Río Cuarto | tercera | Delta | medidas

"Aún no hay indicios de tercera ola, pero es aventurado decir que no ocurrirá"

Lo aseguró el infectólogo Miguel Díaz. El también director del Hospital Rawson de Córdoba sostuvo que todavía hay que esperar algunas semanas para saber qué pasará con la variante Delta y su circulación en la Argentina

Mientras desde hace varias semanas se experimenta una importante caída en el número de casos de coronavirus en todo el país, algunos especialistas especulan con que podría no haber tercera ola de contagios, pese a lo que sucedió en otros países del mundo. Al respecto, el médico infectólogo y director del Hospital Rawson de Córdoba, Miguel Díaz, aseguró a Puntal que, si bien aún no hay indicios, es aventurado descartar un nuevo pico de infectados.

“Lo que está sucediendo en casi todos los países del cono sur es una baja circulación de la variante Delta, cepa que en otros lugares ha producido una tercera ola de contagios. Esa baja circulación es la que explica el hecho de que no tengamos una tercera ola en Argentina. Uno de los principales motivos tiene que ver con que en los últimos dos meses se ha incrementado el nivel de vacunación, especialmente con segundas dosis. Al mismo tiempo, la variante que está preponderando es Manaos. Para que ingrese Delta, dicha cepa tiene que desplazar a Manaos. Hay que ver qué variante gana esa lucha. Paralelamente, una parte importante de la población ya se ha infectado y la medida de restringir el ingreso de pasajeros desde el extranjero ha contribuido a evitar la circulación de Delta”, explicó Díaz.

-¿Esto quiere decir que tenemos que esperar para saber qué terminará ocurriendo?

-Todavía es muy aventurado decir que no va a haber una tercera ola. Pero hoy la circulación de Delta es muy baja y hasta ahora no tenemos indicios de una tercera ola. Hay que esperar tres o cuatro semanas para ver cómo se comporta la circulación de la nueva variante.

-¿Tendrá impacto el regreso casi total de la presencialidad escolar y la ampliación del aforo en varias actividades?

-Puede tener impacto, pero en este momento la ocupación de camas críticas es muy baja, al igual que la demanda de camas Covid en general. Hay una importante desaceleración en el número de casos, lo que también es un indicio de que no hay circulación de otras variantes. Por eso se han permitido nuevas flexibilizaciones.

-¿Puede ayudar la llegada de la primavera?

-Seguro. Si bien el virus parece no tener relación con las estaciones, ya que en algunos países de Europa se ha dado una segunda ola en época estival, el hecho de evitar aglomeraciones en lugares cerrados puede contribuir a que no se propague el virus.

-La sociedad está más relajada que al comienzo de la pandemia, ¿es difícil que se retome la conciencia sobre la necesidad de respetar las medidas de prevención?

-Sí, es difícil. Hay muchas cosas que no se van a poder volver a hacer. No obstante, hay un porcentaje de la población que ha entendido la importancia que cumplen las medidas de prevención, por lo que hay que apuntar a ese grupo. A la vez, de acuerdo al número de casos, la incidencia cada 100 mil habitantes y la ocupación de camas críticas se van a tomar las medidas restrictivas que sean necesarias. Asimismo, hay que considerar que la campaña de vacunación avanza bien y va a avanzar más todavía. De hecho, se habla de tercera dosis o dosis de refuerzo. Todo esto va a permitir operar con cierto margen en términos sanitarios.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal