Opinión | tabaco | años | las

La cuarentena, una buena oportunidad para abandonar la adicción al tabaco

Cristina Gaitán - Médica neumonóloga

Ayer, como cada 31 de mayo, se celebró el Día Mundial Sin Tabaco para destacar los riesgos para la salud asociados a esta droga y promover la aplicación de políticas públicas eficaces para reducir su consumo.

El cigarrillo y otras formas de consumo de nicotina matan más de ocho millones de personas al año, de las cuales más de siete millones son consumidores directos y 1,2 millón fumadores pasivos. Aproximadamente 165 mil niños mueren antes de cumplir 5 años por infecciones respiratorias causadas por el humo de tabaco ajeno.

En la Argentina, cada año mueren 44 mil personas por causas vinculadas a su consumo. Los niños comienzan a fumar a los 12 años y uno de cada cinco jóvenes de 13 a 15 años fuma.

En estos días de cuarentena, prestigiosos noticieros expusieron en reiteradas ocasiones la problemática del sufrimiento de los fumadores por el desabastecimiento en los quioscos.

Cabe aclarar que respetamos a quienes quieran fumar pero... ¡qué momento oportuno para advertir acerca del daño que implica para él y su grupo familiar! Muy especialmente en esta época de aislamiento social, en la que el humo de segunda y tercera mano se acumula aún más en los ambientes.

Es una buena oportunidad también para informar acerca de la deletérea asociación entre Covid-19 y tabaco, pues es sabido que quienes fuman tienen más chance de enfermar, con mayor gravedad y peor pronóstico.

Muchos profesionales continuamos realizando cesación tabáquica con la ayuda de la tecnología y podemos confirmar que este difícil período que estamos atravesando, lejos de ser un impedimento, puede ser una excelente oportunidad para abandonar la adicción.

La Organización Mundial de la Salud este año eligió el siguiente lema: "Proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y evitar que consuman tabaco y nicotina". ¿Por qué lo hizo?

La trampa del “vapeo”

Afortunadamente, la población fumadora se ha reducido, hasta alcanzar en nuestro país el 22 por ciento. En ese marco, al ver disminuidas sus ganancias, las tabacaleras rápidamente lanzaron al mercado los dispositivos electrónicos, con atractivos diseños y sabores, dirigidos especialmente a captar a los jóvenes.

Sin embargo, estudios realizados en los Estados Unidos informan que el 40 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años que los utilizan nunca habían fumado. De esta forma, queda demostrado que mediante el mal llamado "vapeo" se los inicia en la adicción, y se los somete a la inhalación de múltiples tóxicos químicos, además de nicotina, que ocasionan daños irreversibles en el pulmón, con neumonía fatal registrada en cientos de casos.

En nuestro país no está permitida la comercialización de estos dispositivos; sin embargo las poderosas estrategias de marketing llegan a través de las redes sociales, eventos musicales, series y películas donde pueden abordar con engañosa publicidad a los más vulnerables: ¡nuestros jóvenes!

Claramente también necesitamos el respaldo del Estado, desde el cual se deben tomar medidas como estimular a las provincias tabacaleras en la reconversión de cultivos.

Especialmente es preciso exigir que la Argentina firme el convenio marco, gran deuda pendiente y tan necesaria para impedir que la industria tabacalera evite cumplir la legislación existente contra el tabaco y aproveche lagunas normativas.

Así, entre todos, podremos proteger a nuestros niños y adolescentes contra su manipulación y evitar que nuevas generaciones se inicien en esta temible adicción.

Cristina Gaitán - Médica neumonóloga

Presidenta de la Unión Antitabáquica Argentina (Uata).