Innovación sequía | Industria | crisis

La recesión golpea a la industria: ¿qué sectores sienten más la crisis?

El último dato oficial corresponde a diciembre y en términos generales alcanzó un 54,9% de actividad en las plantas, lejos del mismo mes del año anterior, cuando fue 66,4%. El efecto compuesto por la sequía y la crisis económica

Las elevadas tasas de inflación que vienen registrándose en permanente aumento en los últimos años, pero que desde diciembre ingresaron en otro nivel muy superior, terminaron por impactar negativamente en el ingreso real de los argentinos y eso no tardó en reflejarse en los niveles de consumo. Primero de artículos, bienes y servicios suntuosos o ubicados en la primera línea de descarte, para luego avanzar hacia elementos más esenciales, como se vio en diferentes artículos periodísticos en las últimas semanas. Vale recordar aquí que la Came advirtió una caída del consumo del 28,5% en el primer mes del año. Hacia atrás en la cadena, comenzó a mostrarse ahora en las estadísticas lo que ocurre en las fábricas, donde la menor demanda empieza a traducirse en caída de actividad o, como se lo denomina habitualmente, en menor uso de la capacidad instalada. Lo certificó el Indec en su último dato publicado al respecto y correspondiente a diciembre, cuando esa capacidad instalada en general, tomando todos los rubros industriales, alcanzó apenas el 54,9%. A modo comparativo, en el mismo mes de 2022 había sido del 66,4%. Incluso al mirar el mes previo -noviembre de 2023- el freno parece drástico: en ese período el nivel de actividad de las fábricas fue del 63,8%.

Como complementario al dato del Indec, un relevamiento realizado por la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC) mediante su Encuesta Radar Pyme, muestra una caída de 16 puntos con respecto al cuatro trimestre del 2023: para esa entidad, que mide pymes industriales, el uso de capacidad instalada en el cierre del año fue del 61% y en enero cayó al 45%. Se trata de otra medición diferente en cuanto a objeto y metodología, pero con la idéntica tendencia al dato oficial.

Ahora bien, dentro de lo que refleja el Indec, no a todos los rubros les va igual. Siempre se insiste en que el 54,9% que mostró diciembre es un promedio que incluye a ramas de la industria que están por encima y otras por debajo.

Los bloques sectoriales que presentaron niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general fueron refinación del petróleo con el 85%; papel y cartón, 67,3%; industrias metálicas básicas, 64,5%; productos minerales no metálicos, 60,8%; sustancias y productos químicos, 58,2%; y alimentos y bebidas, 57,4%.

Los rubros que se ubican por debajo del nivel general fueron productos de caucho y plástico, 46,5%; edición e impresión, 44,2%; tabaco, 44 %; industria automotriz, 42,6%; textiles, 39,9%; y metalmecánica, 37,9%.

En diciembre de 2023, respecto al mismo mes de 2022, la principal incidencia negativa se observó en la industria metalmecánica excepto automotores, que presentó un nivel de utilización de la capacidad instalada de 37,9%, inferior al 54,6% registrado en diciembre de 2022, como consecuencia principalmente de la menor fabricación de maquinaria agropecuaria, destacó el Indec.

Según datos del índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero), la fabricación de maquinaria agropecuaria registra una caída interanual de 50,7% en diciembre.

Se observó una menor cantidad de unidades producidas y vendidas de tractores, cosechadoras, pulverizadoras autopropulsadas y de arrastre, sembradoras, y de ciertas líneas de implementos, informó el organismo.

Esto tiene un fuerte impacto en el interior de Córdoba y Santa Fe, donde se encuentra buena parte de las fábricas de maquinaria agrícola nacional. El rubro atraviesa una doble complicación por estar saliendo de un año de severa sequía en el que la demanda de los productores por nuevas herramientas o instalaciones cayó vertiginosamente; sumado a la crisis económica nacional y un horizonte que sigue sin clarificarse.

La industria alimenticia, también para abajo

Los productos alimenticios y bebidas exhiben un nivel de utilización de la capacidad instalada de 57,4%, inferior al registrado en diciembre del año anterior (63,9%), vinculado principalmente a la menor molienda de oleaginosas. Según datos del Índice de producción industrial manufacturero, la molienda de oleaginosas registra en diciembre una caída interanual de 23,3%. Según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, la elaboración de aceite y subproductos de soja presenta en diciembre una disminución interanual de 26%. Por efecto de la sequía que afectó la producción de soja en la última campaña agrícola, la cantidad de grano de soja ingresado a molienda durante el mes de diciembre experimentó una caída interanual de 27,6%. Por otra parte, en el mes bajo análisis se observan también menores niveles de elaboración de carnes, lácteos, bebidas y productos de confitería, con respecto a diciembre del año anterior.

Las sustancias y productos químicos exhiben un nivel de utilización de la capacidad instalada de 58,2%, inferior al registrado en el mismo mes del año anterior (70,6%), como consecuencia de la menor elaboración de materias primas plásticas, productos químicos básicos y fertilizantes. Cabe mencionar que el polo petroquímico de Bahía Blanca se vio paralizado casi en su totalidad durante la segunda quincena de diciembre como consecuencia del temporal que esta localidad sufrió el 16 de diciembre de 2023, que causó el corte en la provisión de energía eléctrica en las plantas productivas.

Las industrias metálicas básicas presentan en diciembre de 2023 un nivel de utilización de la capacidad instalada de 64,5%, inferior al registrado el mismo mes del año anterior (81,3%). Según datos de la Cámara Argentina del Acero, la producción de acero crudo presenta una caída interanual de 24,2% en el mes de referencia. Asimismo, el comunicado de prensa de la mencionada cámara señala que “la dificultad para el acceso a insumos y materias primas críticas importadas que se viene repitiendo desde hace más de 6 meses terminó por impactar en la actividad productiva del sector”.

Los productos minerales no metálicos registran en diciembre un nivel de utilización de la capacidad instalada de 60,8%, inferior al del mismo mes de 2022 (69,8%), como consecuencia principalmente de los menores niveles de producción de cemento, vidrio y mosaicos graníticos y calcáreos.

¿Qué se mide?

El indicador de la utilización de la capacidad instalada en la industria mide la proporción utilizada, en términos porcentuales, de la capacidad productiva del sector industrial. El relevamiento comprende un panel de entre 600 y 700 empresas. Para su cálculo, se tiene en cuenta cuál es efectivamente la producción máxima que cada sector puede obtener con la capacidad instalada.