Policiales | sobreseimiento | Comerciante | acusado

Crimen de barrio Alberdi: piden el sobreseimiento del comerciante

Está acusado del asesinato de Antonio Villega, ocurrido en la madrugada del 9 de mayo pasado en el local comercial de Luis Pasteur al 500. La defensa justificó su accionar al ser sorprendido en su domicilio

El comerciante acusado de asesinar de dos disparos a Antonio Villega cuando pretendía robar en su local de barrio Alberdi solicitó su sobreseimiento, al justificar que actuó en legítima defensa cuando fue sorprendido en el interior de su negocio por el delincuente junto con su cómplice con fines de robo.

El homicidio, el único en lo que va del año, se registró en la madrugada del 9 de mayo en el comercio de telefonía de Emiliano Daniel Tisera, en calle Luis Pasteur al 500.

El abogado Mariano Sampayo presentó en la mañana de ayer ante la Fiscalía de Instrucción de Tercera Nominación la solicitud de sobreseimiento de su defendido.

En la presentación, Sampayo hace referencia a que el hecho ocurrió en horario nocturno, en el domicilio de su cliente, donde también funciona la vivienda en la parte trasera y fue agredido.

“Corresponde se declare el sobreseimiento del imputado; toda vez que se encuentra acreditado con las constancias de la causa la agresión ilegítima de la que fuera sujeto pasivo Tisera durante la noche y en el interior de un recinto de su vivienda y comercio”, señaló el defensor del comerciante acusado de homicidio calificado por el uso de arma de fuego, aunque permanece en libertad.

Villega, de 30 años, junto con un joven de 21 años, ingresó al local de reparación y venta de accesorios de telefonía celular tras violentar la puerta de ingreso. En el interior, y cuando estaban por sustraer algunos elementos, fueron sorprendidos por Tisera, que vive en la parte posterior, y tras un forcejeo le efectuó los disparo. Luego, los ladrones escaparon.

Villega recibió dos impactos con un revólver calibre 22 que dieron en la zona dorsal de hemitórax derecho, sin orificio de salida. Cayó sin vida en el jardín de una casa de calle Oncativo al 100, a unos 200 metros del lugar donde había sido baleado.

El cómplice fue detenido en las inmediaciones del lugar del hecho y estuvo arrestado hasta el pasado 2 de junio.

El comerciante reconoció el hecho cuando declaró ante el fiscal Fernando Moine.

Tisera también está imputado por el delito de tenencia de arma sin autorización.

El homicida se encuentra en libertad, aunque el fiscal Moine le impuso una serie de medidas procesales, como fijar domicilio en la ciudad y presentarse ante cada requerimiento.