El retraso en la fabricación de la vacuna repercutirá en el plan de inmunización local proyectado por el gobierno de Alberto Fernández, que ya comenzó con personal de salud.

"El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya están ampliando la capacidad para producir más dosis de Sputnik V debido a la alta demanda de la vacuna rusa en América Latina", explicaron.

En un comunicado difundido por autoridades argentinas, señalaron: "Ahora estamos mejorando las instalaciones ubicadas fuera de Rusia para garantizar el suministro a Argentina y el resto de la región. Como resultado, veremos un aumento significativo de la producción en el segundo trimestre".

"Hasta entonces, es posible que algunos lotes presenten retrasos de hasta 2-3 semanas. Sin embargo, Argentina, que ha sido uno de los primeros países en aprobar Sputnik V y con quien hemos establecido una sólida alianza, seguirá recibiendo la vacuna", enfatizaron el RDIF y el Centro Gamaleya.