Policiales | Río de Janeiro | Catamarca | Delincuente

El momento de terror que vivió una joven argentina asaltada en Río de Janeiro

"Qué impotencia tener que agradecer que estoy viva", expresó Florencia Sosa, damnificada del hecho delictivo. "Un pibe me amenazó a punta de pistola, me pegó, me mordió," contó.

Una joven argentina relató el momento de terror que vivió en Río de Janeiro, cuando fue asaltada por un delincuente que además de amenazarla con un arma de fuego y de golpearla, la terminó mordiendo.

Florencia Sosa (29), oriunda de Catamarca, contó que sufrió el hecho delictivo en el barrio de Leblon, adonde había ido a cenar a un restaurante. Cuando bajó del Uber fue abordada por el malviviente, que inmediatamente buscó robarle el teléfono celular.

"Anoche pasé uno de los momentos mas desesperantes de mi vida. Un pibe me amenazó a punta de pistola, me pegó, me mordió….Y finalmente me robó", expresó en Twitter, el miércoles a la tarde. "Que impotencia tener que agradecer que estoy viva", agregó en la misma publicación.

https://twitter.com/florsosadd/status/1486464539403198469

A través de Instagram, donde Sosa tiene miles de seguidores, narró que el episodio se desencadenó cuando llegaron a un restaurante para cenar con amigos. "Yo quedé como última para ingresar y aparece una moto que se cruzó, me puso contra la pared, me agarró del cuello y me puso el arma en el pecho amenazándome, mientras me gritaba", señaló.

"Claramente quería mi celular. Por una cuestión natural, no fue lo primero que hice entregarle el teléfono, sino que me resistí. En ese forcejeo el tipo me empieza a pegar de una manera brutal y me empieza a morder, me mordió el brazo. Me tira al piso, me agarra del pelo me tira al piso y me vuelve a apuntar mirándome a los ojos y fue en ese momento donde realmente tuve mucho miedo y pensé que se terminaba todo", continuó la joven.

Intento de robo a Florencia Sosa

Sosa indicó que todo se produjo ante la mirada de vecinos de la zona y de clientes del restaurante, pero que nadie intervino por miedo a que el delincuente siguiera atacando.

"En cuestión de segundos se subió a la moto y se fue. Yo quedé tirada en el piso, en estado de shock, bronca e impotencia y todo lo que se siente en ese momento", manifestó.