea. A lo realizado por el nacido en Villa General Belgrano, se suman las buenas actuaciones de las velocistas Selene Luciani y Luisina Zabala.

La americana volvió a picar en Río Cuarto y con ella vinieron varias sonrisas. La primera fue el campeonato alcanzado por el equipo dirigido por Emanuel Garello en el Provincial 3X3 de selecciones. La modalidad fue la elegida para retornar a la actividad y la Asociaicón local pisó fuerte.

En el 5 contra 5, Banda Norte y Alberdi fueron las insignias locales a nivel provincial. El Verde disputó la final del masculino de mayores y el Mercedario la del femenino. Si bien no pudieron coronarse, regalaron jornadas de emoción plena.

En el ámbito local, Banda Norte fue el gran ganador. El Verde se quedó con los Asociativos de Mayores tanto en la rama femenina como en la masculina. A nivel individual, Santiago Arese continúa pisando firme en la Liga Nacional en Ciclista Olímpico y Candela Ruffino se destacó en Catamarca Básquet.

Después de estar parado durante todo el 2020, el hockey riocuartense pudo regresar a la cancha. Universidad se ganó un lugar entre los protagonistas importantes de la Federación Cordobesa. El Verde fue subcampeón del torneo Preparación y se quedó a un paso de las semifinales del Damas A. En ese mismo certamen, Urú Curé vio a su nuevo proyecto, comandado por Soledad García, dar sus primero pasos. De yapa, la Lechuza se dio el gusto de ganar el Regional de Clubes E en Paraná. En el plano regional, Agustín Gallo, de Bulnes, fue el dominador de los certámenes realizados por la Asociación del Sur de Córdoba.

En cuanto a actuaciones individuales se refiere, Río Cuarto se dio el gusto de terminar el año con dos representantes en la nómina de las Leoncitas. Si bien la pandemia privó a Ana Dodorico y Victoria Miranda de jugar el mundial junior este año, sus chances siguen intactas, si es que el certamen se disputa en abril.

Diego Galetto, Lautaro Casado y Alfonzo Zóttola son los embajadores del rugby riocuartense en Europa. Los tres forwards formados en Urú Curé siguen cumpliendo una campaña brillante en Italia. En el ámbito provincial, la Lechuza encaró un año de recambio y eso se notó en el séptimo lugar obtenido en el Súper 10 de la Unión Cordobesa. El 2021 fue también el año de la fusión entre Aero y Jockey para afrontar el certamen de ascenso.

En la rama femenina, Río Cuarto crece a pasos firmes. Con Aero, Jockey y Mirage formando parte de la Unión Cordobesa, la masa de jugadoras en la ciudad cada vez es más grande. Este año, Yamila Bequi fue de las más destacadas, pero Brisa Pelizari, Noelia Ramos, Romina Zalazar, Belén Ochoa, Lucía Lucena, Milagros Fiore y Romina Herrera estuvieron en distintas citaciones de Las Dogas y Florencia Tissera es mánager de los equipos juveniles de la Unión Cordobesa.

Con el Río Cuarto Golf Club como nave insignia, la ciudad siempre tiene buenos representantes en esta disciplina. Este año, dio tres nombres importantes para seguir a futuro. Magdalena Dómine fue campeona sudamericana juvenil en Quito, Mateo Pulcini ganó su primer certamen universitario en Estados Unidos y allí también se destaca Bernardita Villalba.

En 2021, Río Cuarto también tuvo su campeona del mundo. Martina Rinaudo, de 17 años, se coronó en México en el certamen juvenil. Formó pareja junto a la neuquina Daiara Valenzuela y se consagraron en la modalidad Open.

En el automovilismo, Facundo Marques se consagró subcampeón del TC2000, dando muestras de que su carrera a nivel nacional sigue siendo pujante. Además, Maximiliano Grandis y su copiloto Gonzalo Blanco pisaron fuerte en el Campeonato Provincial de Rally y Gastón González fue protagonista del Rally Cross.

La boxeadora Carla Merino ganó la corona sudamericana de la categoría Supermosca. Franco Agamenone fue el jugador que más encuentros ganó en el circuito de la ATP. Julieta Mansilla se volvió la gran referente del karate local, Emiliano Sordi y Marcelo Rojo continuaron dejando bien arriba el nombre de la ciudad en cuanto cuadrilátero pisaron.

Así, se podrían seguir enumerando los nombres de atletas riocuartenses que, con su esfuerzo, continúan representando de gran manera a esta ciudad del “interior del interior”.