Las familias que edificaron fueron estafadas. La comuna busca evitar que se genere otro asentamiento ilegal
Una dramática situación se vivió ayer en horas de la mañana en terrenos fiscales ubicados en la calle Florencio Sánchez al 1300, en Banda Norte. Es que topadoras enviadas por el Municipio demolieron dos casas que se estaban construyendo en el lugar. Los vecinos afectados se mostraron conmovidos ante la pérdida de casi todos sus bienes materiales y dijeron haber comprado las tierras.

Aunque exhibieron boletos de compra-venta, desde la comuna aclararon que fueron estafados, debido a que los lotes en cuestión le pertenecen al Estado local, por lo que no pueden ser comercializados por ningún particular.

A medida que el trabajo de las máquinas se intensificó, al menos una de las vecinas se descompensó al ver cómo lo que con tanto esfuerzo lograron levantar se esfumó en pocos minutos. Pese a los intentos para que la tarea se suspenda, nada se pudo hacer.

Julián Oberti, fiscal municipal, explicó a Puntal que, por mandato del intendente Llamosas, tienen que velar por el ordenamiento y el resguardo del patrimonio.

En definitiva, lo que se quiso evitar es que el sector afectado se convierta en otro asentamiento ilegal como los que ya existen en diferentes puntos de la ciudad.

“Sin desconocer la difícil situación que están atravesando muchas familias por el problema endémico que es la falta de viviendas, estamos trabajando en coordinación con la Provincia para evitar ilegalidades. Hay que tener en cuenta que hay cuestiones que no están al alcance del Municipio para resolver el problema”, indicó.

El funcionario sostuvo que, por medio de diferentes áreas, la comuna está asistiendo a las familias que tienen dificultades habitacionales y se comprometió a colaborar con las personas que ayer se quedaron sin sus casas.

“Estamos interviniendo con operativos de estas características ante todo asentamiento ilegal incipiente. En aquellos lugares donde ya hay viviendas ocupadas y con familias viviendo en las casas procedemos por medio de denuncias penales y esperamos que la Justicia tome la decisión que corresponda. Lamentablemente, muchas veces los tiempos de la Justicia no van en línea con las necesidades. A veces se demora la toma de decisiones”, afirmó el fiscal.

Sobre el caso particular de ayer, Oberti dijo que ha habido denuncias de otros vecinos sobre la construcción ilegal frente a distintos hechos de inseguridad.

“Lo que ha pasado en Banda Norte no escapa al accionar inescrupuloso de algunas personas que estafaron a estos vecinos, que tenían boletos de compra-venta de terrenos fiscales que son del Municipio. Son familias que han sido estafadas en su buena fe por inescrupulosos que se aprovecharon de la situación de vulnerabilidad que estaban pasando para sacarles dinero”, concluyó.



 

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas