Deportes | santiago | Rodolfo Rotondi | Chile

Rodolfo Rotondi: crónica del riocuartense que conquistó Valparaíso

El sábado 29 de agosto fue el regreso del fútbol en Chile tras la pandemia. El exNewells lo hizo de gran manera ayudando a Santiago Wanderers a salir del fondo de la tabla. En diálogo con Puntal contó de su momento.

Probablemente sea Santiago Wanderers uno de los equipos mas populares del fútbol chileno, sacando los colosos de Santiago, la capital.

Santiago Wanderers representa la fibra popular del puerto, con muchos hinchas y una historia riquísima donde lleva en sus entra-ñas la gran figura de Elías Figueroa, uno de los mas grandes futbolsitas chilenos de todos los tiempos. Allí juega el riocuartense Rodolfo Rotondi y así nos cuenta de su presente.

-Todos los jugadores tenían la necesidad y ganas de jugar, ya se torna aburrido el entrenar sin partidos oficiales. Llevábamos dos meses entrenando así y nosotros en especial veníamos de siete fe-chas donde no nos había ido muy bien. Cuando vas primero o ganando por ahí disfrutas de ese tiempo, pero estando últimos teníamos que mejorar mucho, todos los meses sin fútbol hicimos mucho videos de los errores y tratamos de trabajar muy duro para la vuelta. En lo personal tuve partidos muy buenos y lo más importante es que pude ayudar a que se consigan los tres puntos en los partidos.

-Vimos a Colo Colo en la semana por Copa Libertadores y ustedes le ganaron en Santiago, ¿con que equipo se enfrentaron?

-Fue raro, lo hablo siempre con mi familia, algunos jugadores de ellos como Mouche, Blandi o Insaurralde los veía jugando en Boca y después enfrentarlo es raro. La diferencia con Colo Colo la marcamos físicamente, estábamos muy bien preparados, ellos venían con muchos problemas institucionales, entre los jugadores y desde lo físico en el segundo tiempo los pasamos por arriba. Igual nos costó porque tienen jugadores que en cualquier momento te pueden hacer un gol, son partidos difíciles porque si te descuidas en una jugada lo pagas caro.

-Santiago Wanderers es de Valparaíso, ¿cómo es vivir en una ciudad así?

-Yo vivo en Concón (a 14 kilómetros de Valparíso sobre la costa) es un lugar hermoso, todos los jugadores vivimos en esta zona, tengo el predio del club cerca, a veinte minutos. Si viviese en Valparaíso estaría como a una hora. Es una vida muy tranquila, con muchos lugares para ir, playa, plazas para pasear, la verdad que me encontré con un lugar hermoso.

-Y un club muy popular con muchos hinchas, no sé si hay algún paralelismo con Newells pero en algunos puntos sí ¿verdad?.

-Desde que llegué acá dije que la pasión que se sentía era la misma que sienten los argentinos. Lo sentí así, va mucha gente a la can-cha, cuando vas mal se hace difícil controlar la ansiedad, de tener que ir a buscar los partidos, atacar todo el tiempo. Eso por ahí nos jugaba una mala pasada. Estando sin público puede estar uno más tranquilo de no tener esa presión extra en los momentos donde te va mal. La gente es increíble, te hace sentir especial y querido, por eso estoy tan agradecido.

-Acá el fútbol, sacando los equipos de la Copa no han vuelto, ¿cómo ha sido para ustedes allá transitar los entrenamientos en pandemia?

-Al principio fue llevadero, las primeras semanas uno no la pasa tan mal, pero cuando empiezan a pasar los meses uno se empieza a cansar, entrenando solo, en la calle, en asfalto o en lugares que no son los de siempre. Ahí empezas a extrañar el día a día, el estar en la cancha, al último ya necesitábamos jugar y más que nada la ansiedad de querer salir de la posición en la que estábamos porque teníamos un buen equipo y teníamos que demostrar que no merecíamos estar en la parte baja de la tabla.

-¿Al futuro lo ves en Chile haciendo carrera ahí o pensás en volver a la Argentina?

-Me encontré con un lindo país, futbolísticamente me sorprendió, pensé que era más bajo el nivel pero llamó la atención como se juega, es un nivel muy competitivo y muy alto. Me gustaría seguir en Chile, pero siempre pienso en el echo de que llegue algo de Argentina, es un país un muy futbolero y te dan ganas de volver. Todavía no te puedo decir si me veo en acá o allá. En ambos lugares me gustaría estar.

-En cuanto al país, ¿con qué Chile te encontraste?

-La verdad que la vida es muy tranquila, sacando lo que pasó a fin de año con las protestas socia-les, pero previo a eso noté un país tranquilo. Sacando lo del estallido estaba muy cómodo la gente vive muy bien. En cambio en Argentina veo que cada vez hay más proble-mas, más inseguridad, el drama ya no es que te roben sino que no te maten. En ese sentido esta mejor Chile, después me tocó ver lo del estallido que es muy fuerte por su-puesto.

-Después de tantos años en Rosario ¿con que vínculo quedaste con Newells?

-Tengo muchos amigos que hoy en día están haciendo una carrera muy buena. Por ejemplo Lisandro Martínez que hoy está en Ajax, otros jugando Copa Libertadores, en Estados Unidos. Lo que siem-pre destaco es que te encontrás con personas increíbles que al final eran mi familia en Rosario, uno estando lejos de todos los afectos, la familia son los amigos. Eso es lo que rescato de los lugares donde voy.

-Hablas de Lisandro Martínez, quien ha jugado en la Selección y es estandarte del Ajax de Holanda, quien tiene además un perfil de compromiso social muy fuerte, ¿cómo es él?

-Es una persona inteligente y las cosas que siente las dice. No es de esas personas que le gusta quedar bien con alguien, lo que siente lo dice. Además como jugador siempre busca mejorar y no se con-forma con nada. Por eso está donde está y estando en el Ajax no se conforma y va siempre por más.