Deportes | Roncedo | jugar | club

Emilio Zabala: "Todos queremos volver a jugar, pero primero está la salud"

El director técnico de Lautaro Roncedo de Alcira Gigena dijo que en las últimas semanas de entrenamiento, sin competencia los domingos, se hacía muy difícil mantener la motivación en los jugadores

Emilio Zabala, director técnico de Lautaro Roncedo de Alcira Gigena, ante esta situación generada por el coronavirus que tiene sin actividad al fútbol, y al deporte en general, expresó que es lógico que todos quieran volver a jugar, pero primero está la salud.

“El virus está, se cobró vidas y hay que tomar conciencia. Es cierto que esto desestabilizó a muchas personas desde lo económico. Tengo la suerte de no vivir del fútbol, pero hay muchos que viven del deporte. No todos estamos en la misma situación y por eso es muy difícil opinar”, señaló el entrenador del “Doctor” de Alcira Gigena.

“Hay que tomar conciencia de que primero está la salud, hay que cuidarse. Es obvio que todos queremos volver a jugar”, remarcó.

El entrenador contó que cuando se habilitó, tras la suspensión, que se podía empezar a entrenar de nuevo, se reunió con el presidente José Ariz y resolvieron dejar de hacerlo. “Analizamos distintas posibilidades y vimos que no era factible. En los horarios que se podía no todos los jugadores estaban disponibles. Además en las últimas dos semanas, cuando ya se sabía que no se iba a seguir jugando, era muy difícil entrenar porque muchos no iban. Es difícil mantener la motivación cuando se sabe que el domingo no se va a jugar. El momento está difícil y sabemos que se corre peligro, entonces decidimos parar. Ahora vamos a esperar un par de semanas y nos reuniremos para ver cómo continuamos”.

Dejando de lado el tema de la situación sanitaria que motivó el parate de la competencia, el DT hizo un balance de lo realizado por Roncedo en las nueve fechas que se disputaron del torneo Apertura.

“Cuando agarré Roncedo, con mi cuerpo técnico sabíamos al club que llegábamos, que uno conoce y tiene el corazón. Pero separamos las cosas y somos conscientes de que el club está comprometido con el promedio. Era un desafío lindo y con la ilusión de sacarlo adelante. Roncedo no puede estar en la situación en la que está”, comenzó diciendo.

“Lo económico no era fácil y no se podían sumar tantos refuerzos, solamente hacerlo en puestos puntuales y con jugadores de jerarquía. Así pasaron dos o tres fechas hasta que completamos el plantel con las llegadas de Bairon Guerrero y Agustín Mercado. En ese contexto el balance fue bueno porque fuimos de menor a mayor. Perdimos partidos insólitos, jugando bien se nos escaparon puntos increíbles. Pasó con San Basilio, con San Martín. Partidos que dominamos y terminamos perdiendo por errores propios”, explicó.

En el último encuentro que se jugó, Roncedo fue goleado por 5 a 2 en su visita a Toro. “Uno escucha ese resultado y, si no estuvo en la cancha, piensa que Toro lo pasó por arriba. Pero el que lo vio sabe que fue distinto. Pagamos muy caros los errores que cometimos en el primer tiempo. En el segundo tiempo los metimos en un arco”.

“Después de ese resultado me podría haber ido. Pero vimos la entereza en el equipo, las ganas de ir para adelante, para jugar. Nunca renunciamos a lo nuestro y eso me dio la fortaleza para seguir porque ese es el camino. Soy un convencido de que la forma en la que estamos trabajando es el camino. Aunque uno sabe que es fútbol y los resultados mandan. La idea es darle continuidad al proyecto. En el club hay pibes que vienen de abajo y son buenos proyectos. Hicimos debutar a muchos chicos del club con los que trabajé en inferiores. Los conozco y eso da tranquilidad. Apostamos a eso para sacar a Roncedo adelante”.

“Hay jugadores de buen pie que aceptan nuestra propuesta. Por eso apostamos al buen juego, a atacar. Saber que tomamos riesgos, pero para ganar hay que hacerlo. La idea es atacar ordenados, con equilibrio”, resaltó.

Y, cuando se resuelva la continuidad del torneo Apertura, el Albiceleste tendrá la revancha de la dura derrota ante Toro, ya que deberá recibir a su clásico rival, Lutgardis Riveros.

“Si bien fue dura la derrota ante Toro, nos dejó tranquilos el volumen de juego. Sabíamos que teníamos revancha en el clásico. Ellos venían de ganar y, si bien siempre soy respetuoso de los rivales, teníamos la confianza de sacar un buen resultado en nuestra cancha. Este tiempo sirve para replantearse cosas, pensar más el partido que se viene. Poner a los chicos con la mente en positivo”, precisó.

Finalmente, dijo: “Ojalá que cuando se juegue el clásico se pueda hacer con público de los dos equipos, ya que eso da otra motivación, no sólo desde lo económico, que es tan importante para el club”.