Espectáculos | show | 2020 |

Las Pastillas volvió a los escenarios en Río Cuarto

Anoche, ante más de 500 personas, la banda rockera concretó su primer show presencial tras 10 meses.

En una hermosa noche de verano, anoche en el Predio del Complejo Multiespacio y ante más de 500 personas, la banda rockera Las Pastillas del Abuelo concretó su primer show presencial tras 10 meses.

Con el formato de “burbujas sociales” (mesas y sillas), cual teatro al aire libre, fue un show rockero sin baile ni pogo en tiempos de pandemia.

Piti Fernández no paró de agradecerle al público local la posibilidad de volver a tocar con público y se despidió con la certeza: “Gracias a ustedes estamos en movimiento” (hoy hacen dos funciones en la Plaza de la Música de Córdoba).

Durante hora y media, Las Pastillas repasó sus éxitos y presentó varios temas de su último disco “2020”: "Azúcar impalpable" (la bella canción que el cantante le dedicó a su hija de seis años que tiene diabetes 1), "Incontinencia Verbal", "El Favor" (hermoso tema coreado por todos), "Más Lejos" e "Interpretación".

Cuando llegó el turno de “Rocanrol n’n’n’”, Piti sentenció: “La mejor del disco”. La canción apunta al ambiente rockero y dispara: “Veo la vergüenza y la locura que emerge de tu cara dura que a la defensiva, grita No fui yo. no, no, fui yo, nunca”.

Maradó

“Les pido por favor que todos se pongan de pie, mano en el corazón para cantarle a la persona más importante del mundo”. Entonces cual himno nacional, todos cantaron las estrofas de ¿Qué es Dios?: “Por tu milagrosa mano y el milagro de tus pies, muchas gracias señor Dios, muchas gracias señor Diez”. Fue el momento más emotivo de la noche.

“Por todo lo que perdimos en el 2020 una canción a las pérdidas”, dijo Piti y cantó “Ante este milagro que algunos llaman vida” de aquel tema “¿Qué pretendo no saber?”. Mientras, el “2020” todo el tiempo en la pantalla, daba un poco de escalofríos.

De gran comunión con su público, después le cedió el micrófono a una fan en “¿Qué hago yo esperando un puto as?”.

En un ida y vuelta constante, todos corearon “Rompecabezas de amor”, una de las mejores composiciones pastilleras.

Con nuevas canciones y los éxitos de siempre, Las Pastillas concretaron, como siempre, un gran show, aunque un tanto corto que dejó a (casi) todos con ganas de más.