Regionales | solidaridad | dolor | historia

Transformó su dolor en acción comunitaria: organiza comidas solidarias para su barrio

Se trata de la huinquense María Lucero, mamá de Karina Abba, quien fue brutalmente asesinada por su primo hace tres años. Días atrás, recabó donaciones y organizó viandas

María Lucero, vecina de la localidad de Huinca Renancó, debió atravesar por una de las tragedias más duras que le puede ocurrir a una madre: perder a su hija en un salvaje femicidio. Sin embargo y pese a esto, la mujer transformó ese dolor en acción comunitaria.

Ella y su familia viven sobre calle Mitre en la zona oeste de la ciudad. Hace muchos años que la mujer es parte de este barrio y conoce a fondo sus necesidades, por eso cuando vio la posibilidad de dar una ayuda a quienes lo necesitan en momentos difíciles no lo dudó.

Hace un par de días, empezó a organizar una comida solidaria con donaciones que ella misma fue solicitando a sus conocidos y a través de las redes sociales. La respuesta fue tal que en tiempo récord ya tenía lo necesario para llevar a cabo esta olla popular.

La comida estuvo destinada a los niños del barrio y también a las familias que quisieran acercarse y llevarse la vianda. María señala que tuvo el impulso de ayudar a gente del barrio que lo necesita y, sobre todo, a los chicos, por lo cual se puso manos a la obra, primero en pedir donaciones de alimentos y luego a organizar en su propia casa la primera comida solidaria con la ayuda de su familia y algunos vecinos.

“Es algo que venía pensando de hacer un día una comida para los chicos y fui a ver a algunos negocios, puse el pedido de donaciones en las redes y finalmente se pudo dar”, dice la mujer y agrega: “Colaboraron con todo, pan, carne verduras y frutas; fue para los niños, lo que quedó se lo llevaron en viandas. Hoy en día, como todos dicen, si pagamos la luz no comemos, se ve la miseria que hay. Vinieron nenes del barrio, pero también se les llevó a familias de otro barrio vecino viandas”, cuenta la organizadora.

La vecina asegura que la idea es darle continuidad a esta actividad solidaria y solicita aportes para elaborar la comida y servirla a la mesa.

“Mientras haya donaciones lo vamos a seguir haciendo, tengo los elementos y el lugar para hacerlo en mi casa, me ayuda mi marido, mi hermana Antonia y una pareja que tiene una pollería en el barrio. Los chicos hasta tuvieron fruta que nos donó una verdulería local”, comenta.

La repercusión de la acción solidaria no se hizo esperar y los vecinos destacaron su gesto a través de las redes. “Una mujer a la que no le sobra nada, quizá también le falta como a muchos, una mujer que está marcada por la tragedia, pero que se pone al hombro una causa noble y justa, esto es empatía con todas las letras”, expresó uno de los comentarios.

Cabe agregar que en noviembre de 2021 Karina Abba, hija de María, fue asesinada brutalmente tras retirarse de un local bailable en un pueblo de La Pampa. La joven, de solo 17 años, nunca llegó a casa; días después se descubrió al asesino, el primo de Karina, Mario Ruiz Díaz; quien purga cadena perpetua por el terrible hecho.

Su dura historia seguro inspira a ser más solidarios y sobre todo que en los momentos más difíciles podemos sacar lo mejor de cada uno.