Opinión | Schiaretti | gobernador | Córdoba

Lo que el gobernador dijo entre líneas en su paso por el Imperio

Schiaretti intensifica su campaña de diferenciación con el gobierno nacional a medida que se acercan las elecciones. Habla de la "impronta Córdoba", en línea con la "isla" de Angeloz y el "cordobesismo" de De la Sota. Y suma a Llamosas en esta cruzada

Juan Schiaretti volvió a desembarcar el jueves en Río Cuarto, en el marco de sus visitas a la capital alterna de la Provincia. Ya a fines de marzo el gobernador había estado en la ciudad para inaugurar un nuevo tramo de pavimentación de la avenida Buteler, tras más de un año que no pisaba suelo riocuartense por la pandemia. Ahora que está vacunado, empezó a recorrer la provincia, para reanudar sus contactos institucionales con los intendentes, pero también con la mirada puesta en las elecciones legislativas. En el Imperio del Sur, como le gusta decir cada vez que se refiere a Río Cuarto, el mandatario provincial anunció la creación de dos Centros Deportivos, Recreativos y Sociales (uno en el barrio San Eduardo y el otro en el Obrero)y la ampliación del Parque del Bicentenario, en el predio recuperado del exbarrio Chino. En total, los proyectos demandarán una inversión de 86,5 millones de pesos. En su discurso, Schiaretti aludió a las obras que próximamente se pondrán en marcha en la ciudad. Pero lo que llamó la atención es que no hiciera referencia a la situación sanitaria en la provincia y a cómo se iba a seguir tras las nuevas restricciones que había impuesto el presidente Alberto Fernández para el AMBA.

Si se hace una detenida lectura del discurso del gobernador se hallan mensajes subyacentes con destinatarios propios.

Sin embargo, si se hace una detenida lectura del discurso del gobernador se pueden hallar mensajes subyacentes que tienen sus propios destinatarios. Como decíamos en los párrafos anteriores, al hacer uso de la palabra, Schiaretti empezó hablando de los centros deportivos y de la ampliación de la costanera, las obras que vino a anunciar junto con Juan Manuel Llamosas. “Las hacemos en conjunto con el intendente porque somos parte de un mismo equipo”, expresó el mandatario cordobés, remarcando una vez más, en este año electoral, que Llamosas forma parte de la alianza Hacemos por Córdoba. Ya renglón seguido expresó:“A los cordobeses no nos interesa pelearnos”. La frase pasó desapercibida en medio de la vorágine de la coyuntura actual. Pero, leyendo entre líneas, Schiaretti hizo una implícita mención a la disputa entre la Nación y la CABA por el cierre de las escuelas. Ayer Fernández se reunió con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tras lo cual ratificó la medida para los establecimientos escolares. El gobernador no habló del conflicto de Fernández con Larreta pero mandó un mensaje elíptico. En otra parte de su discurso, Schiaretti señaló:“A los cordobeses no nos interesa contar los hechos. Somos de hacer más que de hablar. Esa es la impronta Córdoba. Esta manera de autonomía es la que nos permitió progresar”. Se trata de otra frase encriptada para descifrar. Con ella, el mandatario provincial aludió a la autodeterminación que históricamente ha caracterizado a Córdoba a la hora de la toma de decisiones. “Córdoba es una isla”, se jactaba el exgobernador radical Eduardo Angeloz, al destacar cómo la provincia mediterránea era distinta al resto del país, tras el regreso de la democracia. Y, con el correr de los años, el peronista José Manuel de la Sota instaló el término “cordobesismo” para diferenciar las políticas cordobesas de las nacionales. Este estilo distintivo fue el que tensó las relaciones con el poder central, conducido por entonces por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Pero también le dio rédito político al poder conservar el gobierno provincial por más de dos décadas. Y hoy por hoy Schiaretti acuña el concepto “impronta”, como una manera de diferenciar a Córdoba del resto del mapa nacional, especialmente de la Nación. Si contextualizamos esa palabra, utilizada en dicho acto oficial, al rigor de la realidad actual, surge la interpretación de que el gobernador aprovechó el micrófono para enviar otro mensaje a la Casa Rosada, esta vez relacionado con el manejo de la crisis sanitaria. Esto es:Schiaretti buscó diferenciarse del endurecimiento de las medidas dispuestas por el Presidente para el AMBA, manteniendo las mismas disposiciones acordadas con los 427 intendentes y jefes comunales cordobeses hasta el 30 de este mes. Es decir que Córdoba seguirá sin cambios, pese a que a nivel nacional se fijaron fuertes restricciones.

La particularidad de ser cordobés es un elemento que el mandatario provincial explotará políticamente a medida que avance la campaña.

La particularidad de ser cordobés es un elemento que el mandatario provincial explotará políticamente a medida que avance la campaña electoral del presente año. Esa variable le ha dado frutos políticos y la va seguir utilizando mientras subsista la grieta que divide a los argentinos. En su despacho de El Panal, el gobernador analiza encuestas y sondea a la vez el humor social de los cordobeses. A medida que pasa el tiempo se aleja más la posibilidad de una lista de unidad entre el PJ y el Frente de Todos. Recientemente los legisladores del oficialismo nacional Carlos Caserio, Gabriela Estévez, Eduardo Fernández y Pablo Carro le pidieron a Schiaretti que copie las medidas del Presidente. Pero el titular del Ejecutivo cordobés ya abona el terreno para la batalla electoral que se viene. No le preocupan tanto los comicios del 2021 como sí los del 2023, cuando se elija nuevamente gobernador. Esa será la madre de todas las batallas: el peronismo jugará todas sus fichas a retener una vez más la provincia, pero ya sin Schiaretti en la cancha.

Marcelo Irastorza. Redacción Puntal